santafe
Sábado 08 de Agosto de 2015

La encuesta que vale: las Paso marcarán la cancha para octubre

Este domingo se verá si es verdad el escenario de polarización tan pronosticado o si son más los candidatos con chances hacia octubre. En la provincia, hay una pelea de pesos pesados.

Cuando este domingo por la tarde, a las 18, comience el escrutinio provisorio de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias, en las cuales 32 millones de argentinos están habilitados para sufragar a lo largo y ancho del país, empezará a trazarse el escenario para las elecciones generales de octubre.
Son varias las claves que el resultado de esta elección exhibirá para hacer una lectura precisa de la real adhesión que los candidatos tienen en el electorado. Será, por lo tanto, la encuesta más abarcativa y sus guarismos contundentes pondrán blanco sobre negro en la realidad política nacional.
Entre los aspectos fundamentales a descubrir con la votación de este domingo, se destaca la suerte que pueda correr la teoría de la polarización de la que se habló durante meses. Hay una percepción construida desde finales del año pasado que muestra a un Daniel Scioli arriba en la aceptación del electorado seguido a distancia variable y flexible por Mauricio Macri. La pelea por la sucesión de Cristina parece haberse quedado entre ellos dos y que ambos pudieron desplazar al tercer lugar y lejos a Sergio Massa. Eso es lo que vaticinan los sondeos desde principio de año.
Sin embargo, como nadie se muere en la víspera, habrá que ver si finalmente ese cuadro se ratifica o en realidad era un dibujo impreciso motivado por una causa que puede ser determinante: las dudas del electorado indeciso, que según estimaciones llega al 25%. El comportamiento de esta porción de votantes, según las previsiones, dirimirá la disputa. Por eso los mensajes y los movimientos de los principales candidatos en los últimos días de campaña parecieron apuntar a ese sector social que puede no ser oficialista, y tampoco antika. Todos quieren pescar del mismo río porque allí esperan obtener los votos que consoliden sus posiciones.
Scioli, candidato único del Frente para la Victoria, querrá que el resultado lo ponga lo más cerca posible del 40% del total y a una diferencia importante de quien sería el segundo, Macri, para sentirse confiado de que está con posibilidades concretas de imponerse en primera vuelta el 25 de octubre. Para que eso ocurra, en esa instancia deberá superar el 45% de los votos o vencer por el 10% de diferencia a su más inmediato perseguidor para evitar el balotaje.
Macri, que este domingo competirá en internas contra el radical Ernesto Sanz y la titular de la Coalición Cívica Elisa Carrió en el marco de la alianza Cambiemos, tiene como objetivo demostrar que está a tiro del gobernador bonaerense y que lo obligará a disputar la segunda vuelta en noviembre. Si esto sucede, confía el jefe de gobierno porteño, podrá sumar adhesiones antikirchneristas que le permitan ser el próximo inquilino de la Quinta de Olivos.
Massa, el tercero en discordia, tuvo la particularidad de haber comenzado bien arriba en las encuestas y desinflarse con el paso de los meses hasta quedar más de 10 puntos abajo de Macri. El tigrense está convencido de que estos números son erróneos y que en realidad, este domingo se demostrará que está en condiciones de que su candidatura llegue con vida a octubre. Sería vital para ese objetivo, primero, que en la interna con José Manuel de la Sota se arrime al 20%, y que posteriormente retenga para sí en las generales los sufragios que obtenga el cordobés.
También será decisivo lo que pase este domingo para las aspiraciones de Margarita Stolbizer, del frente Progresistas, postulación que es la consecuencia final de la implosión del frustrado UNEN, que en su momento intentó impulsar por segunda vez una candidatura presidencial de Hermes Binner, quien se bajó ante los desacuerdos protagonizados principalmente con Carrió y el radicalismo nacional. Stolbizer, que cuenta con el apoyo del socialismo santafesino, espera amalgamar ese voto de los indecisos que no se sienten representados por las opciones antes mencionadas.
Luego siguen las candidaturas a presidente y vice de Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, Compromiso Federal; Víctor De Gennaro-Evangelina Codoni, Frente Popular; Jorge Altamira-Carlos Giordano y Nicolás Del Caño-Myriam Bregman, la interna del Frente de Izquierda de los Trabajadores; Alejandro Bodart-Vilma Ripoll, del MST-Izquierda Unida; Manuela Castañeira-Jorge Ayala, Nuevo MAS; Mauricio Yattah - María Belén Moretta, Movimiento Popular y Raúl Albarracín-Gastón Dib, Movimiento de Acción Vecinal. Todos estos tienen como primer desafío superar el 1,5% de los votos, piso electoral mínimo exigido para poder participar de la primera vuelta.
En la provincia
El año electoral provincial arrancó con las primarias de abril y las generales de junio. Todo este trayecto de votaciones, que fue intenso y que incluyó dramáticos escrutinios definitivos, es una de las razones que le ha quitado apasionamiento a esta nueva cita con las urnas, además de la apatía del electorado frente a los candidatos.

Este domingo en Santa Fe, además de lo ya señalado, se vota precandidatos a senadores y diputados nacionales. A decir verdad, el resultado que con más expectativa se aguarda es el de los representantes para la Cámara alta. Allí se medirán, sin internas, tres pesos pesados de la política provincial: los exgobernadores Hermes Binner (Frente Progresista) y Carlos Reutemann (Cambiemos) y el diputado y exintendente rafaelino Omar Perotti (Frente para la Victoria). Ellos representan a los sectores que se disputaron el poder en la provincia hace solo dos meses, por lo que tienen como objetivo inicial sostener el caudal de votos de junio (un tercio para cada uno). Es una incógnita saber qué hará el electorado radical, que en la provincia es parte del Frente Progresista, pero en la Nación integra Cambiemos.
El lunes a la madrugada, con los resultados puestos y los argumentos que de ello resulten, arrancará la campaña de verdad. Hasta la primera vuelta restarán dos meses y medio, los 75 días que determinarán el futuro del país.
 
Fernando Arredondo / farredondo@uno.com.ar