santafe
Sábado 02 de Abril de 2016

Las desigualdades y el abandono, desafíos de la escuela secundaria

Educación. A 10 años de la sanción de la ley de educación nacional, en la provincia se han incrementado los cargos docentes y las horas cátedra. De todas maneras, el acceso en igualdad de condiciones es todavía una deuda

A poco de cumplirse 10 años de la sanción de la ley de educación nacional (LEN), que estableció la secundaria obligatoria, Santa Fe ha tenido avances importantes, como la creación de establecimientos y cargos docentes, pero aún hay brechas difíciles. Completar el nivel medio sigue siendo el mayor desafío y el sector privado tiene mejores tasas de egreso. Desde el Ministerio de Educación de la provincia destacaron que la primera etapa para garantizar la universalización fue garantizar que existan aulas y docentes para los alumnos que debían incorporarse.
“Lo primero que se piensa para generar las condiciones que permitan construir una escuela para todos es que necesitábamos más escuelas secundarias”, explicó Nora Reina, subsecretaria de Gestión Territorial Educativa del Ministerio de Educación, y agregó: “Pero para eso también era necesario ir trabajando en las condiciones de docentes, directivos y equipos de supervisores. Entonces en 2008 empezamos con determinadas líneas de formación destinadas a centrarnos en el eje convivencia porque es un sustrato indispensable para que empiecen a generarse los cambios”.
Entre 2008 y 2015 se incrementó en un 26 por ciento la cantidad de docentes –ya sea titulares, interinos o reemplazantes– en la provincia. En el mismo período, y tras la reestructuración de los planes de estudio, el número de cargos aumentó un 19 por ciento, y el de horas, un 22 por ciento. Además, producto de la negociación paritaria se llevan adelante, de forma periódica, concursos de ingreso y titularización, lo que permite mayor estabilidad para los trabajadores.

Públicas y privadas
Más allá de los cambios que se han generado, el abandono sigue siendo una de las principales preocupaciones. De hecho, por eso surgieron iniciativas como las tutorías para realizar acompañamientos de las trayectorias escolares y el plan Vuelvo a Estudiar.
Según el Anuario 2008 del Ministerio de Educación santafesino, en ese año se contaba con 211.763 alumnos secundarios y de ellos “abandonaron la escolaridad 15.931, con una tasa de 7,52 por ciento. Si consideramos el Sector Estatal, la tasa de abandono asciende en valores relativos al 9,95 por ciento, mientras que el Sector Privado alcanza un 2,50 por ciento”.
Según el informe de 2012 de la cartera educativa, ese año, el porcentaje de abandono fue del 10,7 por ciento en promedio. En el sector estatal llegó a 14,2 por ciento y en el privado a 3,2 por ciento, por lo que se ve un incremento en la brecha entre unos y otros establecimientos. En ese sentido, es importante tener en cuenta que si bien la matrícula se ha incrementado entre 2008 y 2012, la misma se ha distribuido en la misma proporción entre ambos sectores de gestión.
Un dato que aporta el documento de hace cuatro años, es que la tasa de abandono disminuye significativamente de acuerdo al contexto socioeconómico de los establecimientos educativos. Mientras que en aquellos cuyos contextos son consideradas “deficientes” la tasa de abandono llega al 17,4 por ciento, los que son “regulares” es del 10,8 por ciento y en los “buenos”, del 1,1 por ciento.
La brecha entre la escolarización privada y la oficial también se ve a la hora del egreso de los estudiantes. Si bien el porcentaje de alumnos que asisten a colegios gestionados por particulares es bajo en comparación con la matrícula total, y se mantiene así en los últimos 10 años, las proporciones de egreso son mucho mayores en los privados.
Consultada sobre el tema, Reina explicó: “La normativa para la educación privada y la pública es exactamente la misma, tenemos el mismo régimen académico, de pases y de movilidad estudiantil. En ese sentido, no deberíamos reflejar diferencias entre la gestión pública y la privada. Por ejemplo, cuando se dice que cada escuela tiene que asumir sus propios repitentes, eso es para todos pero, en algunas circunstancias, se producen algunos desfasajes. De todas maneras, tenemos un desafío importante porque el trabajo tiene que ser del mismo modo, más allá de algunas condiciones laborales que puedan ser distintas. Puede que existan criterios dispares al interior de las instituciones”.
Al momento de ver las cifras, si bien las escuelas privadas reúnen entre el 31 y el 33 por ciento de la matrícula total de la provincia –a lo largo de la última década el porcentaje se mantiene–, sus egresados representan entre el 42 y 47 por ciento del total. Con lo cual se puede ver que las posibilidades de promoción se incrementan en establecimientos gestionados por particulares.

Ganando espacios
Las mujeres también han ganado su lugar en el sistema educativo provincial. A lo largo de la última década representan más de la mitad (entre el 51 y 57 por ciento) de la matrícula y el 59 por ciento de los egresados.
Según los datos de la Nación, en Santa Fe, las mujeres llegan al 49 o 50 por ciento del estudiantado de 7º grado de primaria pero luego, de manera paulatina y sostenida, alcanzan porcentajes más altos en la secundaria. De todas maneras, se ve una caída muy significativa cuando se trata de los últimos años de las escuelas técnicas donde apenas llegan a un techo del 25 por ciento.