santafe
Miércoles 11 de Mayo de 2016

En los hospitales atienden un parto por día de nenas menores de 14 años

Los datos son a nivel provincial y fueron revelados por estadísticas oficiales del Ministerio de Salud de Santa Fe.

En los hospitales públicos de la provincia una vez por día se atiende un parto donde la madre es una nena de entre 10 y 14 años. Las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud indican que, cada año, entre el 2 y 3 por ciento de los nacimientos en el sector público corresponden a esa franja etaria. En números absolutos eso significa unos 360 partos anuales, lo que a nivel nacional asciende a 3 mil.
Visibilizar la especificidad de la problemática y las consecuencias sociales y sanitarias que conlleva esa maternidad —en muchos casos forzada o producto de abusos sexuales—, obtener estadísticas certeras y establecer protocolos específicos para esos casos, tanto en los ámbitos de salud como de infancia, son los objetivos que se plantea el Comité de América latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) a través del primer informe "Niñas madres", que se llevó adelante en Argentina y otros 11 países de Latinoamérica, y que días atrás se presentó en el Centro de Estudios Igualdad Argentina.
Susana Chiarotti coordinó el estudio que tomó datos de la Argentina, pero también de Bolivia, Brasil, Colombia, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay y República Dominicana. "Muchos países no tienen datos certeros de la cantidad de niñas menores de 14 años que paren y tienen hijos, y ese es un primer problema", indicó la especialista. Y de acuerdo a los datos obtenidos, estimó que en Latinoamérica son más de 60 mil las niñas de entre 10 y 14 años que transitan los 9 meses de gestación.
"Estamos hablando de nenas de 5º y 6º grado, que en más de la mitad de los casos dejan la escuela primaria en una región donde el empleo no abunda, lo que significa la interrupción de su desarrollo y su proyecto de vida, ya que las que se reincorporan lo hacen en espacios educativos de menor calidad", recalcó Chiarotti.
A eso se suman, agregó, "las consecuencias de llevar adelante una gestación con un cuerpo que aún no está preparado, multiplicando los riesgos de consecuencias irreversibles e incluso la muerte; el estigma, las situaciones de discriminación que atraviesan y el abandono que sufren una vez que han tenido sus hijos".
Santa Fe. En la provincia los números se mantienen estables en la última década, recalcó el director Provincial de Políticas de Género e Interculturalidad en Salud, Oraldo Llanos.
Consideró que se trata de una problemática "muy compleja que exige trabajar para visibilizar a uno de los sectores más vulnerables, como son las niñas, dentro de un grupo ya de por sí vulnerable; que son las mujeres".
Contar con datos sobre esa franja etaria específica, discriminada de lo que globalmente se llama embarazo adolescente, "es un primer paso", indicó y admitió durante la presentación del informe que "no existen ni en la provincia ni en el país protocolos específicos para el abordaje".
Basado en estadísticas oficiales de la provincia, detalló que "la estimación de partos de adolescentes tempranas, es de decir de niñas de 10 a 14 años, es de uno por día". Ese número representa entre un 2 y un 3 por ciento de los partos anuales atendidos en el sector público (que a su vez asiste el 75 por ciento de los partos adolescentes); en tanto, el 14 por ciento, corresponde a adolescentes de entre 15 y 19 años.
Los riesgos médicos en esas maternidades tempranas se acrecientan y, en ese punto, Llanos indicó que "teniendo en cuenta todos los factores y variables que se ponen en juego, pueden llegar a quintuplicarse y poner en riesgo la vida de la madre".
A eso se suman las consecuencias sobre el bebé, ya que indicó que "ese 2 por ciento de madres niñas contribuye al 12 por ciento de los bebés nacidos con bajo peso y al 15 por ciento de los nacimientos prematuros", y consideró que "son maternidades con dificultades desde inicio, tanto para las madres como para los chiquitos".
A la hora de pensar sobre las situaciones de las niñas que son forzadas a continuar con la gestación, Llanos indicó que "se viene trabajando en la provincia en el acceso a la interrupción legal de los embarazos".
Puesto en cifras, detalló que en 2014 se registraron oficialmente 109 casos en la provincia, de los cuales 7 eran de adolescentes tempranas; en tanto, en 2015 fueron 172 y cuatro correspondieron a esa franja etaria.
Penalización. Desnaturalizar el embarazo en las niñas, discriminándolo del embarazo adolescente y logrando estadísticas específicas, es para la coordinadora del informe de Cladem "un primer paso fundamental para poder abordar una problemática que en nuestra región está ligada al abuso sexual y a los escandalosos niveles de impunidad que los abusadores tienen en la Justicia".
El reclamo de la organización a nivel nacional y latinoamericano apunta al establecimiento de protocolos específicos, tanto en las áreas de salud e infancia como en la Justicia, además de la penalización de todo aquel que fuerce a una niña a continuar con un embarazo u obstaculice su interrupción.


Fuente: La Capital