santafe
Domingo 05 de Abril de 2015

“En Santa Fe tenemos un polo de investigación muy potente”

Roberto Salvarezza, presidente del Conicet, destacó el desarrollo científico en la ciudad y lo atribuyó a la vinculación que se ha generado con las universidades. Además, habló de los desafíos a encarar

La capital provincial es la ciudad con mayor concentración de investigadores –cinco cada 1.000 habitantes– de todo el país. Además, cuenta con una gran cantidad de institutos de investigación de doble dependencia entre las universidades públicas y el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas). Por eso está siendo observada, en el país y la región, como uno de los polos científicos destacados.

El martes, con motivo de la inauguración del nuevo edificio del Incape Conicet-UNL (Instituto de Investigaciones en Catálisis y Petroquímica), visitaron la ciudad el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, y el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza.

Ambos, luego del acto, se refirieron a la importancia que está cobrando Santa Fe en materia de desarrollo científico y atribuyeron ese crecimiento a la importante vinculación que se ha logrado entre las universidades nacionales y el Centro Científico Tecnológico (CCT) Santa Fe del Conicet.

La máxima autoridad del Conicet a nivel nacional también hizo hincapié en el futuro del polo científico local y destacó que, entre otras cosas, debe servir de base estratégica para el desarrollo de las investigaciones en localidades cercanas.

Barañao resaltó el lugar que están ocupando la ciudad y la provincia de Santa Fe en materia de desarrollo científico en el país. “Santa Fe está muy bien. Con algunas escuelas de larga data en materia de ingeniería como la petroquímica y la química, en general, pero también con fuertes grupos en materia de biología molecular”, marcó.

Y continuó: “En Rosario hemos inaugurado el IBR (Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario) y tenemos más de 22 obras en la provincia de Santa Fe. Es una de las jurisdicciones que más ha crecido gracias al proceso acumulado de formación de recursos humanos y de la importancia de sus universidades, tanto la UNL como la Universidad Nacional de Rosario (UNR)”.

En ese sentido, insistió con subrayar el importante aporte que realizan las casas de altos estudios en la profundización de un modelo orientado a la investigación. “Quiero recalcar que el enfoque que se ha dado en la formación de recursos humanos ha sido muy orientado hacia las necesidades prácticas y esto es algo que rescatamos porque es, de alguna forma, la impronta que queremos darle a todo el sistema científico nacional”, dijo.

Soberanía tecnológica
Por su parte, Roberto Salvarezza también insistió con la necesidad de continuar reforzando el vínculo con las universidades nacionales y recordó que recientemente participó del plenario del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que está integrado por todos los rectores de las casas de altos estudios públicas del país.

“Estuvimos en la reunión del CIN y fue un plenario estupendo donde el Conicet se integró y mostramos claramente nuestra voluntad de articular con la Universidad”, explicó en diálogo con Diario UNO el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones.

Y agregó: “El Conicet no puede separarse de las universidades. El 90 por ciento de nuestros 9.000 investigadores son docentes universitarios. De los 225 institutos que tenemos, el 90 por ciento es compartido con distintas universidades nacionales. Somos parte de la Universidad, nos sentimos parte de ella y, conjuntamente, trabajamos para que la ciencia y la tecnología pueda ser transferida a la sociedad.

Durante el plenario del CIN, también instó a los rectores a seguir fortaleciendo vínculos en pos de que la ciencia y la tecnología contribuyan al desarrollo del país para lograr que el conocimiento producido pese en nuestra propia soberanía, porque “conocimiento es soberanía”, afirmó.

Además, subrayó la importancia de los instrumentos que ya genera el organismo para que se investiguen temas de relevancia regional: Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS); Proyectos de Investigación Orientada (PIO) y Centros de Investigaciones y Transferencia (CIT).

—¿Por qué consideran que cada vez más docentes universitarios se vuelcan a la investigación?
—Creo que ha habido una valorización no solo desde el punto de vista del financiamiento del sistema, a través de mejores sueldos y condiciones de trabajo, sino también desde lo simbólico. Pasamos de ser un país que, en los 90, nos mandaba a lavar los platos y donde los científicos no teníamos cabida, a un modelo nacional distinto. Hoy la ciencia y la tecnología son insumos y, desde lo simbólico, se muestran como algo necesario para el desarrollo.

“Eso –continuó– no es algo que debería sorprendernos porque las sociedades más desarrolladas han construido su economía, justamente, al conocimiento. Hoy en día se habla de pasar de la economía del capital a la economía del conocimiento. Entonces, lo que se ha hecho es poner en valor la actividad de los científicos pero con la condición de que esa actividad debía ser volcada hacia la sociedad”.

—¿Cómo está Santa Fe en el marco de ese proceso de transformación que atraviesa el país?
—Santa Fe es una de las ciudades con mayor desarrollo científico. Acá hay 12 institutos de investigación, 11 con la Universidad Nacional del Litoral y uno con la Facultad Regional Santa Fe de la Universidad Tecnológica Nacional (FRSF UTN). Y la cantidad de investigadores es muy grande, como destacó durante el acto la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner). Realmente tenemos aquí un polo de investigación muy potente, lo mismo sucede en Rosario. Por eso consideramos que, ahora, desde acá, tenemos que irradiar lo que tenemos a otras zonas cercanas como las nuevas universidades que se van a ir creando (en relación a la reciente creación de la Universidad Nacional del Rafaela, aprobada en diciembre del año pasado).

“Así como el Cenpat (Centro Nacional Patagónico) nos ha servido como base de operaciones para incidir en la Patagonia, creemos que Santa Fe es un núcleo que va a irradiar hacia otras zonas en las que necesitamos reforzar nuestra masa crítica de investigadores”, ejemplificó el funcionario nacional.

—¿Qué es lo que ha favorecido en Santa Fe el desarrollo de la investigación y el arraigo de científicos repatriados en los últimos años?
—Hay una larga tradición de investigación en Santa Fe. Fundamentalmente hay una universidad, como la UNL, que es muy activa y tiene una trayectoria cultural y científica muy importante, que también se ha asociado con el Conicet en este proyecto de hacer ciencia y conocimiento. La universidad, acá, es clave porque es ella la que genera, a través de sus graduados, los recursos humanos para avanzar. Por eso creo que las casas de altos estudios son una de las claves del éxito para tener núcleos y recursos humanos activos en investigación.

—¿Cuál es la proyección que ven para Santa Fe en cuanto al desarrollo científico a nivel nacional?
—Creo que Santa Fe va a continuar siendo, como lo es hoy Rosario, La Plata, Buenos Aires y Córdoba, un núcleo que se va a seguir proyectando y generando conocimiento. Consideramos que, con centros como este, vamos a tener un país con soberanía tecnológica si no perdemos de vista que debemos elegir correctamente nuestro futuro.

Victoria Rodríguez / Diario Uno de Santa Fe