santafe
Jueves 09 de Julio de 2015

Esos dos Raros: la disputa por un libro mágico lleno de sorpresas

El grupo Hijos de la Pavota lleva a las tablas de la Marechal esta obra el jueves 23 y viernes 24, desde las 17

El Grupo Hijos de la Pavota: teatro para niños y niñas tiene todo listo para estas vacaciones de julio. En este caso presentarán la obra Esos Dos Raros. María Cecilia Piccioni y Joaquín Lavini en este caso se darán cita en la Sala Marechal del Teatro Municipal para mostrar esta obra el jueves 23 y el viernes 24 de julio, desde las 17. Cabe destacar que las entradas tendrán un valor 60 pesos y para estudiantes de teatro 30. 
Esos dos Raros es una obra de teatro y títeres diversos, que propone un mundo cotidiano: una niña, un colectivero, una casa, un libro, una luna, una leyenda, pero de todo aquello acostumbrado comienza a fluir lo surreal, lo mágico, lo inesperado. Además la obra es musicalizada en vivo, y todo transcurre bajo los influjos hipnóticos de una guitarra y su misterioso músico que, muy cerquita del público, generan una atmósfera única. Destinada a todo tipo de público, la obra podrá ser disfrutada por toda la familia, incluyendo a los más pequeños, por la libertad y el amor que tiene y trasmite el payaso, la espontaneidad e improvisación, los infinitos recursos que se le permiten en escena. La posibilidad que tiene el payaso de invitar al público a ser parte activa de la obra. 
Los payasos y sus payasadas, músico en escena y música en vivo, escenografía versátil, la riqueza de la leyenda, el humor, coreografías, los títeres y marionetas, todo orientado hacia un público infantil son los elementos principales de esta obra teatral, acorde a la diversidad y vertiginosidad que viven los niños de hoy.
Los personajes de esta obra deberán poner el pellejo en cada situación. Son payasos que conviven con la soledad, la marginación social, las peleas y otros desmanes. Estos temas al estar tratados con humor ofrecen al niño la posibilidad de reflexionar sobre ellos de una manera suave, distendida. No se proponen en su trabajo nunca subestimar al niño, por el contrario, es un ser pensante que merece ser respetado dándole las herramientas para alimentar su creatividad e intelectualidad. Los chistes, los títeres y las marionetas son cómplices del humor que propone la obra. 
Catalina y un libro mágico
La protagonista es una nena torpe y solitaria. Todos los días se toma el colectivo para ir a la escuela. El Colectivero es un hombre hosco y solitario, que convive con víboras.
Un día, Catalina, camino a la escuela encuentra un libro mágico que cuenta “La Leyenda de la Cueva de la Luna”: una vez al año, la Luna envía a Lunares y Pelos, su ayudante lunar que vive dentro del libro, a elegir a una persona de noble corazón, pues ella, la Luna, se convierte en mujer y baja a la Tierra a tomar un matecito, dando una gran recompensa a quien se lo cebe. A Catalina le gusta tanto, tanto la historia que se queda con el libro. En el colectivo, Catalina se asusta con las víboras del Colectivero, huyendo despavorida y olvidando su libro. El Colectivero recoge el libro y lo lleva a su casa, donde descubre que es un libro mágico cuando Lunares y Pelos aparece y le cuenta en secreto que puede ganar una recompensa si prepara el mate a la Luna.
Catalina, en su afán por recuperar el libro, llega a la casa del Colectivero. Disputan, corren, se persiguen, y se pelean hasta que el Colectivero cae desmayado. Catalina recupera su libro y la magia se hace presente: Lunares y Pelos cuenta en secreto a Catalina lo del matecito, la Luna y la recompensa.
Cuando el Colectivero despierta deciden que lo mejor es trabajar juntos para conseguir la recompensa y repartirla. Pero ponerse de acuerdo les cuesta mucho. Y preparar el mate se convierte en una ardua tarea donde afloran ambiciones, odios y rencores. Logran preparar y cebar el mate, pero este duelo los deja exhaustos. Se quedan dormidos.
Sobre el grupo
El grupo de teatro para chicos “Hijos de la Pavota” reunió a sus integrantes: Joaquín Lavini y María Cecilia Piccioni en 2011 con variadas presentaciones callejeras e intervenciones públicas y privadas con rutinas de clown para niños y adultos. Los gratificantes resultados obtenidos y el disfrute de la actividad teatral fueron los impulsores: se consolidó como grupo estable y comenzó su actividad artística formalmente en 2012, estrenando su primera obra de teatro: El circo del Gran Enrique, una conjunción de teatro, técnica de clown y títeres, que estuvo en cartel con éxito. A fines de 2013 el grupo preparó su segunda obra de teatro que se estrenó en 2014, que contó con el apoyo del Instituto Nacional de Teatro. Fue ganadora del “Concurso de Coproducciones Escénicas 2014” del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe.
El grupo Hijos de la Pavota tiene una trayectoria de cuatro años, durante los cuales ya ha recorrido muchísimas localidades de Santa Fe, y de otras provincias presentándose en plazas, escuelas, dispensarios, jardines de infantes, cárceles, salas, teatros y festivales, llevando con éxito la risa y el teatro de payasos.