santafe
Sábado 25 de Abril de 2015

Entró a robar una parroquia, se vistió de cura y cuando lo descubrió la policía los quiso bendecir

Un delincuente fue sorprendido por la policía cuando robaba en la casa parroquial del cura de San Pedro en el parque Juan de Garay de Santa Fe, en la noche del viernes. Alexis Louvet, el sacerdote, denunció la presencia de extraños en su vivienda, el robo fue frustrado y el ladrón terminó preso. 

Diario UNO de Santa Fe, dialogó este sábado con Alexis Louvet, el sacerdote de la parroquia San Pedro de Santa Fe. Louvet narró que el delincuente, al ser sorprendido por la policía, se colocó su sotana y estuvo a punto de darles la bendición a los agentes para sortear la segura detención. La maniobra fue desbaratada, porque el ladrón no calculó que quien denunció el suceso fue precisamente el cura párroco, y luego de sacarle la indumentaria eclesiástica, lo llevaron detenido.

Vestido de cura para zafar el arresto
Durante este mediodía, el padre Louvet, de 37 años, narró la insólita experiencia que atravesó en las primeras horas de la madrugada. Al intentar guardar su auto en la casa parroquial de San Pedro, en Crespo 3770, notó que el portón trasero estaba forzado y vio luz en el interior. Bajo los indicios de que algo andaba mal, se contactó con el 911. 

En cuestión de minutos, dos suboficiales arribaron al lugar. Los agentes del tercio de guardia de la Comisaría 28° de barrio Barranquitas, luego de dialogar en la vereda con el sacerdote Louvet, ingresaron al inmueble donde  sorprendieron al ladrón que intentó eludir su arresto asegurando que era el sacerdote del lugar. La puesta en escena del delincuente contaba con vestir la sotana de cura que, según los testigos, le quedaba muy apretada.

Frustraron el robo de elementos
Los suboficiales Eduardo José Maidana y Ariel Martínez de la Comisaría 28° del barrio Barranquitas de la UR 1° La Capital, Región 3°, inmediatamente le sacaron la sotana al delincuente, lo neutralizaron, esposaron e identificaron como R. A. M. de 24 años. Le secuestraron tres bolsos en los que tenía una notebook, micrófonos de la parroquia, gran cantidad de electrodomésticos, dinero en efectivo y efectos personales del sacerdote Louvet, que inmediatamente los reconoció como propios. El ladrón, impostor de sacerdote, fue llevado aprehendido al destacamento policial del parque Juan de Garay, y posteriormente se informó al fiscal en turno, Roberto Apullán, sobre el resultado del trabajo policial y la formación de causa por "tentativa de robo agravado por la quebradura de puerta".

Juan Trento / policiales@uno.com.ar