santafe
Sábado 15 de Agosto de 2015

El Municipio licita cuatro obras hídricas que reforzarán la Cuenca Flores

Se trata de dos desagües -uno sobre calle Azcuénaga y otro sobre Vieytes-, la adecuación de las alcantarillas sobre Camino Viejo a Esperanza, y la construcción de un puente vial sobre el canal Risso. 

El próximo lunes 24 de agosto se abrirán los sobres de la licitación pública para la ejecución de desagües pluviales en distintos barrios de la ciudad, enmarcados dentro de la Cuenca Flores -siguiendo los lineamientos establecidos en el Plan Director de Desagües Pluviales-, y con un presupuesto oficial en esta etapa que ronda $ 12.1 millones.
Los trabajos serán financiados a partir de un crédito que autorizó el Concejo al Gobierno de la Ciudad por $ 113.186.000 para realizar 34 obras hídricas complementarias, fundamentalmente en el Norte y Noreste de la ciudad, y que beneficiarán a miles de habitantes de esa zona.
“Con estas obras se pone en marcha el Plan Norte que se anunció durante la campaña electoral, donde la prioridad estará en este sector de la ciudad”, explicó el intendente José Corral. En este caso, los trabajos consistirán en la construcción de conductos rectangulares y circulares de hormigón armado, y obras complementarias que permitirán optimizar el actual drenaje en los barrios involucrados.

Cuatro obras
La licitación abarca cuatro intervenciones que se harán en forma simultánea, y cuyo presupuesto oficial es de 12.097.018,06 de pesos, con un plazo de ejecución de 180 días.
Estas tareas beneficiarán a los vecinos que viven en los barrios que se encuentran dentro de la Cuenca Flores, como Pompeya, San José, Las Flores, Los Ángeles y Del Tránsito, entre otros; pero también aliviará a los habitantes cercanos al conducto Larrea y serán obras complementarias a ese desagüe. En total serán favorecidos unos 70 mil santafesinos.
En este sentido, las obras a ejecutar son el desagüe pluvial en calle Azcuénaga, entre Pasaje Ingenieros y avenida Facundo Zuviría (este-oeste); y otro en calle Vieytes, entre Santiago de Chile y avenida Peñaloza (este-oeste). Ambos desagües refuerzan la Cuenca Flores. Además, se adecuarán las alcantarillas (cruces) en Camino Viejo a Esperanza; y se ejecutará un puente vial en Camino Viejo a Esperanza y Canal Risso. La oferta deberá hacerse por los cuatro trabajos en conjunto.
Los detalles
La primera obra se encuentra ubicada en la cuenca denominada Flores y consiste en la ejecución de un conducto de hormigón armado necesario para evacuar los excedentes pluviales provenientes por el sector este de Facundo Zuviría. Se hará un conducto rectangular sobre el eje de calle Azcuénaga. Este último tiene su inicio en la intersección con la calle Pje. Ingenieros y descarga sobre una cámara de registro existente sobre Facundo.
La segunda obra consiste en la ejecución de un conducto de hormigón armado que servirá para drenar el agua que llega desde Peñaloza. Al inicio se construirá este tubo rectangular sobre el lado sur de calle Vieytes. Se prevé en un futuro completar lo estipulado por el Plan Director de Desagües Pluviales, sumando dos conductos de las mismas dimensiones por el lado norte. Ahora el punto de partida es Santiago de Chile y descarga sobre una cámara de registro a ejecutar sobre Peñaloza.
Otros trabajos
Como parte de los trabajos previstos en Plan de Obras Localizadas de Desagües, se adecuarán las alcantarillas existentes sobre el canal paralelo a Camino Viejo a Esperanza, en el tramo comprendido entre calle Espora y la desembocadura del canal. De esta forma, los acondicionamientos se harán en las que están ubicadas en la intersección con las calles Hernandarias, Estanislao Zeballos, Obispo Boneo y Espora.
En las mismas, se procederá a la remoción de los conductos existentes y su reemplazo por nuevos, siguiendo lo estipulado en el Proyecto Colector Principal Larrea, y aliviando considerablemente el escurrimiento de los excedentes pluviales sobre dicho canal. Se ejecutarán además en los extremos -aguas abajo y aguas arriba de cada alcantarilla-, plateas de hormigón y cabezales de mampostería armada y de ser necesario, se ejecutará el corrimiento de algunos servicios que interfieran con la ejecución de la obra o la traza del conducto.
Y por último se ejecutará un puente vial de hormigón armado sobre Camino Viejo a Esperanza y Canal Risso, que tiene por objeto ampliar la sección de paso de tal manera que permita evacuar un mayor caudal de los excesos pluviales provenientes del Canal Risso (Cuenca Flores), que desemboca en el zanjón existente por Camino viejo a Esperanza y descarga en el reservorio ubicado detrás del Hipódromo.
Cumpliendo la palabra
“Estamos dando comienzo al Plan Norte, con el que nos comprometimos durante la última campaña electoral, donde dijimos que íbamos a poner las prioridades en el Norte de la ciudad y a hacer las obras de infraestructura necesarias”, expresó José Corral al referirse a esta licitación que se llevará a cabo. “Esto va a aliviar a barrios como San José, Pompeya, San Martín, Las Flores, entre otros, en definitiva toda la cuenca va a trabajar mejor”, agregó.
Siguiendo esta línea, recordó que “estas obras son las primeras de las 34 que se harán luego de que el Concejo Municipal nos autorizó créditos para pagar en cuotas. Vamos a empezar con cuatro que están dentro de la llamada Cuenca Flores, ubicada entre Zeballos, Gorriti, aproximadamente desde 1º de Mayo hacia el oeste de la ciudad. Es un sector muy importante y que sufrió mucho en las lluvias intensas porque no estaban previstos los desagües”, expresó el Intendente.
El mandatario también destacó que son obras complementarias al troncal que se va a realizar sobre calle Larrea con fondos de Provincia. “Se va a resolver un tema recurrente en el sector central de la ciudad, en torno a Facundo Zuviría, una de ellas sobre calle Azcuénaga, la otra sobre Vieytes, y las otras intervenciones para realizar verdaderos puentes sobre el canal a cielo abierto que tenemos en Camino Viejo a Esperanza que hoy tiene varios cuellos de botellas en diferentes intersecciones”, agregó más adelante.
Para finalizar, manifestó: “Como toda obra de desagüe, estos trabajos no se ven, quedan debajo de la tierra o son canales alejados de donde vive el vecino, pero los santafesinos no somos tontos y nos damos cuenta de la importancia que tienen a la hora de las lluvias; y además nos permite realizar las otras obras que también realizamos y son importantes, como el cordón cuneta y el pavimento, que se deben hacer después de los desagües”.