santafe
Miércoles 30 de Marzo de 2016

Las mujeres se movilizaron por una Justicia con mirada de género

Distintas organizaciones feministas presentaron un petitorio a la Corte Suprema para exigir que se dé contención y respuestas a las víctimas de violencia. Además se manifestaron en la plaza 25 de Mayo

La demanda de una Justicia que escuche y dé respuesta a las mujeres fue el eje del reclamo que llevaron adelante ayer distintas organizaciones feministas en la plaza 25 de Mayo. Las militantes fueron recibidas por el presidente de la Corte Suprema de Justicia santafesina, Rafael Gutiérrez, quien reconoció que no cuenta con los recursos para abrir una Oficina de la Mujer (órgano para recepcionar las denuncias por violencia de género) y que existen problemas para ejercer el control de las definiciones judiciales.
Las referentes de diferentes organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres en Santa Fe elaboraron un petitorio en el que solicitaban que se incorpore la perspectiva de género en todos los niveles del Poder Judicial para que las víctimas de violencia puedan ejercer sus derechos y que se genere un registro de situaciones de violencia de género.
Para llamar la atención de la comunidad, las mujeres organizaron una intervención artística en la plaza. Entre tres árboles tendieron telas violetas y de ellas colgaron las fotos de las víctimas de femicidio y carteles con leyendas alusivas a las demandas.
“Vemos con preocupación el aumento, año a año, del número de femicidios en la provincia. Y conocemos que las situaciones de acceso a la Justicia por parte de las mujeres víctimas de violencia de género, muchas veces, no tienen la respuesta adecuada por parte del Estado”, explicó Ángeles Guerrero.
En ese sentido, Ximena Frois detalló que el petitorio está destinado a Gutiérrez, al ministro de Justicia de la provincia, Ricardo Silberstein; al procurador general de la Corte, Jorge Barraguirre; y al fiscal general, Julio de Olazábal. “Queremos interpelar al ámbito de la Justicia porque creemos que es el más flaco en lo que hace a políticas públicas para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres”, dijo y agregó: “Según el informe de la concejala (rosarina) Norma López, en los primeros dos meses del año ya hubo ocho femicidios en la provincia. Lo que vemos, también, es que no prosperan las causas y no hay una respuesta ni de la Justicia ni de la policía”.
Por su parte, Beatriz Gutiérrez reconoció que “la Justicia tiene muchísimos obstáculos para las mujeres. En el momento en que ingresa la denuncia, (la víctima) tiene que hacer una serie de gestiones que, en el estado vulnerable en el que está, no lo puede hacer sola. Además no hay patrocinio jurídico gratuito y esa es una de las cuestiones que venimos a plantear. No puede ser que las mujeres no tengan un lugar en el que los abogados puedan acompañarlas en todo el camino interno de la Justicia”.
Las militantes coincidieron en que el discurso de la Justicia también resulta violento porque no se tienen en cuenta muchas parte del relato de las mujeres que, por ser subjetivas, no se consideran probatorias.

Botones de alerta
Entre los puntos que integran el documento está la articulación que existe entre los gobiernos provincial y municipal y la Justicia para la entrega de los botones de alerta a las mujeres que están siendo amenazadas. Al respecto marcaron que existe una lista de espera porque “no existen suficientes para atender todos los casos” y cuestionaron que el lapso por el que la mujer tiene el dispositivo se defina unilateralmente por la Justicia “sin considerar si la vida de la mujer todavía está expuesta porque el agresor circula libremente por la calle”.
En ese sentido, Marta Fassino –responsable del Área Mujer de la Municipalidad– detalló: “Son alrededor de 500 mujeres las que han utilizado el botón porque cuando la Justicia determina que tienen que devolverlo nosotros se lo damos a otra. En este momento, en funcionamiento, debe haber 120 botones. Ese dispositivo permitió que ya se detenga a 50 agresores”.
Por último, manifestó: “Si una mujer debe esperar por el botón no la vamos a desatender, le damos un número telefónico para que nos llame si está en una situación de peligro. De todas maneras, nosotros a la mujer siempre le decimos que ante un caso de emergencia llame al 911 porque, además, si tiene el botón y lo activa nosotros llamamos al 911. Entonces en el 911 saben que cuando llamamos desde el municipio es porque hay una mujer que está en una situación de riesgo real”.

“Acá hay un problema de presupuesto”
El presidente de la Corte Suprema de Justicia recibió a un grupo de militantes y recepcionó el petitorio que elaboraron. Tras la reunión, Rafael Gutiérrez dijo: “Me parece importante y es una colaboración para los miembros del Poder Judicial. Hay que dar una lucha contra la violencia de género y los femicidios”.
Respecto a por qué no funciona aún la Oficina de la Mujer, explicó: “Acá hay un problema de presupuesto. Esperamos que en el transcurso de este año la podamos poner en funcionamiento” y detalló que la provincia tiene que incluir los fondos en el presupuesto del Poder Judicial.
Por último, Gutiérrez reconoció: “Los botones de alerta que tenemos es porque nos dieron la Municipalidad de Santa Fe y de Rosario. Indudablemente es un paliativo importante para que las medidas de distancia que toman los jueces se cumplan” y aseguró que “la única forma de hacer el control de las medidas de distancia es con el botón”. “Cuando se active la policía intervendrá, que es la que tiene que hacerlo”, cerró.

Victoria Rodríguez / victoriarodriguez@uno.com.ar