santafe
Domingo 03 de Abril de 2016

La Caja de Ingeniería se consolida con un superávit de 110 millones

Los números se dieron a conocer en la asamblea anual que tuvo lugar el jueves pasado. Atenta al contexto laboral nacional, la entidad se asesora y trabaja en preservar el aporte de sus miles de afiliados

La Caja de Previsión Social de los Profesionales de la Ingeniería de la Provincia de Santa Fe (Primera Circunscripción), es una entidad con personería jurídica de derecho público no estatal, sin fines de lucro. Tiene como fines esenciales proporcionar a todos los profesionales inscriptos en los Colegios Profesionales, que se encuadren en las disposiciones de las Leyes Provinciales 4.889 y 6.729, los beneficios de la cooperación mutua para asegurarles asistencia y seguridad social en condiciones dignas y justas.
El jueves pasado, la entidad desarrolló una asamblea general ordinaria en San Jerónimo 3045 en la cual se aprobó la memoria y balance de los dos regímenes que administra la Caja, que son el sistema jubilatorio de seis colegios profesionales y un régimen asistencial (similar a una obra social).
“Para nosotros la asamblea no es solo un acto formal, sino donde aquí participan generalmente muchas personas que se interesan, por eso agradecemos mucho a nuestros afiliados. En este caso, el balance dio 110 millones de pesos de superávit, respecto del período de 2014”, destacó, en diálogo con Diario UNO, el presidente de la Caja de Ingeniería,  Amaro Busatto.
“Esto es producto de las inversiones que la Caja tiene a lo largo de muchos años y que va preservando para que se retroalimente el fondo jubilatorio. En la obra social los números son más acotados porque allí inciden también los incrementos en los costos”, explicó.
—¿En qué proyectos o beneficios se puede traducir ese superávit?
—En el caso del régimen asistencial siempre es equilibrado, porque no se buscan ganancias. Lo que mueve el amperímetro son los problemas de salud que tengan los pacientes, porque hay tratamientos o medicamentos biológicos muy costosos. Para dar un ejemplo: una vacuna para la hepatitis C hoy tiene un costo de 500 a 600 mil pesos. Si aparecen tres casos, se desequilibran las cuentas. En el ejercicio anterior habíamos tenido 700 mil pesos de pérdida y este año tuvimos  un superávit de dos millones. Por eso digo que se van equilibrando las cuentas. 
“En cuanto al superávit, es producto de las inversiones, para las cuales tenemos un buen asesoramiento. Son inversiones en bonos, plazos fijos, en dólares, que se van realizando para preservar en el tiempo el valor del dinero que va ingresando por cuotas de activos pero a la vez va saliendo en el pago de pasivos. Tenemos 900 jubilados ya y todos los meses hay afiliados que llegan a los 65 años de edad y 35 de aportes”, indicó.
En la actualidad, la Caja de Ingeniería de Santa Fe, Primera Circunscripción, tiene alrededor de 6.500 afiliados del régimen jubilatorio y cerca de 4.800 en el régimen asistencial. 
Participan de la institución el Colegio de Arquitectos-Distritos 1, 5 y 6 (Ley 10.653); el Colegio de Ingenieros Agrónomos-1ª y 3ª Circunscripción (Ley 10.780); el Colegio de Profesionales de la Agrimensura-Distrito Norte (Ley 10.781); el Colegio Profesional de Maestros Mayores de Obra y Técnicos-Distrito 1 (Ley 10.946); y el Colegio de Profesionales de la Ingeniería Civil-Distrito 1 (Ley 11.008).“Se trata de todas las ramas de la ingeniería, la arquitectura y los técnicos”, sintetizó Busatto. 
Al comparar la Caja de Ingeniería local con otras circunscripciones, Busatto aseveró: “Yo la veo muy bien, porque participamos de una Coordinadora de Cajas de la Provincia con la Caja Forense y la de  Ciencias Económicas y tenemos un accionar común, incluso con Iapos. A su vez, esta organización participa de una coordinadora nacional, donde uno ve que en 58 años de existencia hoy esta es una caja sólida”. 
“Todas las instituciones están en un mismo contexto. Hay que entender que si la gente pierde trabajo el esquema se volatiliza. En este momento, hay que ver cómo viene la situación nacional”, consideró.  

La Mutual
La caja también cuenta con una mutual que “es una herramienta creada jurídicamente en forma independiente para poder hacer unidades de negocios diferentes; es lo que permitió, por ejemplo, tener una farmacia propia, una óptica, consultorios odontológicos, una oficina de turismo y otras iniciativas en las cuales se trabaja en la actualidad”, describió el presidente de la institución.
“Todo ese desarrollo que estamos haciendo le da a los afiliados, por una mínima cuota de 30 pesos, beneficios directos como los descuentos en los medicamentos, además de los que tengan por la obra social, incluso a quienes no pertenecen a la misma”. “Al ser una mutual, se puede afiliar otra gente para obtener mayores descuentos en distintos productos”, concluyó Busatto.