santafe
Jueves 12 de Mayo de 2016

Con un arduo debate, el oficialismo logró el primer paso para endeudarse

En el recinto de Diputados logró una amplia mayoría, pero tuvo duros cuestionamientos. En el Frente Progresista aseguran que los mil millones de dólares irá a obras estratégicas

Luego de un debate que se extendió por 3 horas 40 minutos la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto del Ejecutivo que ingresó la semana pasada y que solicita autorización para endeudarse por hasta mil millones de dólares para ejecutar obra pública. El oficialismo hizo hincapié no solo en la necesidad de tomar deuda para hacer obras –sobre todo por la emergencia hídrica–, sino también en la oportunidad que se generó luego del acuerdo con los fondos buitre y que permitiría tomar deuda “más barata” que hace pocos meses.
 
Pero la oposición –y también el socialista Rubén Giustiniani– cuestionó esa necesidad argumentando que a partir del fallo de la Corte Suprema ahora a Santa Fe no se le detrae el 15 por ciento de la coparticipación y que eso se destina a obra pública. También se criticó la forma en la que la provincia se va a endeudar, que “se entregue la soberanía” al fijar como sede de resolución de posibles conflictos legales a la Justicia de Nueva York –justamente la que dirimió recientemente el litigio con los fondos buitre–, que el crédito se tome en moneda extranjera y no en pesos, y también no haber sido consultados para armar el listado de obras, entre otros planteos.
 
La presentación de la iniciativa corrió por cuenta de la diputada Clara García que destacó que “la provincia tiene un excelente cumplimiento fiscal” y que se recurre a la emisión de bonos porque es la manera más rápida de contar con los recursos que “se destinarán a proyectos de inversión estratégicos”. La socialista también aclaró que el proyecto prevé la creación de una comisión bicameral (integrada por cinco diputados y cinco senadores) para hacer un seguimiento y control de lo que se hace con los fondos.

“Nuestro proyecto contiene y no así la deuda nacional, una cláusula de acción colectiva lo que permite que si ante alguna eventualidad tenemos que llegar a algún acuerdo con los tenedores de los bonos, lograda una mayoría, la misma se impone para el 100 por ciento”, explicó.
 
 
La “lista de la felicidad”
La primera voz que se levantó en contra vino del propio oficialismo. Giustiniani (PS-Igualdad y Participación) realizó un fuerte discurso en contra del endeudamiento, aunque a la hora de votar solo se abstuvo junto a su compañera de bloque, Silvia Augsburger. “Este proyecto de ley es inconveniente en lo económico, es temerario desde lo jurídico y es equivocado desde lo político”, sostuvo y le preguntó al presidente de la Cámara, Antonio Bonfatti, si en este momento tomaría un crédito en dólares. “Seguramente me va a decir que no”, se apuró a responderse a sí mismo al tiempo que aseguró: “Yo creo que ninguno tomaría un crédito en dólares. Bueno, hoy se lo estamos haciendo tomar a todos los santafesinos”.
 
También Giustiniani dijo que así “a Santa Fe se le está dando la bienvenida al mundo del casino, al mundo de la especulación internacional, al mundo de la usura”. “Entramos a la boca del lobo y sin necesidad”, continuó Giustiniani que definió como la “lista de la felicidad” al anexo del proyecto que enumera la cantidad de obras que se realizará con los mil millones de dólares.
 
Minutos después fue Rubén Galassi quien tomó la palabra para contestarle al exsenador nacional. “Hablar de listitas de la felicidad, esto lo digo con todo respeto, me parece un término poco feliz con los pueblos y los ciudadanos que van a ser beneficiados con las obras que ahí se plantean. Definir a un conjunto de obras que en más de 100 años no han tenido, como acceso a los pueblos, agua potable, cloacas, infraestructura para el hábitat, decirles listita feliz, es poco feliz”.

