santafe
Domingo 05 de Abril de 2015

La mediación familiar logró el acuerdo en más del 60% de los casos

La mayoría es por alimentos y régimen de visitas, y se resuelven en un plazo de 30 a 40 días hábiles. La provincia implementó el sistema en diciembre de 2014, como una de las áreas de la mediación prejudicial obligatoria civil y comercial.

Desde que se implementó la mediación familiar, el 1° de diciembre de 2014, se alcanzaron acuerdos en más del 60 por ciento de los conflictos llevados a esta instancia prejudicial. Las estadísticas dan cuenta de un nivel de acuerdos superior incluso al promedio general de la mediación civil y comercial obligatoria, de la cual la familiar es una de sus materias, y que rige en la provincia desde noviembre de 2011. Más allá de las cifras que evidencian el éxito de esta herramienta de resolución de conflictos, la mediación familiar tiene como particularidad las historias de vida, sentimientos y vivencias particulares que involucra.

“La mediación tiene una enorme importancia en los tiempos que vivimos, donde el problema que más nos preocupa a los santafesinos y a todos los argentinos, es que haya tanta violencia. Nos hace falta poder entendernos y la mediación es precisamente una oportunidad para hacerlo, para poder escucharnos a partir de la palabra”, reflexionó el gobernador Antonio Bonfatti, quien valoró el rol de los mediadores: "Desarrollan una labor fundamental como es lograr que las personas resuelvan sus diferencias por medios pacíficos; desde el gobierno seguiremos avanzando para que el sistema crezca y se consolide".  

La mayoría de los temas llevados a mediación familiar (el 80 por ciento) están relacionados con alimentos y régimen de visitas y se han resuelto en un plazo de 30 a 40 días hábiles.

Así quedó de manifiesto en una de las primeras mediaciones familiares llevadas a cabo en la provincia. “Una joven pareja, ya separada, accedió en diciembre pasado al servicio de mediación para superar diferencias sobre cómo organizarse y llevar adelante el rol de padres de su pequeño hijo de dos años”, contó Eleonora Avilés, directora de Desjudicialización del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. “Guiados por las mediadoras y asesorados por sus abogados a lo largo de tres reuniones, los jóvenes tomaron conciencia de la importancia de conversar sobre las necesidades, emociones y preocupaciones de ambos dentro de un ámbito de respeto, privacidad y confianza”, relató la funcionaria.

Así, el escenario temido de un proceso judicial prolongado en el tiempo y desgastante para la salud de la familia, dio paso a una experiencia pedagógica en sí misma que a partir del reconocimiento, el diálogo y la mutua colaboración, sentó las bases para un acuerdo de coparentalidad construido y protagonizado por ambos padres. 

“Incluso el día fijado para la firma del acuerdo, en proximidades de la Navidad, ambos padres se acercaron a la oficina de mediación juntos, y no en forma separada como lo habían hecho antes. Querían que las mediadoras conocieran a su hijo”, recordó Avilés, destacando que “el aprendizaje del diálogo para estos jóvenes progenitores fue aprender que el acuerdo tenía en miras el bienestar de su hijo. Poder mirar al «otro» como un «legítimo otro», y en familia, nada más y nada menos que a los hijos, por quienes decidimos su futuro, su vida”.

UNA HERRAMIENTA DE PACIFICACIÓN SOCIAL

La mediación es un método de administración y solución de controversias que promueve y favorece la pacificación social y enaltece el protagonismo de las partes. En Santa Fe rige una ley que establece la promoción de estos métodos, como la facilitación, la mediación comunitaria y la mediación penal, así como la mediación prejudicial obligatoria en casos que antes iban directamente al fuero civil y comercial. Este sistema se implementa en forma progresiva desde 2011 y a fines de 2015 ya estará rigiendo en toda la provincia.

“El nuestro fue un proceso inédito en el país, ya que a la mediación la realizan mediadores matriculados por la provincia, con el acompañamiento y dirección del Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Además, pusimos en funcionamiento un sistema informático nuevo, cuyo objetivo es la transparencia, agilidad y economía en el proceso”, explicó Avilés.

“Arrancamos en dos ciudades, Santa Fe y Rosario, donde sólo se mediaban algunos temas. Los primeros mediadores no eran más de 400. Este año, con la implementación en el Nodo Reconquista, tendremos el 100 por ciento del proyecto propuesto al inicio de la gestión cumplido”, agregó.

En la actualidad son más de 1.100 los mediadores matriculados; se han gestionado desde la provincia más de 23 mil mediaciones, lo que implica que más de 115 mil personas han transitado por la mediación. El procedimiento acerca a la gente, valora sus propuestas y resuelve los conflictos en un lapso que va de los 45 días a los 6 meses. Las cuestiones que se tratan están relacionadas con escrituraciones, cumplimientos de contratos, como viajes, servicios, obras, daños, temas de familia, sociedades comerciales y familiares, entre otros.

Los números son alentadores: con solo tres años y unos meses de vigencia del sistema de mediación civil y comercial, alrededor del 25 por ciento de las mediaciones finalizaron con acuerdo. En las localidades más alejadas de los centros urbanos, los acuerdos se elevan, porque a la gente le resulta más económico y sencillo encontrar soluciones sustentables en el lugar en donde viven, evitando traslados y por consiguiente aumento de costos, para iniciar otro tipo de acciones.