santafe
Jueves 20 de Agosto de 2015

Indignación en Barranquitas: "Lo que le ocurrió a Francisco, fue la gota que rebalsó el vaso"

Así lo manifestó Andrea Passini, integrante de la vecinal Pro Adelanto Barranquitas, tras el robo y agresión al propietario de La Vaca Loca. Presentaron al Ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, un pedido de audiencia.

Tras el robo y la agresión al comerciante santafesino en Barranquitas, la comunidad del barrio manifestó su malestar. Aseguran que hace una semana habían presentado una nota al ministro de Seguridad de la Provincia, Raúl Lamberto, y sin obtener respuesta hoy por la mañana volvieron a entregarle otro pedido de audiencia. 
•LEER MÁS: Conmoción por el robo y ataque al dueño de un autoservicio en el barrio Barranquitas
“Nuestro reclamo por la seguridad es permanente", sostuvo Andrea Passini, integrante de la vecinal Pro Adelanto Barranquitas, en diálogo con LT10. Asimismo indicó "la semana pasada" habían acercado "una nota al ministro Lamberto y hoy, otra". "Lo que cambia es el tono de las nota. Lo que le ocurrió a Francisco, un muchacho trabajador, fue la gota que rebalsó el vaso”, dijo con indignación.
Este miércoles a las 20.35, Francisco Lazzarini de 35 años, propietario del autoservicio La Vaca Loca, fue baleado en el abdomen en un intento de robo en su local comercial, ubicado en la esquina que forman las calles Domingo Silva y Saavedra. Los vecinos escucharon el disparo, salieron de sus casas, y ayudaron a Francisco, que se encontraba tirado en medio de un profuso charco de sangre. 
Passini comentó también que “la vecinal sufrió un robo el viernes. Un día antes le habían robado a una chica que hace patín en la vecinal. La situación es muy complicada. Necesitamos que el estado proteja la vida de las personas”. 
Más inseguridad en el barrio
Por su parte, Patricia Avellaneda, docente de la escuela Fátima, ubicada a una cuadra del lugar donde balearon anoche al comerciante, dijo que “hace muchos años que el barrio es inseguro" y que "los alumnos sufren arrebatos constantemente". Finalmente comentó que "los padres tiene que venir a buscarlos para cuidarlos o los chicos se tiene que manejar en grupo. Inclusive hubo intento de secuestro de chicos”. 
En tanto, Mirtha, dueña de una librería de la zona, también aseguró que “la inseguridad es permanente. Los chicos de la escuela, los comerciantes y los vecinos sufrimos robos todo el tiempo"