santafe
Domingo 28 de Febrero de 2016

Este lunes no hay clases en la provincia, los docentes inician su plan de lucha

Tras el rechazo a la propuesta salarial que realizó el gobierno provincial, se inicia hoy el paro de 48 horas. Habrá una concentración frente a la Regional IV. 

Hoy estaba previsto que comiencen las clases. Era el primer ciclo lectivo en el que se habían logrado planificar 190 días de clases, la meta que puso en 2012 el entonces ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni. Sin embargo, las idas y vueltas de la paritaria nacional –que impactó en la provincia– y una oferta local que no convenció a los educadores generó el rechazo y la decisión de realizar un paro de 48 horas que comienza hoy. Además, en la capital provincial, a las 10 habrá una concentración frente a la Regional IV de Educación, ubicada en Avellaneda 3381.
Una vez conocido el rechazo y que la paritaria nacional cerraba con un incremento del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) que en julio llegará a $1.210 ($110 más que lo anunciado por el ministro de Educación, Esteban Bullrich hace 10 días), la provincia volvió a convocar el viernes pasado a los docentes para intentar que los maestros dejen en suspenso la medida de fuerza y comiencen las clases.
Pero los gremios explicaron que solo las bases tenían esa potestad y que ya no había tiempo para la consulta. Así, se espera que el gobierno provincial –que ya anunció que tienen una nueva propuesta– los convoque ni bien termine el paro de esta semana para comunicarles la nueva oferta y tratar de destrabar el conflicto.
Es el segundo año consecutivo en el que la paritaria del sector no llega a un acuerdo antes del primer día de clases. En esta oportunidad, eso se debe a que el jueves Amsafé y Sadop –y el viernes UDA y Amet– rechazaron la oferta que realizó el gobierno santafesino de un incremento del 30,5 por ciento en dos etapas.
Los sindicatos habían expresado que el piso de discusión para ellos era el 35 por ciento de recomposición salarial pero el gobierno nacional puso un techo en el 25 por ciento y la provincia optó por quedar a medio camino con una propuesta que no conformó, en parte, porque incluía el aumento del Incentivo Docente (Fonid) que la Nación había anunciado pero no había querido firmar hasta el momento en que los educadores votaron en las escuelas.
Cabe mencionar que el incremento que ofreció la gestión de Miguel Lifschitz consistió en una suma de 1300 pesos por única vez en febrero (de los cuales 300 corresponden a la suba prevista del Fonid, que ahora es de $400 en ese mes); un incremento del 20 por ciento a partir de marzo y el resto desde julio (incluyendo el incentivo docente).
En el caso de Amsafé, el rechazo a la propuesta se impuso por más de 28.000 de los 30.000 votos que se registraron en la provincia. Y en el caso del Sadop, la negativa fue unánime porque no hubo nadie que propusiera aceptar ese porcentaje.
Al momento de justificar la decisión de los educadores, el secretario adjunto de Amsafé, José Testoni, explicó: “Creemos que hay una pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores fruto del paquete de medidas económicas del gobierno nacional”. Y siguió: “Mes a mes, desde octubre, se ha ido duplicando el porcentaje de inflación. Esa situación obviamente nos llevó a una inflación interanual de arriba del 30 por ciento”.
Respecto a las expectativas de incremento que tienen los educadores, Testoni –quien también es el secretario general de la CTA Santa Fe– señaló: “La pretensión de los trabajadores es duplicar el salario. Estaría perfecto que eso le pase a todos los trabajadores, sería muy bueno para la sociedad, y que el poder financiero, los sectores agroexportadores y las mineras distribuyan la riqueza. Sin embargo, nosotros vamos a ir a discutir por lo menos para no perder. Y esa es la situación a la que nos quiere condenar el techo para las paritarias del gobierno de Mauricio Macri”.
Ahora será el gobierno provincial el que deba hacer su movida. Si en los próximos días se vuelve a convocar a los sindicatos a la mesa de discusión paritaria y hace un nuevo ofrecimiento que sea superador, el mismo será puesto a consideración de los educadores en las escuelas; sino la semana que viene habrá un nuevo paro de 48 horas.
Una lucha de los trabajadores
Rodrigo Alonso, secretario adjunto de Amsafé La Capital, recordó que en la asamblea provincial del gremio, que tuvo lugar el jueves pasado, se definió que haya medidas de acción directa en cada una de las regionales. “Así que lo que vamos a hacer desde el departamento es fortalecer esa resolución de la asamblea convocando a todos los compañeros activos y pasivos a concentrarnos frente a la sede regional para exigir que esta propuesta sea mejorada”, dijo.
Y desde el Sadop Santa Fe, ya el jueves después del congreso, habían anunciado que acompañarían la medida –pese a que la Regional IV no tiene injerencia sobre las instituciones educativas de gestión privada– para mostrar la unidad en el rechazo a la propuesta salarial que realizó la provincia el lunes pasado.
Consultado sobre la responsabilidad de que se haya llegado a esta situación, el referente de Amsafé La Capital apuntó a los gobiernos. “Nosotros, como lo veníamos diciendo desde enero, entendíamos que el gobierno tenía que convocarnos con tiempo. Fue una equivocación esperar hasta prácticamente el inicio del ciclo lectivo para reunir a la mesa paritaria. Nos parece que eso conspira contra un inicio normal de las clases en la provincia de Santa Fe. Si se hubiese convocado con tiempo existía la posibilidad de seguir discutiendo y mejorando la propuesta”, expresó.
Y agregó: “Lamentablemente el gobierno tomó otro camino y si hay un responsable de que las clases no se inicien en la provincia de Santa Fe es el gobierno santafesino”.
Por su parte, Patricia Mounier, secretaria general del Sadop, señaló: “Nosotros pretendemos que los padres y los alumnos comprendan nuestra situación. Esta es nuestra forma de luchar, históricamente lo hicimos así. Es cierto que el lunes (por hoy) todo el mundo tenía centradas las expectativas en el comienzo del ciclo lectivo pero esta es nuestra única forma para reclamar una recomposición salarial digna que tenga que ver más con recuperar algo del poder adquisitivo perdido”.
En ese sentido, insistió con la pérdida de valor del salario a partir de “la devaluación y la inflación”. “Luchando así, reclamando por nuestros derechos, también hacemos docencia. Nosotros lo entendemos así aunque a los padres no les guste. Esta es una forma de apostar también por la calidad educativa porque el salario docente también es parte de las condiciones para lograr calidad educativa. Esperamos que toda la comunidad nos acompañe en nuestro reclamo porque nos parece que es justo”, manifestó.
Victoria Rodriguez / Diario UNO