santafe
Domingo 24 de Enero de 2016

El año pasado solo se instalaron alarmas en seis centros de salud

A comienzos de 2015,  el Ministerio de Salud, en ese entonces conducido por Mario Drisun anunció que se proveería de alarmas a todos los efectores de Santa Fe. 

Ante los reiterados robos y saqueos a Centros de Atención Primaria de la Salud en la ciudad, y tras mucho reclamo de médicos y profesionales de la salud, el gobierno provincial anunció hace un año que se encontraba avanzado el proyecto de instalación de alarmas en los 47 efectores de la capital santafesina.
En ese momento, desde la cartera de Salud se había señalado además que la instalación de alarmas se iba a hacer en dos etapas y que las mismas tendrían conexión con el Centro de Monitoreo de la Municipalidad, y a su vez, con el Centro de Videovigilancia de la provincia.
Consultado sobre el tema por Diario UNO, el flamante coordinador de la nueva gestión del Nodo Santa Fe de Salud, Manuel Ferreyra sostuvo que el año pasado se pudo avanzar en la instalación de alarmas en seis centros de salud de la ciudad, y que está prevista una segunda etapa en la que se espera conectar unos diez dispensarios más. El funcionario resaltó además que si bien se hizo un anuncio concreto el año pasado, la realidad es que no todos los centros de salud necesitan un sistema de alarma, porque no sucede lo mismo en los distintos barrios de la ciudad. 
“Estamos en un proceso de trabajo con los centros de salud del cual surge que en esta primera etapa se instalaron alarmas en algunos. Lo demás hay que ir viéndolo porque los efectores difieren”, explicó y ejemplificó: “Estuve el fin de semana en Irigoyen, y en ese lugar no se necesitan alarmas porque es una localidad tranquila. Dentro de la ciudad sí hay una problemática, sobre todo en los barrios más postergados, y entonces va a depender de dónde está cada centro de salud. No es la misma la realidad de un dispensario dentro de los bulevares, que uno que está en otro barrio, y entonces se debe atender la particularidad de cada centro”. 
Ferreyra detalló cuáles son los lugares en los que se avanzó con el plan de seguridad pedido por los trabajadores, y contó que los dispensarios que actualmente cuentan con alarma son: M. Montes (Guadalupe Oeste), Colastiné Norte, Colastiné Sur, Don Demetrio Gómez (Alto Verde), Ramón Rivero (La Boca, Alto Verde), y Alberdi (Á. Cassanello 1515). 
A su vez, contó que en esta primera etapa se proveyó también de botones de pánico a algunos efectores. Los mismos están ubicados en Yapeyú, Juventud Unida del Norte, y Las Lomas. Este último fue noticia durante la semana pasada, luego de un tiroteo en las inmediaciones en el que perdió su vida un chico de 12 años, producto de una bala perdida.
“Las Lomas tiene alarma conectada con los vecinos, es un sistema parecido a las alarmas comunitarias”, añadió Ferreyra. 

Segunda etapa
“Ahora estamos esperando licitar la segunda etapa”, contó y explicó que desde su área están aguardando que el Ministerio de Salud distribuya las partidas para el año, que generalmente se definen en el mes de febrero y que además se necesita que lleguen fondos nacionales con los que se financió parte de la instalación actual. 
“Aún no tenemos las partidas, ni del ministerio de la provincia, ni del de Nación a través del Plan Sumar, que es el dinero que vamos a utilizar para la compra de las alarmas”. 
En cuanto a la interconexión con el Centro de Monitoreo y la posibilidad de dar aviso directo al 911, Ferreyra estimó por cuestiones netamente técnicas y de infraestructura que esto no sería viable en el corto plazo al menos. 
En esa línea resaltó que desde que asumieron las nuevas autoridades la prioridad fue la atención de la emergencia hídrica y la asistencia a la población damnificada.
“Desde que asumimos el 11 de diciembre estuvimos trabajando casi a pleno con la emergencia hídrica, y que fue casi la ocupación principal por estos días”, indicó.

Amra: no hay que “prometer sin hacer”
En diálogo con Diario UNO, el titular de la Asociación de Médicos de la República Argentina, Néstor Rossi sostuvo que el gremio que conduce ya había manifestado que la instalación de alarmas en centros de salud es una “buena idea”, a pesar de que es una medida que apunta más “al cuidado de los edificios, y no de las personas que asisten o desempeñan tareas dentro de ellos”. 
En tanto, sobre la cantidad de alarmas colocadas manifestó: “Pueden habernos sobrepasado muchas cosas, pero en concepto es mejor no prometer, para no hacer. Más vale programar en base a tiempos, y decir que se van a colocar dos o tres alarmas en determinado tiempo y hacerlo, pero no prometer sin hacer porque eso es lo que disgusta a la gente”.
Por último planteó que más que alarmas, lo que hace falta en materia de seguridad son cámaras en los accesos de los principales efectores.

Coqui Toum/ UNO Santa Fe/ jorge.toum@uno.com.ar