santafe
Sábado 08 de Agosto de 2015

Compatibilizar la maternidad y el trabajo, el desafío pendiente

Este año las acciones por la Semana de la Lactancia Materna se refieren a los desafíos que enfrentan las madres en el ámbito laboral. Al 40% de los argentinos les incomoda ver amamantar.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé recién nacido según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es importante que cada madre reciba información certera y de confianza para decidir si desea dar la teta a su bebé y durante cuánto tiempo. Por eso, del 1 al 7 de agosto se celebró la Semana Mundial de la Lactancia Materna que, este año, tuvo el lema “Compatibilicemos lactancia materna y trabajo”, dando cuenta de una de las principales deudas pendientes.
“Los beneficios de la lactancia para la mamá y el bebé son innumerables. Ayuda al sistema inmunológico del bebé, a su inteligencia y al aspecto emocional; previene la obesidad y las alergias. Y para la mamá sirve, entre otras cosas, para prevenir el cáncer de mama”, explicó Belén Baragiola, abogada, doula e integrante de AMMA Lactancia Materna –un grupo de mamás que surgió para informar sobre los beneficios del amamantamiento y que se puede encontrar en Facebook con ese mismo nombre.
En ese sentido, explicó que hoy hay en circulación mucha más información sobre el tema, lo que hace que más mujeres puedan conocer su importancia aunque también persisten muchos mitos que suelen ser transmitidos, sin mala intención, por otras mujeres desinformadas.
“Lo importante es respetar a la mamá porque a veces no amamantan por decisión propia o porque están mal asesoradas. Al estar en el puerperio es una situación física y emocional particular, como para encima condenarla porque no puede dar la teta”, subrayó Baragiola y agregó: “Creemos que todas las mujeres deben estar informadas sobre los beneficios de la lactancia y después decidir si una quiere o no dar la teta”. 
Conquistar derechos
A diferencia de lo que ocurre en otros países, en la Argentina está bastante aceptado que una mujer dé la teta en espacios públicos y frente a conocidos y desconocidos. Un informe nacional de la consultora Voices! muestra que el 40 por ciento de los argentinos se siente incómodo cuando ve un amamantamiento pero el 95 por ciento reconoce que es importante que se promueva.
Sin embargo, en el ámbito laboral sigue siendo un tabú. De hecho así lo demostró, hace poco tiempo, las críticas que recibió la diputada nacional Victoria Donda (Libres del Sur) cuando le tomaron una foto amamantando en su banca durante una sesión.
Baragiola señaló que los avances y la aceptación de las mujeres que dan la teta en el ámbito público tienen que ver “con que la mujer se animó más y se sacó esa vergüenza” y acotó: “Creo que las críticas van a ir disminuyendo por la fuerza que tienen las mujeres”.
La doula explicó que la licencia para lactancia –que establece una hora libre en la jornada durante un año para facilitar el amamantamiento– es un derecho que se cumple casi sin inconvenientes aunque remarcó que no es la única medida que se puede adoptar.
“Hay mujeres que ponen un cartel en la puerta de la oficina para que no las molesten mientras se sacan leche. Ojalá todas pudieran hacerlo y estar tranquilas, pero muchas terminan haciéndolo en el baño; y hay mamás a las que les piden que no se saquen la leche durante su horario de trabajo”, lamentó y alertó que esa situación puede generar complicaciones en la salud de la mujer. 
Respetar cada caso
La foto de Victoria Donda dando la teta durante una sesión despertó muchas críticas y algunos apoyos. De la misma manera que ocurrió en Chile cuando Camila Vallejo fue fotografiada sentada con su hija en su banca, la mayoría de los cuestionamientos versaron sobre si era posible que esas mujeres estén concentradas en su trabajo si están con sus bebés encima.
Al respecto, Baragiola marcó: “Muchas mujeres trabajamos con nuestros bebés en brazos, una hace las cosas de la casa con su bebé a upa y desde la antigüedad fue así. Podemos hacer más de dos cosas a la vez. Son críticas que enojan porque Donda no va a rendir menos en el trabajo por darle la teta a su bebé, al contrario eso demuestra que las mujeres podemos hacer más de lo que muchos piensan”.
En ese sentido, señaló que es necesario respetar la forma en que cada mujer lleva adelante su maternidad y las opciones que encuentra para compatibilizarla con el trabajo. “Hoy la mujer se profesionalizó mucho y la maternidad se posterga, lo que es muy respetable. Pero necesitamos que se respete y se entienda que no es fácil para esa mujer ser mamá y hacerse cargo de su profesión”, subrayó y marcó que muchas veces es difícil para las madres postergar el regreso al trabajo porque su profesión es muy demandante. 
Cuando el trabajo es estudiar
Las alumnas también enfrentan todavía el desafío de poder compatibilizar la maternidad con el estudio. De hecho, en la provincia esa es la principal razón de deserción escolar detectada por quienes están implementando el plan Vuelvo a Estudiar.
La ley de educación nacional, en su Artículo 81, establece que cada provincia deberá definir las acciones para promover la continuidad de los estudios de las madres y evitar cualquier tipo de discriminación.
Pero además marca que “las escuelas contarán con salas de lactancia. En caso de necesidad, las autoridades jurisdiccionales podrán incluir a las alumnas madres en condición de pre y posparto en la modalidad de educación domiciliaria y hospitalaria”.
En la actualidad, la mayoría de los establecimientos educativo no cuenta con esos espacios y son, sobre todo, las secundarias para adultos las que han habilitado salas de lactancia o de cuidado de niñas y niños para que sus estudiantes puedan transitar esa instancia con mayor comodidad.
De todas maneras, el Ministerio de Educación contempla que las alumnas tengan horas de lactancia y puedan flexibilizar los horarios de cursado. Aunque, cada institución es la responsable de definir las acciones que va a llevar adelante con las alumnas que atraviesan esa situación.
 
Victoria Rodríguez / Diario UNO