Desde diferentes bancadas de la oposición se recordó el fallo de la Corte Suprema y se estimó que este año llegarán 8.000 millones de pesos que no están en el presupuesto aprobado el año pasado y eso equivale a más de la mitad de lo que se emitirá en bonos. Además, por lo detraído entre 2006 y 2015 de la coparticipación a Santa Fe, la provincia es acreedora de unos 40.000 millones de pesos con la Nación y eso es algo que muchos legisladores pidieron reclamar con mayor urgencia.
 
El tiempo para debatir
Tanto la bancada del PRO como algunos sectores del PJ y el propio oficialismo se quejaron en el recinto de la falta de tiempo para debatir el proyecto. Pero en ese punto el expresidente de la Cámara baja, Luis Rubeo (Justicialista), les tiró con su experiencia y les recordó que siete días antes se votó por unanimidad la preferencia para que este jueves se tratara el tema . “Vamos a votar positivamente”, anticipó y advirtió que eso no era resignar ninguna bandera. “Lo que sea beneficioso para los santafesinos lo vamos a apoyar”, agregó.
 
 
La soberanía
Muchos de los argumentos del oficialismo se basaron en el impacto positivo en el empleo y la actividad económica que genera la obra de infraestructura. Sin embargo, Carlos del Frade (FPS) sostuvo que en las 17 páginas que tiene el proyecto la palabra «empleo» solo se menciona una vez, mientras que la palabra «mercado» es utilizada en 18 oportunidades.
 
Asimismo dijo que este jueves no se votaba un crédito, sino “una declaración política de dependencia, una declaración política de resignación de la soberanía”. “Se renuncia a la jurisdicción soberana de la provincia de Santa Fe para que sea Nueva York el que decida con un juez de quinta categoría, como es Griesa, cuál va a ser el destino de los habitantes de Santa Fe si no llegamos a pagar mil millones de dólares”, dijo.

También hizo un repaso por la historia de los créditos externos de la provincia. En ese sentido mencionó a los gobernadores Simón de Iriondo y Sylvestre Begnis quienes con financiamiento externo produjeron el surgimiento del Banco Provincial, de los ferrocarriles y de los puertos, por un lado y el desarrollo estratégico de la industria, por el otro. “Sylvestre Begnis decía que el pleno empleo va a dar el desarrollo; y la plena producción va a dar el pleno empleo. La única manera de cortar con la dependencia de los capitales extranjeros. Sylvestre Begnis es el más citado por el actual gobernador Miguel Lifschitz”, dijo Del Frade.
 
El legislador del FPS también recordó que justamente este jueves se cumplieron 30 años de la muerte de Alicia Moreau de Justo y preguntó: “En nombre de qué bandera del socialismo malvendemos la soberanía por mil millones de dólares (…). La UCR, que este año va a conmemorar los 50 años del golpe contra Arturo Illia, en nombre de qué bandera del irigoyenismo, de Moisés Lebensohn van a votar que por mil millones de dólares se tienen que olvidar de la soberanía porque lo exigen los bancos internacionales (…); en nombre de cuáles de las tres banderas de la soberanía política, de la independencia económica y la justicia social el peronismo va a votar a favor de la resignación de la soberanía de la provincia”, argumentó y aseguró: “Votamos en contra de este endeudamiento que en los 200 años de la declaración de la independencia parece ser una triste mueca de una declaración de dependencia ante los negocios de los bancos internacionales”.
 
En este punto fueron varios los diputados del oficialismo que respondieron y negaron que se esté entregando la soberanía de la provincia. “No estamos entregando soberanía. Con la posibilidad de este financiamiento estamos garantizando derechos, completando obras que son necesarias para nuestros conciudadanos”, expresó Galassi.
Ahora será el turno del Senado, donde la mayoría es del PJ. Pero gran parte de las quejas de los diputados fue que el listado de obras a ejecutar fue consensuado entre el Ejecutivo y los senadores. Eso se empezará a definir la semana que viene, pero el oficialismo ya dio el primer paso para salir a buscar al mercado los mil millones de dólares.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar / De la Redacción de UNO