santafe
Domingo 06 de Diciembre de 2015

La USAP celebró el Día de la Publicidad

Pinedo dijo que la polémica se terminó cuando Macri habló con Cristina.

El macrismo dio por finalizada “la discusión” con el oficialismo sobre el lugar en el que se realizará el traspaso de los atributos presidenciales a partir del llamado del presidente electo Mauricio Macri en el que le “informó” a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cómo será el cronograma del acto.

En tanto, dirigentes del sciolismo pidieron a la dirigencia nacional “dejarse de dar vueltas” con la disputa por el traspaso de mando y “respetar la voluntad del próximo presidente, de Mauricio Macri”.

“La discusión ya se terminó. Terminó en el día de ayer (por el sábado) cuando el presidente (electo) Macri la llamó a la presidenta Fernández de Kirchner y tuvo esa conversación en la que el presidente Macri le informó cómo va a ser el cronograma del acto de asunción presidencial”, sostuvo ayer contundente el diputado y futuro presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

Así, Pinedo dio por cerrada la polémica al ratificar que Macri, cuyo mandato comenzará a las 0 hora del 10 de diciembre, “va a hacer lo que el ceremonial estableció como forma de protocolo de toda la ceremonia, que empieza muy temprano con el traslado del presidente hacia el Congreso de la Nación”.

“El presidente va a ir al Congreso y luego está previsto el camino de vuelta de la Plaza Congreso a la Casa de Gobierno por la Avenida de Mayo, de ahí va a ir al Salón Blanco y va a recibir los atributos del poder, espero que de parte de la señora presidenta saliente”, auguró.

El sábado, Macri confirmó que se comunicó con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para pedirle que “reconsidere” la entrega de atributos en la Casa Rosada, como es de uso histórico, pero reveló que la mandataria “insistió” en que se realice en el Congreso de la Nación.

Incluso, luego de que Cambiemos difundió el cronograma de los actos del jueves con la entrega de atributos a las 13.30 en Casa Rosada, el vicepresidente Amado Boudou insistió, a modo de vocero del gobierno nacional, con que el acto se realizaría a las 12 pero en el Congreso.

Fuentes del macrismo informaron que la dirigencia de ese espacio pasaba el fin de semana largo sin actividades oficiales dado que mantenían reuniones de trabajo para coordinar el acto de asunción presidencial.

Respeto. Por su parte, el ministro de Agricultura bonaerense, el sciolista Alejandro Topo Rodríguez, reclamó a las autoridades nacionales “respetar la voluntad del próximo presidente, de Mauricio Macri” para cumplir con el cronograma de actos planeado por el aún jefe de gobierno porteño.

El programa de Macri, abundó, “no pone en juego ningún principio político y no significa renunciar a las convicciones del peronismo”.

“Se trata de una cuestión estrictamente protocolar, es decir que no es un tema legal, y dado que se respetará la Constitución nacional en lo que se refiere a prestar juramento ante el Congreso”, indicó.

Rodríguez apuntó que “seguir enganchados en esa discusión sin sentido puede generar una distracción con respecto a temas fundamentales como, por ejemplo, el impacto que pueden tener las futuras políticas en la vida cotidiana de los trabajadores y de los más humildes”.

Desde el kirchnerismo, el diputado Héctor Recalde evitó profundizar la disputa aunque admitió que “es trascendente dónde se entregan los atributos”.