santafe
Lunes 29 de Febrero de 2016

Despidieron a Moisés Blanchoud, “un hombre de unidad, un ejemplo”

Debió hacerse cargo de la Arquidiócesis luego de la salida de Storni. “Le tocó asumir en un momento especial, le ha hecho muy bien a la Iglesia”, recordó el arzobispo Arancedo. 

En una ceremonia particular y cargada de emoción, despidieron ayer los restos de monseñor Blanchoud. Recordado y querido por la población santafesina, debió hacerse cargo de uno de los momentos más difíciles. Luego de la salida de Edgardo Gabriel Storni al frente de la Arquidiócesis, Blanchoud fue designado como el responsable de la misma hasta que se defina el sucesor. “La verdad nos hará libres”, había dicho en su primer mensaje ante la comunidad cristiana santafesina. Del 1 de octubre de 2002 al 30 de marzo de 2003 fue administrador apostólico del Arzobispado de Santa Fe.
En diálogo con Diario UNO, minutos antes de comenzar la ceremonia en la Catedral santafesina, monseñor Arancedo expresó: “Fue un hombre de unidad, creo que le ha hecho muy bien a la Iglesia. Por eso el recuerdo para todos nosotros es de agradecimiento. Fue un ejemplo de hombre, de sacerdote y de obispo. Todo eso nos ha llenado de alegría y por eso queremos despedirlo de esa manera. En Santa Fe ha dejado una huella muy linda. Despedimos a un hombre de Dios”.
José María Arancedo recordó el momento delicado en el que le tocó asumir a Blanchoud como administrador apostólico, tras la salida de Storni y dijo: “Le tocó asumir en un momento muy especial. Lo hizo muy bien, con mucha serenidad, con espíritu de unidad y de serenar los ánimos”. 
Por último, hizo alusión a la colaboración que le brindó Blanchoud cuando él asumió como arzobispo de Santa Fe. “Creo que fue un momento singular, el cual tengo que agradecerle particularmente. Conmigo colaboró mucho durante los primeros tiempos. Era muy generoso”, finalizó el arzobispo Arancedo.
Un sobrino
“Hace casi 27 años, Moisés me ordenaba sacerdote en San Andrés de Giles”, colocó en su cuenta de Facebook, José Daniel Blanchoud, sobrino de Moisés. En diálogo con el matutino, el sacerdote recordó: “Yo no hablaría de pérdida, yo hablaría de ganancia, porque nos deja mucho. Es un hombre que entregó su vida al servicio de los demás y de la Iglesia. Ha sido un signo de Dios para el tiempo que le tocó vivir y servir a la Iglesia. Yo le tengo que agradecer porque me ayudó con su ejemplo y testimonio de vida a vivir mi propio sacerdocio. El Señor le pidió que esté por varios lugares. Primero en Río Cuarto, después en Salta y luego con ustedes en Santa Fe”.
Descansará en Salta
Antes de ser designado administrador apostólico de la Arquidiócesis de Santa Fe, Moisés Julio Blanchoud fue nombrado arzobispo de Salta el 7 de enero de 1984 y renunció por edad el 6 de agosto de 1999. Por tal motivo, el cuerpo del recordado sacerdote descansará en la Catedral de Salta, en el Santuario de la Virgen de los Milagros y sobre los pies del Señor del Milagro. Hasta Santa Fe llegaron seis sacerdotes y el arzobispo de Salta, monseñor Cargnello.
En diálogo con el matutino, el sacerdote salteño Carlos Gamboa se manifestó sobre el legado que dejó Blanchoud en esa provincia. “Fue un hombre de Dios, austero, un ejemplo de mucha sencillez y de austeridad. Allá nosotros destacamos estos dos aspectos. Sabemos que cuando llegó a Santa Fe tuvo que hacerse cargo de un momento delicado. Pero lo hizo a través de la sencillez y de la austeridad. En Salta estuvo 18 años, lo vamos a recordar”, señaló.