santafe
Domingo 27 de Diciembre de 2015

Crecida: Vecinos de la Vuelta del Paraguayo resisten en sus casas

Según manifestaron los vecinos a Diario UNO, el 70 por ciento del barrio continúa allí. Algunos carecen de medios para evacuarse, otros tienen miedo de perder las  pertenencias que les quedan. Se quejan de la falta de obras y por el lugar adonde llevan a los inundados

En la Vuelta del Paraguayo viven unas 120 familias, de las cuales según comentaron los vecinos a Diario UNO, el 70 por ciento aún permanece en el barrio por miedo a abandonar sus pertenencias, y porque tienen casas construidas en altura, y aún parcialmente a salvo del agua. Sin embargo, también hay familias aisladas, y de acuerdo a lo que manifestaron las mismas personas que el sábado por la tarde cortaron la ruta 168, sin ningún tipo de asistencia. 
Rosa Dorado, vecina de la Vuelta del Paraguayo que aún está en el barrio se mostró desolada frente a la crecida y contó que “hay gente que se está trasladando con sus pertenencias, y otra que está aún en el agua porque todavía no están las cabañas móviles terminadas”.
Se lamentó a su vez de haber participado del corte de la ruta 168 el sábado por la tarde, y dijo: “Sabemos que no es lo correcto, pero era la única forma de ser escuchados y de que pueda venir un asistente social. Hay familias que están completamente aisladas”. “Entiendo el fastidio, y escuchaba en los medios que había gente que se preguntaba para qué nos quedamos, si sabemos que todos los años pasa lo mismo. Pasa que la gente de la ciudad no sabe el afecto que tenemos por este lugar. Es nuestro lugar, más allá de las inundaciones”, agregó.
Dorado señaló que los problemas actuales se podrían haber solucionado si el municipio hubiera realizado algunas de las obras incluidas en un Proyecto de Resolución presentado en diciembre de 2014, y aprobado el pasado mes de agosto. “Estamos pidiendo el alteo del camino, luz segura que queremos pagar, y agua potable. Estamos todos enganchados, viviendo como en la prehistoria”, enfatizó. “Para solucionar el tema de las inundaciones hay muchas cosas para hacer. Lamentablemente cuando viene el agua no hay con qué contenerla, pero si se hacen edificaciones en alto se puede pasar la inundación. El tema es que el municipio no quiere sentarse a dialogar con nosotros”, se quejó.
En este sentido, recordó que existe una resolución judicial vigente desde hace más de un año que obligaba al municipio a convocar a una reunión con los vecinos para acordar cómo llevar adelante los momentos de inundación como el actual, cosa que según la vecina no sucedió. “Jamás fuimos convocados, y son muchas las razones de la gente para estar enojada”, resaltó.
 
Filtraciones. Las tareas por estas horas en Colastiné Sur eran para reforzar la defensa no consolidada y evitar que el agua ingrese a los hogares. Piden arena y voluntarios que colaboren.

El corte de ruta
La vecina del barrio costero dijo que hace días que se reclama la presencia de asistentes sociales, y de lanchas de Prefectura para socorrer a las familias que han quedado aisladas en sus viviendas. Según denunció, al día de hoy no se hizo presente el Estado en el lugar, y el corte de ruta estuvo orientado a llamar la atención de las autoridades. 
“Fuimos a pedir por la gente que está en el agua. Otro de los pedidos es porque el 70 por ciento del barrio todavía está acá y vinieron y cortaron la luz. Yo todavía estoy en mi casa, porque no estoy inundada, tengo mi casa construida en alto, entonces por qué me voy a ir”, resaltó y pidió disculpas a los ciudadanos afectados por la interrupción del tránsito.
Señaló además que si continúa creciendo el río, los vecinos van a salir por sus propios medios y se van a instalar sobre la vera de la ruta 168, “les guste o no”. “Porque a otro lado no vamos a permitir ser llevados, porque así podemos controlar nuestros hogares, y las pertenencias que tenemos en el agua”, indicó y añadió:“Ese es el lugar histórico, donde siempre la gente del barrio se refugió, pero en poco tiempo ya hay boliches de primera, luminaria y agua potable, cuando durante años pedimos por obras básicas”. 
Por último, elevó un pedido a la sociedad, y a los que circulan con embarcaciones por la zona. “Cuando se va Prefectura, las lanchas andan que es un descontrol y nos terminan de inundar. Les pedimos que tengan mesura, y respeto por la gente lugareña”, planteó. 

La situación en Colastiné Sur
Marcela Fernández, presidenta de la vecinal de Colastiné Sur contó a Diario UNO que la crecida ya obligó la evacuación de nueve familias en las viviendas de emergencia que construye la ONG Techo y que otras tantas se refugiaron por sus propios medios.
Por este motivo, los lugareños se encontraban reforzando las defensas con bolsas de arena, pero carecían más que nada de voluntarios que ayuden en las tareas. “Estamos llenando bolsas de arena, y más o menos habremos llenado unas 5.000. Hoy vinieron los bomberos voluntarios de Las Flores, y ayer vino un grupo de chicos de agrupaciones políticas, y más la suma de los vecinos la estamos resistiendo”, reflejó. Con respecto a la defensa, sostuvo que el terraplén tiene algunas filtraciones, y que lo que no hay son recursos humanos que colaboren con la colocación de bolsas. “La mayoría lo estamos haciendo nosotros. Necesitamos bolsas, tierra, arena, y gente que venga a trabajar”, remarcó. 

Hay malestar
Finalmente, expresó que los vecinos del lugar tienen “enojo porque los recursos del municipio llegan muy lento” y ejemplificó: “Hoy (por ayer) está trayendo arena el municipio, porque ayer los vecinos compramos cinco camionadas y la Municipalidad trajo cuatro. Ahora estamos esperando una camionada. Tenemos que esperar al rayo del sol una hora y media cada camión, y en 20 minutos lo vaciamos. Corral nos dijo que se estaba activando la emergencia, pero no coincide con el tiempo del agua, ni de la realidad que estamos viviendo”.