santafe
Martes 12 de Abril de 2016

Créditos hipotecarios: expectativas en el sector y cautela en inquilinos

“A la chilena”, así se lo conoce al sistema. A diferencia de modelos anteriores, permite acceder a un préstamo con menos ingresos. Un aspecto incierto: las cuotas se actualizarán mes a mes a partir de la inflación. Así, acceder al mismo se convierte en una buena aunque peligrosa oportunidad

“Tiene su doble filo”, dijo Ariel D’ Orazio, militante por los derechos de los inquilinos y el acceso a la vivienda propia. El sistema de créditos hipotecarios anunciado por el Gobierno Nacional tiene algunas ventajas pero un aspecto “incierto” que preocupa a los interesados a la hora de acceder al mismo. El modelo permite que personas con menores ingresos accedan a un crédito (para obtener un préstamo de un millón de pesos se necesitará un ingreso cercano a los 27.000 pesos mensuales).
La contracara está dada por el sistema de actualización que tendrán las cuotas del crédito, ya que las mismas tomarán como referencia el Índice de Precios al Consumidor (Ipec). La preocupación se fundamenta en que la inflación proyectada para el corriente año amenaza con superar los acuerdos salariales alcanzados para el mismo período. A partir del proceso de “normalización” en el Indec, el organismo no brindará datos oficiales hasta fines de año. Por tal motivo, el índice utilizado será el que realiza la provincia de San Luis. 
 
 
“Para reactivar el crédito hipotecario hay que bajar la inflación”, había dicho Carlos Melconian, presidente del Banco Nación. En Santa Fe ciudad, hasta el momento, solo dos entidades ya cuentan con el sistema de préstamos, entre los cuales no se encuentra el Banco Nación. Igualmente, las demás entidades bancarias se encuentran estudiando la posibilidad de incorporarse al programa.
 
La medida fue bien recibida por el sector inmobiliario y por los inquilinos pero son cautelosos sobre el funcionamiento que tendrá. La tasa fija de los créditos estarán entre el 4 y el 7 por ciento anual y tendrá 15 años de plazo. Por otro lado, las cuotas se irán indexando mes a mes en “Unidades de Viviendas” (Uvis), un modelo similar al que se aplica en Chile. La particularidad está dada en que estas “Unidades de Vivienda” se actualizarán diariamente por el CER (Coeficiente de Estabilización de referencia), basado en el Índice de Precios al Consumidor.

 
En diálogo con Diario UNO, Ariel D’ Orazio, representante de la Concejalía Popular de Rosario, aplaudió las políticas públicas que impulsa el Banco Central para acceder a la vivienda propia, aunque afirmó: “En esta economía inflacionaria es una incertidumbre tomar un crédito de estas características”. El referente de los inquilinos destaca que el nuevo modelo de préstamos es más inclusivo (ya que con menores ingresos se puede acceder) pero más peligroso. “Tiene su doble filo. El problema es el tipo de ajuste que tendrá el crédito. Puede generar un efecto contrario al que se busca. Quizás muchas familias accedan y después, por la actualización de las cuotas, comprometan un porcentaje del salario mayor al estimado”, señaló. 
 
A partir de los acuerdos salariales cercanos al 32 por ciento, Ariel D’ Orazio ejemplificó: “Esas personas tienen organizado su año en base a ese incremento. Si la inflación es del 40% anual, ese trabajador se va a ver perjudicado ya que tiene que esperar un año para volver a actualizar su salario. Además, cuando se empiecen a capitalizar los intereses, la cuota va a crecer inclusive por encima del proceso inflacionario”.
 
La noticia fue bien recibida por el sector inmobiliario. En diálogo con el matutino, Walter Govone, presidente de la Cámara de Empresas y Corredores Inmobiliarios de la provincia de Santa Fe (Ceci) dio su opinión: “Nosotros lo vemos como algo muy positivo. Porque la financiación faltaba en el mercado, más allá de los planes Procrear que se limitaban a la construcción y compra de terrenos. Líneas de créditos para viviendas nuevas o usadas no había desde hace 12 años o mas”
 
Igualmente, esperan con cierta cautela el funcionamiento de los créditos. “Las cuotas van a reflejar lo que es la inflación real. Hasta hace poco tiempo eran fijas y en pesos, hoy va a variar de acuerdo al incremento que refleje el proceso inflacionario. Es lo único que vemos como un condicionamiento”, sostuvo Govone. 
 

Para el presidente de la Cámara será fundamental el trabajo que realice el Gobierno en controlar la inflación. “Para que tenga efecto, el Gobierno tendrá que bajar los índices de inflación”, consideró, y ante la posibilidad de obtener este tipo de préstamos a 15 años, apuntó: “Hay que trabajar juntos para que el crédito funcione bien. No nos olvidemos que un préstamo a 15 o 20 años y van a pasar entre 4 o 5 gobiernos distintos”.
 
Por último, Walter Govone manifestó que todavía falta conocer en profundidad algunos aspectos del producto. “Va a llevar un tiempo analizarlo por parte de los interesados, ver cuál es la cuota, cómo es la relación cuota –ingreso y qué porcentaje de financiación, si el 80 o el 100 por ciento. Esa letra chica no la tenemos. Los bancos están esperando todavía que lleguen directivas desde Buenos aires para su implementación”, finalizó. 
Aquiles Noseda / aquiles.noseda@uno.com.ar / De la Redacción de UNO