santafe
Lunes 14 de Marzo de 2016

La dislexia será el eje de un documental local único en Latinoamérica

Difusión. Una cooperativa de trabajo audiovisual lleva adelante una producción sobre ese trastorno del aprendizaje que permitirá ayudar a su detección y abordaje integral

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que dificulta la comprensión de textos y, por lo tanto, complejiza las tareas escolares. Sin embargo, la falta de preparación de los docentes muchas veces hace difícil que el problema sea identificado y, por lo tanto, abordado correctamente. Para hacer frente a esa desinformación, en Santa Fe se prepara un documental único en Latinoamérica que busca difundir y dar herramientas para detectar y ayudar a las personas con ese problema.
Nalá Cooperativa de Trabajo Audiovisual y Gráfica, y Aprendamos –una ONG que nuclea a familiares de niñas, niños y adolescentes con dislexia– están realizando un documental de 26 minutos en alta definición. “El tema de los chicos con dislexia y cómo es su aprendizaje en las escuelas es algo que se empieza a visibilizar. Por eso estamos armando una coproducción”, explicó Pablo Barbagallo, integrante de Nala, y agregó: “Vimos que no había material audiovisual sobre dislexia y surgió la idea de armarlo”.
La calidad del material que se está elaborando es la clave de la propuesta. Se entrevistó a una gran cantidad de profesionales y personas que tienen el trastorno pero el objetivo es que el material llegue al público en general, incluso que pueda ser difundido en medios masivos de comunicación.
 

“Según las estadísticas, por lo menos, una de cada 10 personas tiene dislexia. Hay problemas de aprendizaje que se toman como si fueran fallas del chico cuando son producto de la dislexia”, señaló Barbagallo. Y Darío Cardozo, su compañero, acotó: “Recién ahora los institutos se están enterando del tema y lo están abordando”.
El objetivo de que el material sea para el público en general es para poder llegar a aquellas personas que, quizás, nunca supieron que sus dificultades son producto de la dislexia. De todas maneras, también los institutos de formación docente y las mismas escuelas podrían hacer un buen uso de ese recurso.

Ayuda de todos
Pese al entusiasmo, las expectativas y el valor que tiene poder contar con un recurso de esas características, los realizadores indicaron que en la actualidad les es muy difícil concretar el proyecto por cuestiones de financiamiento.
Si bien, buscaron apoyo en distintos organismos oficiales, sindicatos y otras organizaciones solo recibieron el apoyo de la Municipalidad de Santo Tomé y con eso no llegan a cubrir los gastos. Por eso han lanzado una venta de bonos que apunta a que la ciudadanía pueda apoyar la propuesta y realizar un aporte para concretarla. Para más información: www.nalacooperativa.com.ar.

Instalar el tema en los institutos de formación
Si bien es cada vez es más frecuente que se hable sobre dislexia, es central que tanto los docentes como las familias sean capaces de detectar alguna de sus características para poder recurrir a un profesional que analice cada caso. En ese sentido, el documento de Nalá y Aprendamos es una herramienta central que permitirá llegar a más lugares con la información.
Sin embargo, hoy la producción ha llegado a una situación compleja porque requieren de financiamiento para poder seguir. “Hacer un documental de estas características lleva una gran cantidad de horas de trabajo. Nosotros empezamos en agosto de 2014 y del presupuesto inicial, que ya está atrasadísimo, conseguimos un poco más del 10 por ciento y lo estamos siguiendo con plata de nuestros bolsillos”, reconoció Darío Cardozo.
Y Pablo Barbagallo agregó: “Fuimos a hablar con distintos organismos de gobierno, con legisladores, con gremios y todos nos dicen que es un trabajo muy importante pero no nos ayudan. En Santo Tomé sí nos ayudaron mucho”.
Para los realizadores, que además son docentes, el compromiso es llegar a más personas con esta información y evitar que haya trayectorias escolares frustradas por esta causa. “El documental es una herramienta muy potente para difundir la problemática”, analizó Barbagallo y siguió: “Es importante porque es un disparador, en el documental está condensado lo que consideran sustancial sobre el tema”.
Por último, Cardozo remarcó: “Servirá para comunicar a los profesorados que hoy no tienen en cuenta el tema. Nosotros somos profesores y nunca nos habían hablado de esto. Yo estuve, entre la universidad y un terciario, nueve años capacitándome y nunca escuché la palabra dislexia. Durante mi trabajo me habré encontrado con cientos de chicos disléxicos y me habré enterado de uno que era muy de libro y tenía el diagnóstico”.