santafe
Domingo 06 de Marzo de 2016

La provincia renegocia el contrato de concesión de la autopista a Santa Fe

La empresa tenía la obligación de repavimentar 160 kilómetros del corredor en ambas manos, pero hizo sólo 70. Según Infraestructura, se incumplieron las inversiones previstas. 

La provincia renegocia el contrato de concesión de la autopista Rosario-Santa Fe con la empresa Arssa para que esa vía de comunicación tenga “estándares óptimos de transitabilidad en un plazo no mayor de dos años”. Así lo consignó a La Capital el ministro de Infraestructura de la provincia, José Garibay , quien reconoció que la Casa Gris tiene en carpeta una “renegociación o readecuación” del contrato de concesión por incumplimiento en las inversiones previstas en la deteriorada carpeta asfáltica de la autopista que vincula a las dos principales ciudades de la bota.

Garibay reconoció que “se trata de una relación contractual compleja en la que evidentemente no se cumplió con lo previsto en el contrato que era a los cinco años concluir la totalidad de la repavimentación de la autopista”. El titular de Infraestructura explicó también a este diario que la firma concesionara “tenía la obligación de repavimentar los 160 kilómetros de extensión en ambas manos, pero hicieron solo 70 kilómetros y el plazo terminó”. Y agregó que “la empresa a cargo de las mejoras, en el momento de su oferta tenía el compromiso y obligación de hacer 160 kilómetros de ambas manos, pero repavimentaron 70 kilómetros. Obviamente que el plazo a terminar el trabajo se venció” al haber transcurrido los cinco años estipulados en el contrato.

Según Garibay “la estructura no soportaba una repavimentación y por ende hubo que hacer un bacheo integral, con lo que el negocio no cierra para completar la repavimentación”. “No podemos seguir con esta realidad, que la empresa diga «yo cumplí» y no haga las inversiones. Para el gobernador desde el primer día de gestión este es uno de los temas a resolver en el primer semestre para poder encontrar la manera para desarrollar la repavimentación integral”, reveló el funcionario.

Consultado sobre las causas del incumplimiento contractual por parte de la firma concesionaria, Garibay consideró que son varias. “(Arssa) aduce que por un lado las condiciones estructurales en que se encontraba la autopista no estuvieron contempladas en el contrato y aducen vicios ocultos. Y por otra parte argumentaron que hubo demoras en las actualizaciones de las tarifas, lo que torna necesario revisar las condiciones contractuales”, precisó Garibay dando a entender que si bien por el momento no hay un pedido formal de aumento del peaje, la cuestión tarifaria se analizará en el contexto de la renegociación del contrato. Los montos y la asignación de los costos que demanden las obras también formaran parte de la readecuación contractual.

“Acá lo que hay es una decisión política de esta gestión para que en el término de dos años se proceda a la repavimentación y demás obras necesarias para recuperar un estándar adecuado de transitabilidad, para lo cual entramos en un proceso de negociación que se tiene que resolver en el presente semestre”, sentenció Garibay con plazos concretos.

Respecto de la obra del tercer carril, entre la cabecera de la autopista en Rosario hasta el peaje ubicado en San Lorenzo, Garibay reconoció que quedará en “stand by” hasta que se resuelva la cuestión principal. “Hicimos lo que se llama una neutralización de esa inversión a la espera del proceso de renegociación del contrato”, explicó.

Los términos. El contrato de concesión de la autopista Rosario-Santa Fe fue firmado el 29 de diciembre de 2010 entre la provincia y la firma Arssa por un plazo de 10 años y la posibilidad de uno más de prórroga. El mismo otorgó a dicha firma “en concesión pública por peaje la construcción, mejora, reparación, conservación, ampliación, remodelación, mantenimiento, administración, gerenciamiento y explotación de la Autopista AP-01 “Brigadier General Estanislao López”.

Dicha concesión “comprende la realización de las obras y las tareas de mantenimiento, reparación y conservación de la autopista durante el plazo de la concesión de acuerdo a lo previsto en los pliegos y el contrato”. En el mismo se estableció también que “la concesionaria deberá establecer como criterio, para la realización de las obras mejorativas, que las mismas tengan una vida útil de cinco años como mínimo, lo que deberá ser justificado técnicamente”.

   Al iniciarse la concesión también se dejó estipulado que aquellos tramos de la autopista “en los que no se haya realizado la primer obra mejorativa” deberán ser mantenidos hasta la ejecución de dichas obras, “cuando el órgano de control así lo disponga”. Las obras consisten en realizar una repavimentación completa de la autopista en ambos carriles y en los dos sentidos de circulación", se especificó.

Asimismo se estableció que "la repavimentación total de la calzada será realizada con cargo a la concensionaria" y "una vez realizadas dichas obras mejorativas deberán ser mantenidos como tal por la concesionaria".

El contrato también concede a Arssa "la administración, gerenciamiento y explotación por peaje de la autopista" durante el plazo estipulado, "a cuyo término deberá retornar al Estado provincial en perfectas condiciones de conservación".

Y en el tópico obligaciones figura en el contrato que "los trabajos que demanden la ejecución de las obras, la conservación, mantenimiento, la explotación y la prestación de los servicios, se ejecutarán por cuenta y riesgo de la concesionaria, no siendo en ningún caso el concedente responsable por las consecuencias derivadas de dichos trabajos ni de los contratos que celebre la concesionaria, en los que se deberá prever expresamente esa condición".