santafe
Miércoles 01 de Abril de 2015

En 2014 se blanqueó al 40% de los trabajadores no registrados en la provincia

En los últimos siete años, la fiscalización del trabajo creció un 300%. El año pasado se regularizó la situación laboral de 4609 trabajadores.

Durante el año 2014, las inspecciones laborales realizadas por el Ministerio de Trabajo de la provincia permitieron que se blanqueara al 40% de los trabajadores que no se encontraban registrados al momento de concretarse las inspecciones.

Los trabajadores relevados en 2014 fueron 35.132, de los cuales 11.523 no se encontraban registrados (es decir, un 32,8 %), habiéndose obtenido como resultado la regularización de 4.609 trabajadores (40%). Cabe destacar que en 2012, la tasa de regularización de empleo en la provincia fue del 31,47%, que ascendió a un 39,56% en 2013 y alcanzó el 40% en 2014.

Entre 2007 y 2014, el Ministerio de Trabajo incrementó las inspecciones laborales en un 300%: hace siete años se habían realizado 3.019 inspecciones, mientras que el año pasado se realizaron 12.166 (sumando las realizadas por la Dirección de Salud y Seguridad y las de Inspección Laboral).

 

Más derechos garantizados

En 2014 se ha logrado mejorar las condiciones laborales y de vida de los trabajadores afectados por la informalidad, pues el 40% de los que fueron detectados “en negro” en sus lugares de trabajo, fueron registrados; lo que en términos de derechos, y como precisó el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Julio Genesini, se traduce en “garantizarles efectivamente el derecho a la salud; a tener una salario justo según lo que establecen los convenios colectivos de trabajo y una jubilación en el futuro, a contar con una obra social para ellos y sus familias, a acceder a una cobertura ante accidentes o enfermedades laborales, a poder sacar créditos y adquirir demás bienes y servicios a los que sólo se puede acceder en condiciones laborales regulares”.

 

Contra el fraude laboral

El ministro detalló que este avance en el registro de trabajadores fue posible por el crecimiento y modernización de la estructura de inspección provincial de los últimos años, que significó entre otras cosas,  cambios  en los procedimientos de trabajo y el desarrollo de un nuevo sistema informático. Esto implicó la revisión y unificación de los métodos, procesos y circuitos administrativos, para fortalecer la lucha contra el trabajo no registrado y la detección de nuevas formas de fraude laboral y modos encubiertos de trabajo informal.

La implementación del nuevo “Sistema de Gestión de Inspección del Trabajo” permitió que la documentación laboral presentada por los empleadores ante el Ministerio de Trabajo, pueda ser contrastada -mediante un cruce informático- con los datos registrados en las bases de AFIP; verificándose en forma efectiva y real la situación de cada uno de los trabajadores relevados.

De este modo, la provincia puede detectar distintas situaciones y conductas de empleadores que violan las normas laborales con el fin de evitar la aplicación de multas u obtener una disminución considerable de las mismas.

Al respecto, Genesini explicó: “Un ejemplo de ello, es la conducta que han tenido algunos empleadores, de registrar a sus trabajadores para acceder a la reducción de sanciones y al poco tiempo darles de baja, poniéndolos nuevamente en situación de informalidad: nosotros los volvemos a inspeccionar, al igual que en aquellos casos en los que se impide relevar al personal. Lo mismo hacemos en empresas cuyos titulares no acreditan la situación laboral de sus trabajadores, en cuyo caso se agravan las multas”, agregó.

Finalmente, indicó que el nuevo sistema permite la detección de conductas presumiblemente “ilícitas y de relevancia penal”, como por ejemplo, la adulteración de documentación.

 

Más inspección, más trabajo en blanco

Fernando Muruaga, director provincial de Inspección, destacó que “el objetivo de la inspección del trabajo no es la aplicación de sanciones, sino la efectiva regularización de los trabajadores. Tal es así que ante la regularización de un trabajador, las sanciones se reducen notablemente”.

Mientras que la tasa de regularización crece, la provincia observa un descenso del trabajo no registrado o registrado irregularmente: según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (cuyas mediciones se realizan en los aglomerados urbanos), desde 2008 a la fecha, el descenso  en Gran Santa Fe fue de 10.8 puntos y 3.3 puntos en Gran Rosario.

Actualmente, la provincia tiene promedios inferiores a la media nacional de trabajadores sin descuento jubilatorio: Gran Rosario: 33,2 y Gran Santa Fe: 32,9; en tanto la media nacional se encuentra en el 34,3%.

 

Salud y seguridad

En materia de salud y seguridad en el trabajo se realizaron el año pasado 6.480 actuaciones, lo que significó un crecimiento del 8,37 % respecto al 2013 y un 29,18% en relación al 2012.

Cabe destacar que del total, el 57 % se llevó a cabo  en el sector de la construcción y 23 % en industrias manufactureras. En tanto el resto se concretaron en comercios, establecimientos vinculados a los servicios financieros, agricultura y transporte.

Durante estas actuaciones la Dirección Provincial de Salud y Seguridad constató las condiciones de trabajo de 177.702 trabajadores en toda la provincia.