santafe
Domingo 13 de Diciembre de 2015

Drogas sintéticas: estiman un crecimiento del consumo en los próximos 15 años

En su paso por Diario UNO, Alberto Fhöring, especialista en narcotráfico y seguridad, advirtió que la utilización de este tipo de estupefacientes subirá en la Argentina a grandes escalas

A finales de los años noventa, comenzó a circular en los boliches del país la famosa pastilla del éxtasis. En ese entonces no era tan popular como la cocaína o la marihuana, pero de a poco comenzaba a ser vox pópuli su consumo en la noche porteña y también en las principales ciudades del interior. 
Se rumoreaba que su origen era de países europeos y que llegaba a la Argentina en vuelos de aviones de línea con las clásicas “mulas” del narcotráfico. En principio, se la conocía como la droga de “color rosa” pero luego del año 2000 cambió la variación en este tipo de producto y sus colores y tipos de diseño se modificaron. 
En consecuencia, el “éxtasis” pasó de ser una pastilla de una sola clase y empezó a ofrecer múltiples efectos para sus consumidores. Quince años después comenzó a gestarse la radicación de laboratorios especializados en la diagramación de esta droga en el país, situación que implicó la importación de precursores químicos para la confección de dicho estupefaciente. 
Será por eso que para Alberto Fhöring, el politólogo especialista en narcotráfico, no caben dudas de que el consumo de drogas sintéticas y de diseño crecerá en los próximos quince años. Tanto es así, que la cocaína, según analizó el especialista, será una “prueba de nicho” para los consumidores en un futuro. 
Es decir, que la actividad de los mercados de fabricación de estupefacientes se centrará en los sintéticos tal como viene sucediendo en distintos países, como por ejemplo, China. “Esto ya está ocurriendo en los mercados asiáticos, donde hay una brutal expansión del consumo de sintéticos”, explicó Fhöring en su paso por Diario UNO. 
Además, señaló que este fenómeno está trayendo cambios en el consumo de cocaína en los Estados Unidos, ya que en los últimos años se encuentra estancado. Una situación similar se vive en países como Colombia, donde también sucede lo mismo. “Hay una tendencia mundial de consumo que va direccionado a los sintéticos”, sostuvo Fhöring. 
Para el especialista, este tipo de consumo se ampliará en todo el territorio nacional próximamente, debido a que el desarrollo de la industria química-farmacéutica ha facilitado el ingreso de precursores químicos que sirven para la diagramación de este tipo drogas. “Hay muy pocos países que tienen industria farmacéutica, estos son los que utilizan precursores químicos que pueden ser desviados al mercado ilegal”, señaló. 
En este sentido, Fhöring remarcó que Argentina es un lugar perfecto para la radicación de este tipo de organizaciones que producen sintéticos. “¿Dónde te establecés para elaborar? En aquellos países donde tenés abundancia de mano de obra. ¿Dónde está? En la industria química y farmacéutica. Por eso es particularmente grave que nuestro país se haya puesto en el mapa mundial de precursores químicos y de producción de drogas sintéticas a consecuencia de la triangulación de efedrina que se hizo entre 2005 y 2009”, detalló. 
Una producción alterada 
El especialista aclaró que no es posible saber cuáles serán las drogas sintéticas que avanzarán en la sociedad actual, ya que constantemente se reinventan en sus componentes y formatos. Esto genera que no haya leyes que puedan regular su producción inmediatamente y consecuentemente el delito que configura. 
“Supongamos que para el Estado argentino son ilegales cien sustancias, pero qué ocurre, las drogas de diseño se rediseñan para que no entren dentro de esa lista, por eso todos los años tenés en los mercados entre doscientos y trescientos nuevos estupefacientes ya que le alteran un componente y eso ya no ingresa en la lista”, aclaró Fhöring 
Por tal motivo, el especialista anticipó que será muy difícil controlar este tipo de producciones y penar a las organizaciones dedicadas a generar este tipo de estupefacientes. 
“Las drogas sintéticas son muy difíciles para que se puedan regular, porque todos los años y todos los días aparecen sustancias nuevas que se combinan de manera novedosa con otras y generan algo distinto en el cuerpo del ser humano”, sostuvo. 
“Lo que llamamos las metanfetaminas, o sea la base del éxtasis, son en realidad una denominación genérica de miles de posibles combinaciones de productos sintéticos que dan como resultado drogas de diversa calidad, intensidad, distintos efectos”, culminó Fhöring. 
El narcotráfico y sus tres alas 
Para Alberto Fhöring el narcotráfico tiene diversas manifestaciones. “Hay países que tienen mucho narcotráfico y no tienen violencia, hay países que tienen mucho consumo y no tienen lavado de dinero”. Según el especialista, el narcotráfico en la Argentina tiene el siguiente comportamiento: 
1 – Exportador: 
Según Fhöring, “exportar drogas” quiere decir tener empresas ilegales de exportación. “Para que es ocurra tiene que haber logística de traslado, de acopio, de salida, compra de voluntades en la frontera, compra de voluntades en lo que tiene que haber en los lugares de tránsito por las rutas y compra de voluntades en el sistema judicial”, dijo. 
2- Fabricante:
 Entre el 2000 y el 2009 se desbarataron 159 laboratorios de en el país de diverso tipo. “Algunos producen cocaína, otros hacen drogas sintéticas y en otros lugares se produce pasta base”, señaló. 
3- Consumo: 
Históricamente los consumos eran de clase alta. “Eso hace décadas que no es más así, hoy el consumo es policlasista y tiene diversas sustancias en distintas clases”, fundamentó. 

Por Ignacio Mendoza - ignaciomendoza@uno.com.ar / De la Redacción de Diario UNO Santa Fe