santafe
Viernes 03 de Junio de 2016

Ingenio solidario: ahora, un “perchero social” para los que menos tienen

Esta iniciativa solidaria que sorprendió a los santafesinos, nació con solo unas maderas y algunos clavos, acompañado de un cartel escrito a mano que reza el siguiente mensaje: “¿Tenés frío? Llevá uno. ¿Querés ayudar? Poné uno”. 

Claro está que detrás de esto se encuentra el desinteresado y destacable deseo de un joven santafesino de ayudar a los que menos tienen y al mismo tiempo darle batalla al frío en las calles, y que junto con la colaboración de su mamá y abuela, reciben a diario una gran cantidad de prendas de diversos barrios de la ciudad que luego entregan a las personas que más las necesitan.
Y parafraseando dentro de este contexto solidario, el “ropero” donde se encuentra este “perchero social” se encuentra en pleno corazón de barrio Roma, en calle Gobernador Vera al 4000, entre Roque Sáenz Peña y Juan Díaz de Solís. 
“Arranqué colgando algunas prendas personales y poco a poco la gente se fue acercando y motivando con la iniciativa donando ropa”, contó el autor de la iniciativa, Nicolás Pérez Rodrigo, y continuó: “Así, luego de un mes del comienzo ya estoy armando bolsones de ropa para entregar a los que menos tienen en diversos barrios de la ciudad como Santa Rosa de Lima, Yapeyú, Villa del Parque y también en Sauce Viejo”.
 
“Y así se fue dando todo, casi sin pensarlo, dejándome llevar por la solidaridad y las ganas de ayudar”, subrayó Nicolás, que junto  con su abuela llevan adelante el proyecto que ya tiene muchísimos bolsones de ropa para seguir entregando.
 
“Esto fue creciendo por el boca a boca y la gente se fue acercando hasta el perchero a ayudar con una prenda en algunos casos, y con bolsas de ropa en otros. De este modo, muchas personas pasan a diario a retirar pantalones, remeras, camperas y otras prendas donadas. Como digo yo siempre, a la gente solo la ayuda la gente”, resaltó el joven de 20 años.
 

Una idea para imitar
Los actos solidarios son de vital importancia para toda sociedad, necesarios y siempre bienvenidos. Algunos de ellos aparecen en los lugares menos esperados y es preciso lograr que su voz de ayuda pueda sonar lo más fuerte posible para que se repliquen en diversos puntos cardinales con el fin de ayudar a los que necesitan una mano. 

“Esto nació por una iniciativa solidaria que observé en las redes sociales que se realizaba en otros países de Latinoamérica como Perú y Bolivia, y que luego se fue copiando en algunas ciudades de Argentina”, contó Nicolás.

Vale destacar para aquellas personas que quieran ayudar y colaborar, se pueden acercar todos los días a Gobernador Vera 4052, timbre 2, entre las calles Roque Sáenz Peña y Juan Díaz de Solís, en barrio Roma.
 

La abuela “Chiche”
Nicolás no está solo en este proyecto solidario. Su abuela, “Chiche”, es una pata muy importante en todo esto, y ella se muestra orgullosa de poder alentar a su nieto en esta cruzada social. “La verdad es que cuando observé a mi nieto tan emocionado no dudé en ayudarlo, pero con el temor de que se nos vaya de las manos. Pero por suerte nos pudimos organizar y comenzamos a clasificar toda la ropa que llegaba de distintos puntos de la ciudad”, sostuvo la abuela, que inmediatamente dobló la apuesta y desde el día cero se entusiasmó con la iniciativa y comenzó a tejer bufandas al crochet con lana que tenía sin utilizar en su casa para ayudar. 
 
“Nos sería de mucha ayuda que la gente pueda donar lana. Nosotros no somos una familia pudiente y necesitamos también de la solidaridad de los demás. También necesitamos bolsas de consorcio grandes para colocar la ropa y armar los bolsones”, finalizó “Chiche”.
 
Estas noticias vienen a cubrir un vacío que muchas veces el Estado deja en relación al punto de vista social. Así, se puede ver cómo, desinteresadamente, miembros de una familia toman la posta y la iniciativa para poder ayudar. Si todos imitaran la actitud de Nicolás y “Chiche”, seguramente se lograría una sociedad mucho más integrada y con valores a flor de piel, que en la actualidad, cuestan observar. 
Matías De Philippis / matiasdp@uno.com.ar