santafe
Jueves 12 de Mayo de 2016

La industria santafesina, en alerta por la importación

Se reunieron en Rosario. Los empresarios de los sectores de línea blanca, carroceros, autopartes y muebles le pidieron medidas de protección al ministro de la Producción

Los industriales santafesinos vinculados a los sectores carroceros,  autopartes, línea blanca y del mueble están en estado de alerta por el fuerte incremento de las importaciones que se registró durante el primer trimestre del año, que sumado a la caída del consumo del mercado interno, se está convirtiendo en un combo explosivo que comienza a deteriorar la calidad del empleo.
 
Durante un encuentro que se realizó ayer en la sede de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, y el secretario de Industrias, Agregado de Valor e Innovación, Emiliano Pietropaolo, analizaron el impacto de las importaciones sobre las cadenas productivas santafesinas y los funcionarios presentaron un estudio que dejó aún más preocupados a los empresarios.
 
Contigiani detalló que si bien bajó  un  47%  la  importación  de  partes de carrocerías, la cantidad de coches terminados subió un 52%. En la cadena del mueble se registró un incremento trimestral del 10% pero la entrada de muebles prearmados, armarios y juegos de dormitorio fue del 223% y 210%.
 
En  tanto,  en  línea  blanca  el  aumento fue del 10,25% pero en algunos productos las importaciones subieron 130% y 197%, y en el sector calzado el incremento fue de 25%, principalmente de productos de Brasil y China.
 
Con los números sobre la mesa y tras escuchar de primera mano la situación de los empresarios presentes, el funcionario se comprometió a presentar al gobierno nacional un documento con las diez principales medidas que se deberían instrumentar para resguardar a las industrias del avance de las importaciones. “En términos de acciones de impacto directo tenemos poco margen porque las provincias no manejamos las regulaciones del comercio exterior, pero sí lo que hacemos hoy es escucharlos y plantear estrategias para elevar a la Nación pedidos concretos. Participé de muchísimas reuniones con el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, y logramos que estos sectores entren en las licencias no automáticas, pero son 60 o 90 días de stand by, después hay que seguir y agregarles protocolos, impedimentos técnicos, aumentar el volumen de control”, detalló.
 
El ministro insistió con “ganar tiempo” ya que “lo ideal es que estos sectores puedan ser competitivos” y se puedan “integrar al mundo, sin sentirse amenazados por las reglas de comercio global”. Entiende, que de un día para el otro no se puede ir por “una apertura de la economía o liberación de la administración del comercio” y decirle a los sectores “sean competitivos”, sino que hay que generar “en el mediano plazo una política industrial que los lleve a aumentar su escala e integración, generando la competitividad”.
 
“Si la política del gobierno nacional va por una apertura económica, le queremos decir que cuide a las pyme y les dé tiempo para que sean competitivas.

Uno de los ejes que más preocupa al gobierno provincial tiene que ver con las fuentes de trabajo. Si bien Contigiani avaló el informe presentado por la cartera de Trabajo provincial en donde se advierte que aún no hay destrucción registral de puestos, advirtió que sí existe un escenario de “suspensión de horas extras, retiros voluntarios, suspensiones y vacaciones anticipadas”. Dijo: “Estamos en la antesala”.