santafe
Sábado 12 de Diciembre de 2015

La escuela de oficios de Alto Verde ya tiene los primeros 14 egresados

Orgullo. El aula taller Papa Francisco entrega el jueves los certificados a 10 electricistas y 4 albañiles. Está abierta la inscripción para el 2016 y ya se anotaron 140. El año que viene se agrega ayudante de cocina y carpintería de obra fina.

La escuela de oficios Papa Francisco de Alto Verde abrió sus puertas en marzo de este año con el inicio del ciclo lectivo. Aún faltaban terminar aulas y adquirir elementos, pero 35 jóvenes arrancaron los talleres de albañilería y electricidad. La semana pasada terminaron las clases y egresaron los primeros 14. El próximo jueves 16, a las 14.30, se hará el acto de colación donde recibirán los certificados que garantizan el fin del cursado, pero deberán esperar unos meses más hasta que les llegue el título correspondiente. Ya se puso en marcha otra etapa. Hasta el 23 de diciembre están abiertas las inscripciones para el ciclo lectivo 2016, donde se dictarán estos dos oficios y además se suman otros: ayudante de cocina y carpintería de obra fina. 
“Fueron 14 los egresados, 10 de electricidad y cuatro de albañilería. Estos fueron los oficios que se dieron en 2015 y el año que viene vamos a renovar esos dos y le vamos a agregar ayudante de cocina y carpintería de obra fina, es decir que se dictarán cuatro, más los talleres de informática trimestrales que se dan en conjunto con la fundación Educando de Buenos Aires”, contó a Diario UNO el director de la escuela de oficio Papa Francisco, Wilson Steckmayer.
Siguiendo esta línea, anticipó que “ya se hizo una preinscripción y ya tenemos 140 anotados, pero vamos a seguir inscribiendo en febrero”. Anunció que “para el taller de cocina ya está totalmente cubierto el cupo porque tenemos 98 preinscriptos”, pero quedan aún abiertas las otras tres porque todavía quedan algunos lugares. “El único requisito es que sean mayores de edad, que sepan leer y escribir y tengan conocimientos básicos de matemática como para hacer los cálculos que requieren cada curso, pero no necesitan ni haber terminado la primaria ni la secundaria, aunque nosotros los incentivamos a que si no las terminaron vayan a una Emmpa y lo hagan, es decir que estos cursos son paralelos a la educación básica”, manifestó más adelante el director.
De los 14 que egresaron, nueve ya están haciendo pasantías pagas en distintas empresas de la construcción. Esto se dio a partir de un acuerdo entre la institución con la Cámara de la Construcción en 2013, antes de que se pusieran en marcha los talleres. “Ellos nos ayudaron a mediados de año para que en octubre pudieran hacer sus pasantías, que son por dos meses, pero muchos de ellos pudieron seguir”, contó Steckmayer.

Finalizar la obra
Si bien la inauguración formal fue en agosto de este año, la escuela arrancó el ciclo lectivo en marzo. El establecimiento se encuentra en la Capilla Nuestra Señora de los Milagros, en la manzana 7. Esta aula de oficios pertenece al Colegio de la Inmaculada Concepción y su construcción y sostenimiento está a cargo de la Fundación Manos Abiertas. El lugar está pensado para recibir a los jóvenes mayores de 18 años, necesitados de una adecuada y actualizada capacitación para insertarse en actividades socioeconómicas y productivas de la región. 
En relación a las obras, el director dijo: “Quedaron hasta donde se inauguró: las tres aulas-talleres y ahora estamos tratando de recaudar más fondos para poder terminar la cocina para dictar las clases”. Siguiendo esta línea, Steckmayer dijo: “La idea es hacerlo antes de que empiecen las clases, pero si no están terminadas vamos a arrancar igual como lo hicimos este año, porque las aulas no estaban terminadas y empezamos en lugares provisorios hasta que pudimos terminar la obra. Tenemos muchos inscriptos como para desaprovechar la oportunidad”.
En este sentido, contó que “la Fundación Manos abiertas está trabajando para lograr este objetivo” y luego agregó: “Lo que nos falta es el aula-taller de cocina. Están las paredes, las aberturas, el techo, pero falta la instalación eléctrica, todo el gas, la instalación de agua y el cielorraso, además del mobiliario y los elementos de cocina. Por eso esa asociación está trabajando muy fuerte para conseguir lo que mínimamente necesitamos para iniciar; seguro que cuando empecemos no va a estar todo terminado porque no es algo que se pueda hacer en dos meses, pero con lo que tengamos vamos a empezar y esperamos durante el 2016 terminar las aulas”.
Ante la consulta sobre cómo ven los vecinos esta oportunidad de capacitarse en algún oficio, Steckmayer dijo: “ Ya tener 140 preinscriptos, es muchísimo y eso da cuenta de cómo hacía falta algo así en el barrio. Y no hicimos una campaña en los medios, solo volanteamos el barrio y el boca a boca bastó para que tengamos este resultado. Pero sigue habiendo gente interesada”. Para finalizar, el director expresó: “Hoy hablábamos con el personal de la escuela y decíamos que por ahí se ven escuelas que son pintadas o vandalizadas, y la nuestra está como el día que la inauguramos, es decir que nos da la sensación de que los vecinos la cuidan, sobre todo los fines de semana. Esperamos que siga así”.