santafe
Domingo 08 de Mayo de 2016

Emergencia: la provincia ya invirtió casi $600 millones

Santa Fe debió afrontar la crecida de los ríos desde diciembre, pasando por una gran tormenta en febrero y 19 días de lluvia en abril. 

Desde que Miguel Lifschitz asumió la gobernación de Santa Fe el pasado 11 de diciembre, la provincia lleva invertidos 579.158.790,84 pesos para afrontar la emergencia hídrica que superó cualquier previsión. El fenómeno de El Niño generó la crecida de los ríos que atraviesan el territorio desde finales del año pasado, continuando con la tormenta del 19 de febrero, más otros 19 días consecutivos de lluvia en abril, que provocaron una situación sin precedentes, con millones de hectáreas bajo el agua, y con ello , la producción agropecuaria en estado crítico.
Ante este escenario, el gobierno provincial decidió ofrecer apoyo económico a los sectores más comprometidos y perjudicados, que se traduce en un desembolso extraordinario de dinero cercano a los 600 millones de pesos para mejorar servicios, infraestructura y atenciones de la contingencia. Asimismo, la provincia pidió la colaboración de la Nación, aunque hasta el momento –comparan desde gobernación– solo hubo una entrega de 25 millones de pesos.
La provincia ya anunció líneas de ayuda a los diferentes sectores afectados por el desastre. Al acuerdo con los sectores lecheros para subsidiar las pérdidas se agregaron aportes a las diferentes comunas y municipios para afrontar las dificultades.
En busca de soluciones
En la reunión de la Mesa Consultiva de Comercio provincial convocada el pasado jueves, el gobernador informó a los participantes sobre las soluciones que buscan. “Hemos lanzado un plan para sectores donde la electricidad tiene un impacto importante y lo extendimos al sector comercial. No podemos generalizarlo, pero aquellos sectores de servicio, por ejemplo, heladerías, carnicerías u otros comercios, que tienen un impacto fuerte del tema eléctrico, le estamos ofreciendo un plan de financiamiento, en 12 cuotas y con tasas subsidiadas, para que puedan acomodar las cargas y el costo de la electricidad no impida su funcionamiento”, señaló.
Junto al ministro de la Producción, Luis Contigiani, el gobernador explicó a productores arroceros que se llevan “invertidos muchos millones de pesos en la emergencia, y ahora hay que ayudar a que los productores puedan volver a poner en marcha la actividad rápidamente, y recuperar algo de lo muchísimo que se perdió”. Lifschitz entregó 20 millones de pesos a la Asociación para el Desarrollo Regional de la Costa, con el objetivo de impulsar la siembra arrocera del ciclo 2016/2017. “Estamos ratificando lo que habíamos dicho desde el primer momento de nuestra gestión, de tener un fuerte compromiso con los productores,  los empresarios y las economías regionales”, dijo. Y en ese marco, manifestó que el gobierno continúa “atento a las necesidades, los problemas y dificultades de las economías regionales, mirando el mediano y largo plazo y promoviendo el desarrollo del interior de la provincia”.
Miles de millones
A la hora de hacer un balance sobre cómo afectó la emergencia hídrica a la producción, Lifschitz dijo que “una mirada proyectada de las pérdidas nos indica que, entre todos los sectores y en las obras de infraestructura para normalizar la actividad, el número no es menor a los 3 mil millones de dólares. Está claro que necesitamos ayuda de la Nación, y lo que viene llegando es insignificante. Yo no tengo dudas de que nos vamos a recuperar, la economía santafesina depende directamente del sector agropecuario. Lo que pedimos son créditos, no subsidios”, afirmó.
El gobernador le agradeció “a todos los productores, porque sabemos de su esfuerzo, su trabajo y empeño, que están en las buenas y las malas, a veces con alguna rentabilidad, y otras veces con pérdidas”. Y les comunicó: “Vamos a estar al lado de ustedes y trabajar juntos para recuperar lo más rápido posible a la provincia”.
En números
Pasando los números en limpio, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, ordenó este viernes a todos los ministerios y secretarías que intervinieron en la emergencia un informe detallado de las erogaciones que se hicieron desde diciembre, destinadas exclusivamente a atender sus consecuencias.
Esas cifras arrojan un resultado cercano a los 600 millones de pesos, aportados exclusivamente con fondos provinciales.
Una de las áreas que más inversiones afectó fue la Secretaría de Energía: los gastos en materiales, obras y equipos para la reparación de los daños de las tormentas y la crecida de los ríos alcanzaron los 250 millones de pesos.
Por su parte, el Ministerio de la Producción ya lleva desembolsados en conceptos de subsidios y apoyos económicos a pequeños y medianos productores más de 130 millones de pesos, cifra que según el titular del área “crecerá a medida que se demoren las ayudas y que vayamos descubriendo con mayor precisión las necesidades de cada uno de los productores afectados”.
El podio de gastos lo completa el Ministerio de Infraestructura que, a la fecha, intervino con fondos para reparación de rutas, caminos, alcantarillase inversiones de la Secretaría de Recursos Hídricos, con casi 127 millones de pesos.
A eso habrá que agregarles los 800 millones anunciados por el ministro José Garibay y que servirán para recuperar los más de 100 mil kilómetros de caminos dañados por las lluvias. La inversión será inmediata según explicó el titular de la cartera. Si esos 800 millones se contemplaran como respuesta a la emergencia, la provincia estaría comprometiendo más de 1.400 millones.
Otro ministerio que invirtió dinero no previsto en la proyección anual fue el de Gobierno y Reforma del Estado, que realizó transferencias desde la Secretaría de Protección Civil a personas e instituciones afectadas y atendió con recursos a municipios y comunas de los 18 departamentos en emergencia. En total, ese ministerio desembolsó 52.766.101,84 pesos, según el corte efectuado el viernes.
Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Social aportó casi 10 millones de pesos en asistencia alimentaria y entrega de elementos de uso doméstico para atención de la emergencia; mientras que la cartera de Salud entregó casi 2 millones en insumos, movilidad y horas extra para operativos sanitarios.