santafe
Sábado 05 de Marzo de 2016

El sector inmobiliario está frenado y espera por los dólares del campo

Los sectores de la construcción e inmobiliario finalizaron 2015 con caídas interanuales y no lograron recuperar niveles históricos. Expectativas puestas en 2016

Durante el 2015, en el centro-norte de la provincia se otorgaron 10,7 por ciento menos de escrituras que en 2014 y 23,25% menos que en 2011, año del máximo registro. El año pasado se otorgaron 14.083 escrituras, contra 15.766 en el 2014 y 18.351 en el 2011. Los montos escriturados alcanzaron los 2.692 millones y ascendieron 19,1 por ciento en términos nominales; es decir que cayeron en prácticamente un 10 por ciento si se considera que la inflación fue de un 27,8 por ciento.
Por otro lado, los niveles de consumo de cemento en la provincia volvieron a mostrar una situación de estancamiento en el sector de la construcción, especialmente en el segundo semestre de 2015. En ese período se registró una caída del orden del 5,8% y en los primeros seis meses del año se recuperó 3,3%. La última etapa de recuperación en el consumo de cemento se inició en abril de 2014 y luego volvió a girar a la baja en mayo de 2015. En este sentido, la composición del consumo del material fue significativa para el sector privado, ya que el 64% del cemento utilizado el año pasado en Santa Fe fue despachado en bolsas. El 36% restante se realizó a granel y está vinculada a obras más grandes o del gobierno.
Respecto al empleo, el informe publicado por la Bolsa de Comercio de Santa Fe afirma que durante el 2015 se contabilizó en la provincia un promedio mensual de 1.962 compañías, 41 empresas menos que el promedio del año anterior. Además, se registró un promedio de 34.101 puestos de trabajo (924 más que el promedio 2014). Sin embargo, las cifras distan mucho de los números arrojados durante 2007 (39 mil empleos) y 2011 (37 mil puestos de trabajo).
Desde el sector inmobiliario reconocen las bajas pronunciadas pero colocan sus expectativas en este año. Reconocen que los resultados están influenciados por el desenvolvimiento de la economía nacional y el aplomo que se arrastra de un segundo semestre negativo para la actividad económica provincial. Igualmente, colocan sus esperanzas en la segunda mitad del corriente año, a partir de la confianza que puedan recuperar empresas y particulares con los cambios en materia de economía y política.
“Lo que refleja el informe es que desde el 2007 hasta ahora ha habido dos o tres bajas bastante pronunciadas, como lo que ha sido el 2009 y 2012; con un leve repunte en el 2013 y otra baja en el 2014, que técnicamente la llaman recesión. Nosotros hacia fines del año pasado notamos un cierto repunte en la actividad, en octubre, noviembre y diciembre”, dijo en diálogo con Diario UNO, Walter Govone, presidente de la Cámara de Empresas y Corredores Inmobiliarios de la provincia de Santa Fe (Ceci). Sobre las perspectivas para el corriente año, Govone sostuvo: “Tenemos cierta esperanza en algunas medidas económicas que tomaron respecto a otra actividad, como la parte agrícola a partir de la quita de las retenciones”. 
En este sentido, el representante de la entidad sostiene que a partir de abril o mayo el sector inmobiliario puede verse beneficiado con un repunte del campo. “Uno de los lugares donde vuelcan sus ganancias, además de invertir en maquinarias y en su producción, es en la ciudad. Ha sucedido históricamente. Creemos que va a suceder, no sabemos en qué medida, pero a partir de abril, mayo, junio, lo vamos a sentir”, dijo.
Por otro lado, se refirió al cambio de autoridades a nivel nacional y sostuvo que fue un elemento que jugó en contra de las inversiones. “Tanto en el 2011 como en el 2007, fueron transiciones entre una misma gestión, aunque podía haber algún ajuste en la política económica. Esto fue muy diferente porque estaban en juego dos modelos totalmente diferentes. Nosotros creemos que en parte fue porque se vislumbraba un cambio de política económica y había incertidumbre antes de las elecciones. Hubo muchas personas que esperaron para tomar decisiones sobre dónde y cómo invertir”, manifestó.
Sobre la salida del cepo y las operaciones, Govone opinó: “Brindó más tranquilidad. El que quiere, hace la operación en pesos y el que no, va y compra los dólares”.
Alquileres: más oferta y locales vacíos
Desde la Cámara de Empresas y Corredores Inmobiliarios entienden que el 2016 será un año de transición y que, por lo tanto, la mayoría de las personas que invirtió en un inmueble lo va a ofrecer al sector de alquileres. “Eso redundaría en un beneficio porque va a seguir habiendo una buena oferta de alquileres que va a ayudar a que los precios no suban más”, sostuvo el presidente del Ceci, Walter Govone.
Sobre el valor de los alquileres, el referente explicó: “Era el uno por ciento del valor de la propiedad y hoy está bastante lejos. Está entre el 0,3 y 0,4 por ciento mensual. Los que compraron es probable que la siguen manteniendo, a pesar de que hoy la renta no está en su mejor momento. El alquiler le sirve de resguardo ante variaciones inflacionarias o de grandes cambios en la moneda, como la hubo en estos últimos meses”.
Govone dio a conocer su mirada sobre el escenario de locales comerciales vacíos. “Más que el costo de los alquileres es con respecto a la actividad económica comercial. Los valores de los alquileres comerciales han subido en la misma proporción que se maneja la inflación, entre un 25 y 30 por ciento anual. Nos comentan los comerciantes que en los últimos años están subiendo los costos en general: alquileres, impuestos, servicios, la presión impositiva y la carga social del empleado. Por el otro lado, los ingresos y las ventas vienen bajando. Es decir, el valor del alquiler no es determinante, sino que es una sumatoria de cosas, sobre todo la disminución en las ventas que vienen teniendo”, afirmó.