santafe
Lunes 02 de Mayo de 2016

En la UNL, solo la mitad de las parejas son igualitarias

Un relevamiento realizado por el Programa de Género y el Observatorio Social aborda cuáles son las situaciones de violencia más frecuentes que enfrentan las y los jóvenes universitarios

El Programa de Género de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) –junto con el Observatorio Social de la casa de altos estudios– llevó adelante en 2014 una encuesta entre estudiantes de 12 unidades académicas para conocer su percepción sobre las características de las mujeres y de los varones. Pero, además, indagaron sobre las experiencias violentas y detectaron que tres de cada 10 estudiantes sufrió agresiones verbales y control sobre su apariencia.
•LEER MÁS: “Hay que buscar ayuda, cuando se llega al femicidio ya es tarde”
El trabajo, que fue realizado y coordinado por Claudia Montenegro y Carlos Borsotti, con la colaboración de estudiantes y docentes, reunió las opiniones de jóvenes entre 18 y 25 años. Y abordó los estereotipos que surgen cuando se habla de las características de varones y mujeres.
•LEER MÁS: #NiUnaMenos: "Los hombres no somos todos iguales"
Según los resultados que difundieron desde la casa de altos estudios, las mujeres –y sobre todo a medida que aumentan las edades– se consideran a sí mismas como estables, seguras, racionales, físicamente fuertes y activas, rompiendo así con los estereotipos sociales con los que se las suele vincular como sumisas, débiles y pasivas. Con contrapartida, esas mismas mujeres, a mayor edad, les atribuyen a los varones menos calificaciones como físicamente fuertes, estables y racionales.
•LEER MÁS: En la provincia, durante 2015, hubo 31 femicidios
•LEER MÁS: Sugerencias para el abordaje judicial de la violencia de género
Por su parte, los varones, a mayor edad, se alejan (en porcentajes mayores al 60 por ciento) de los estereotipos de género y disminuye la idea de que son independientes, estables, seguros, físicamente fuertes, activos y dominantes. Además, a mayor edad, los varones consideran que las mujeres son independientes, activas, seguras y estables aunque mayoritariamente estiman que son emotivas y físicamente débiles.

Violencia de género
La Organización de Estados Americanos (OEA) afirma que tres de cada diez mujeres ha sido víctima de violencia de género en sus relaciones de pareja a lo largo de su vida. Según los datos obtenidos por el Observatorio Social de la UNL, se puede observar que en más del 50 por ciento las relaciones de pareja de los estudiantes universitarios no son igualitarias.
•LEER MÁS: En 2015, dos mujeres por día fueron atendidas por ser víctimas de violencia de género
•LEER MÁS: Se inicia el juicio a un santafesino por violencia de género​
Por otro lado, tres de cada 10 estudiantes manifestaron haber padecido violencia psicológica mediante agresiones verbales, control sobre su apariencia personal y control en las relaciones con las amistades, y una de cada 10 mujeres dijo que ha sufrido golpes.
Un punto que llamó la atención de los responsables del trabajo es que la violencia psicológica aparece con altos porcentajes de tolerancia para los varones, mientras que para las mujeres a medida que se avanza en grupos etáreos la tolerancia disminuye. Por su parte, las mujeres manifiestan su intolerancia a cualquier manifestación de violencia y al control en cuanto a la prohibición de estudiar o trabajar.
•LEER MÁS: El norte provincial tuvo mil casos de violencia de género en dos años
La violencia sexual es la que menos se menciona como posible en las relaciones de pareja. Sin embargo, los porcentajes son mayores entre los varones que tienen hasta 19 años, lo que estaría indicando un cambio que se produce con el transcurso del tiempo en la universidad.
Al respecto, Claudia Montenegro, docente de la cátedra Género y Derecho de la UNL, señaló que “analizando los datos podemos decir que hay correlación con los cambios vinculados a los estereotipos de género y la actitud en relación a la violencia en la medida que aumentan los años de los estudiantes y de su permanencia en el sistema universitario”.
•LEER MÁS: El desafío central es frenar la violencia de género
•LEER MÁS: En 2015, por violencia de género hubo 10 trabajadoras del municipio con licencia
Los investigadores plantearon que “el espacio democrático educativo donde se da una convivencia cotidiana hacen más difusos los estereotipos de género, donde además para las mujeres los estudios universitarios podrían implicar un espacio que propicia su empoderamiento”.

Victoria Rodríguez / victoriarodriguez@uno.com.ar