santafe
Jueves 24 de Diciembre de 2015

Falleció uno de los hermanos que resultó quemado en el incendio de Tiro Loco

Se trata del menor de ellos, de 20 años, quien tenía más del 80% de su cuerpo quemado. Su hermano sigue internado en la terapia del Cullen.

Tras dos días de agonía, falleció uno de los hermanos que resultó quemado en el incendio del local Tiro Loco, ubicado en calle Gutiérrez casi Aristóbulo del Valle.
Se trata del menor de ellos, Franco de 20 años, quien tenía casi el 90% de su cuerpo afectado con quemaduras. Su hermano Renzo aún permanece internado en la terapia del hospital Cullen con el 40% de su cuerpo afectado por las quemaduras.
En diálogo con LT10, el director del nosocomio, doctor Roberto Chito dijo que: “el deceso se produjo por un fallo multiorgánico, producto de la gravedad que presentaba su cuadro”.
En cuanto a la recuperación de su hermano de 24 años dijo que “sigue internado en la Terapia Intensiva y continúan con los trabajos para mantener estable todos sus parámetros, ya que aín no podemos decir que está fuera de peligro, pero sí estable”. 
El siniestro
Ocurrió el martes 22 minutos antes de las cuatro de la madrugada. Allí el pub Tiro Loco ubicado en Gutiérrez, a 50 metros de Aristóbulo del Valle comenzó a incendiarse. Las llamas que se propagaron de manera instantánea quemaron a dos hermanos, propietarios del emprendimiento, quienes se encontraban en el local. Se trata de Franco Gualini de 21 años y Renzo Gualini de 24.
El resultado de los peritajes
Roberto Apullán, fiscal de la causa, señaló que de acuerdo con el informe de los bomberos policiales que ejecutaron los peritajes criminalísticos en el café y bar del barrio Fomento 9 de Julio de la capital santafesina, fue intencional, o sea se trató de un ataque criminal que dejó a dos hermanos muy jóvenes al borde de la muerte. 
El trabajo de los bomberos que ejecutaron los peritajes fue la colección pormenorizada de cada uno de elementos que entró en combustión cuando se produjo la explosión, paredes, techo, piso, mobiliario de los más diversos materiales, que resultaron todos quemados en su totalidad o parcialmente. 
Los peritajes arrojaron que los criminales que ingresaron al local a la madrugada, arrojaron líquido combustible sobre todo el interior y dejaron todo armado para que cuando llegaran los hermanos Gualdini encendieran la luz y todo explotara por el aire. A esta altura, es un milagro que las víctimas estén con vida.