santafe
Domingo 02 de Agosto de 2015

El cáncer y las enfermedades cardiovasculares, primeras causas de muerte en Santa Fe

La preocupación actual ya no son tanto las patologías que se transmiten por contagios, sino las vinculadas a factores de riesgo como la mala alimentación, el sedentarismo, el tabaquismo y el alcoholismo. 

Según los últimos datos disponibles, las cinco principales causas de muerte en la provincia de Santa Fe son las enfermedades cardiovasculares (que incluyen a los ACV y otros eventos cerebrovasculares), los tumores malignos, las enfermedades respiratorias (infecciones respiratorias agudas y enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores), las causas externas (accidentes, suicidios y agresiones) y, en quinto lugar, la diabetes.
En este momento se está terminando de procesar la información de 2014 (la disponible hoy es de 2012), lo cual exige un exhaustivo y riguroso cruce de datos de distintas fuentes oficiales, según explicaron a Diario UNO de Santa Fe desde la Sala de Situación del Ministerio de Salud; aunque aclararon que las tendencias no suelen cambiar en forma sustancial de año a año. 
Para comprender algunas razones e implicancias de esta realidad –que no dista mucho de la nacional y mundial–, Diario UNO habló con Matías Candioti Busaniche, especialista en Clínica Médica y secretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la UNL. En primer lugar, el profesional explicó: “En los últimos años en nuestro país se evidencia lo que se denomina una «transición epidemiológica», es decir que han cambiado las causas por las cuales nos morimos los argentinos”.
“Hace algún tiempo -prosiguió– las principales causas de mortalidad eran las enfermedades infecciosas y las hambrunas, mientras que hoy los estudios realizados demuestran que en el podio de las principales causas de mortalidad encontramos las llamadas enfermedades cardiovasculares, a los tumores, a las enfermedades cerebrovasculares y, en cuarto lugar, las enfermedades pulmonares”.
Nuevas pandemias
—Pasamos de las grandes enfermedades por contagio a otras no transmisibles, aunque igual o más preocupantes que las anteriores. ¿Por qué? 
—Sí. Es importante referirnos a la importancia que han cobrado estas patologías, llamadas Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), como una verdadera pandemia que azota a nuestro país y al mundo desarrollado. La diabetes, la obesidad, el sedentarismo y la hipertensión crecen alarmantemente. La primera causa de mortalidad tanto en el hombre como en la mujer es la enfermedad cardiovascular. Es la principal causa de muerte a partir de los 65 años y se observa una leve tendencia en alza. Esto ocurre cuando durante años los vasos sanguíneos que llevan sangre y nutrientes al corazón se obstruyen y el corazón se infarta. La segunda causa de mortalidad es el cáncer, como el cáncer de pulmón, colon, próstata y mama.
—¿A quiénes afecta más?
—En general, es preocupante ver cómo la incidencia del cáncer de pulmón aumenta en la mujer, quizá por el mayor consumo de cigarrillo observado en ellas. Aquí también los médicos debemos intervenir fundamentalmente aconsejando sobre el consumo de sustancias tóxicas, nocivas para el organismo, al mismo tiempo que bregar por la detección temprana de las lesiones. Las enfermedades como la Epoc y el cáncer de pulmón constituyen una causa de mortalidad importante. Podemos entonces observar cómo impactan las ECNT en la salud de las poblaciones. 
Lo que se puede evitar y lo que no 
Para Matías Candioti Busaniche, se puede prevenir, por ejemplo, en enfermedades determinadas por estilos de vida, hábitos o por el ambiente: “Podemos incentivar conductas saludables. Lo podemos lograr en nuestro ambiente de trabajo, en las escuelas, por ejemplo al incentivar los ambientes libres de humo, el recreo saludable, evitando el consumo de sodio en los restaurantes”. 
Y concluyó: “Un gran porcentaje de ECNT son prevenibles y comparten los mismos factores de riesgo. Entre ellos: índice alto de masa corporal, bajo consumo de frutas y hortalizas, inactividad física, consumo de tabaco e ingesta excesiva de alcohol”.
Mariano Ruiz Clausen / Diario UNO