santafe
Lunes 06 de Julio de 2015

La escuela Sara Faisal respaldó a sus docentes y pidió Justicia

El representante legal señaló que la institución está a disposición de la Fiscalía y de la familia de Rocío Villaverde. 

Tras el resultado negativo de los ADN realizados a dos docentes y a dos familiares de Rocío Villaverde para detectar la paternidad del hijo de la adolescente con síndrome de Down, las autoridades de la escuela especial Doctora Sara Faisal remarcaron la necesidad de seguir en la búsqueda de justicia pero resaltaron que nunca dudaron de que el personal de la institución no estuvo involucrado en el supuesto caso de abuso.
Julio Alfonso, representante legal del establecimiento, manifestó en diálogo con Diario UNO: “Desde un primer momento estuve a disposición de la Fiscalía y se aportó toda la documentación que nos requerían. Esos dos ADN que se hicieron los profesores fueron a pedido de la Fiscalía por la denuncia concreta que realizaron los familiares de Rocío”.
Y siguió: “Lógicamente, al dar negativo, se comprueba, se sostiene y se reafirma lo que siempre expresó la escuela de que no había ninguna responsabilidad por parte de los profesores”. Además expresó que, ante estos resultados, si la Fiscalía requiere que los otros profesores se hagan la prueba, ellos se van a someter “voluntariamente”.
La comisión directiva de la escuela también emitió un comunicado de prensa en el que subrayó: “Conocemos la seriedad, compromiso y profesionalidad de todo el personal que trabaja en nuestras escuelas”.
“Respetuosas de la justicia –añadieron en el texto– hemos esperado los resultados científicos que avalan nuestras afirmaciones.  Sabemos que éste es un primer paso, en un largo proceso en búsqueda de la verdad. Nuestras instituciones siguen siendo objeto de difamaciones, calumnias e injurias, que ocasionan graves daños morales al personal y sus familias”.
En ese sentido, Alfonso resaltó que todo lo ocurrido desde que se conoció el caso ha impactado en el personal de la escuela. “Los profesores tienen muchos años trabajando en la institución, dedicados exclusivamente a esos chicos, y la han pasado muy mal sobre todo con las informaciones vertidas a través de Facebook”, contó.
“Cacería de brujas”
El representante legal del establecimiento expresó que la escuela ha estado siempre a disposición de la familia Villaverde para lo que pudiera ser útil; así como también de la Fiscalía.
“La escuela, desde un primer momento, trató de acercarse a la familia, a los padres de Rocío. Incluso nosotros, como representantes legales de la institución, habíamos hablado con los padres poniéndonos a su disposición para lo que necesiten. Nunca la escuela hizo oídos sordos al reclamo de la familia. Siempre quisimos llegar a la verdad y saber qué le pasó a Rocío. Lo que sí sostenemos es que el hecho no ha ocurrido en la institución”, indicó.
Y, respecto a si existe la posibilidad de investigar a ex compañeros de Rocío, acotó: “La fiscal Parodi deberá analizar el tema de los chicos que concurren a la escuela con la intervención del Juzgado de Menores. Pero ahí tiene que hacer algo en concreto sobre un menor sino estaríamos hablando de una cacería de brujas”.
“Rocío no pudo dar su consentimiento”
Mariela Villaverde, la hermana de Rocío, dijo no estar sorprendida por los resultados de los estudios que había solicitado la Fiscalía. Y marcó que esperan que la Justicia solicite nuevos análisis a otras personas vinculadas al establecimiento y que realice la cámara Gesell para que la adolescente pueda contar qué es lo que sucedió.
“Nosotros ya sabíamos que iban a dar negativo por eso pedimos la cámara Gesell”, señaló a Diario UNO y agregó: “Rocío me cuenta que un profesor la tenía de los pelos y que le sacó la ropa. También cuenta que la llevaron en un auto gris hasta la casa de una docente. Necesitamos que la palabra de Rocío sea tenida en cuenta, para que cuando nombre a alguien se le pida el ADN. Acá pasó algo terrible”.
En ese sentido, insistió con que seguirán luchando para que se sepa la verdad. “Si hay que hacer ADN a todo el mundo se le va a hacer”, marcó y acotó: “Yo siempre dije que esto es entre compañeros y un profesor que no sabemos que hacían. Esto se va a saber con un psicólogo y dándole la posibilidad a Rocío de que cuente todo. Está claro que Rocío no pudo dar su consentimiento y Andrés es hijo de alguien”.
Victoria Rodríguez / Diario UNO