santafe
Lunes 13 de Junio de 2016

Lifschitz dijo que no va a ser el sepulturero del Frente Progresista

En el primer encuentro público de esa coalición política en sus seis meses de gobierno, el mandatario pidió fortalecer el espacio y lo diferenció de una mera coalición electoral

El gobernador Miguel Lifschitz hizo un balance este lunes de sus primeros seis meses de gestión en un encuentro del FPCyS que se desarrolló en el Teatro de Luz y Fuerza, en el macrocentro santafesino. En el escenario estuvieron representadas todas las fuerzas que componen la coalición que ya transita su noveno año de gobierno en la provincia como Libres del Sur, Gen, SI, el PDP, Pares, Coalición Cívica ARI, la UCR y el Partido Socialista. En las butacas estuvo todo el gabinete provincial, legisladores provinciales y nacionales –las únicas ausencias notorias fueron las de Binner, Barletta, Fein y Giustiniani–, intendentes y presidentes comunales de toda la provincia.
 
El discurso de Lifschitz se balanceó entre las mieles de los logros y los sinsabores que deja una convivencia que ya tiene 21 años, de los cuales casi nueve fueron en el poder. Con mucha cintura política el gobernador se sacó las ganas de marcar algunas diferencias con el gobierno nacional y poner algunos puntos en claro y repasarlos en público junto a sus socios, incluso los que hoy también conforman la coalición de Cambiemos que gobierna la Argentina.
 
En la primera reunión pública de todo el Frente Progresista en sus seis meses de gobierno, Lifschitz reclamó generar más confianza entre los actores de la coalición, tener más trabajo en común y mayor diálogo para fortalecer “una verdadera coalición política” que, a su vez, la diferenció de un frente meramente electoral, sin nombrar a Cambiemos.
 
Por eso aseguró que fue importante “saber administrar las diferencias con sabiduría y grandeza priorizando siempre las cosas que nos unen, priorizando al todo por sobre las partes, el interés general por sobre el particular. Esto no es común en la política Argentina”.
 
Por otra parte, aseguró que las fuerzas que componen el Frente tienen una historia y una cultura política común y enumeró algunos caminos que transitaron juntos como “defender el Estado de derecho, los derechos humanos, las instituciones, la ética pública, el federalismo, la educación pública ahora y siempre, los que defendimos la universidad reformista, los que creemos en el rol del Estado para jugar a favor de los más débiles, los que creemos en el pluralismo, los que siempre combatimos la corrupción, el autoritarismo, las dictaduras, los que enfrentamos al neoliberalismo de los 90, los que enfrentamos siempre a la violencia, al populismo. Por eso no es casual que integremos esta coalición. No es la muñeca política de algunos”, aclaró en un mensaje solapado a los radicales que en las últimas semanas habían empezado a allanar el camino para la construcción de Cambiemos en Santa Fe.
 
También aprovechó para mencionar a Hipólito Irigoyen, Alfredo Palacios, Arturo Illia, Lisandro de la Torre, Estevez Boero y a Ricardo Alfonsín, como hombres que identifican a quienes integran al Frente Progresista. “¿Cuántos arribistas de la política pueden decir lo mismo que nosotros?”, se preguntó.
 
Luego reconoció que el 2015 fue un año difícil y dijo que todos debían hacer una autocrítica de por qué el proyecto político que el Frente tiene en Santa Fe no se pudo plasmar a nivel nacional. Sin embargo, apeló a la historia vivida en la provincia y dijo que “más temprano que tarde va a llegar una oportunidad para el progresismo” en la Argentina. “Pero tenemos que ser inteligentes y saber construir nuevas mayorías. No se construye de un momento para otro; no se improvisa, las improvisaciones siempre terminaron mal en la Argentina. Por eso tenemos la responsabilidad de cuidar a este gran capital construido en Santa Fe, que tiene mucho futuro y que tiene ganas de crecer en el país. Pero cada cosa tiene su tiempo”, reconoció.
 
El gobernador también resaltó que su gestión escucha las demandas de los ciudadanos y responde permanentemente. “Ponemos la cara en las buenas y en las malas”, dijo Lifschitz y aseguró: “Dijimos que íbamos a hacer obras públicas y ya llevamos licitadas obras por más de 3.000 millones de pesos y debo decir que no hemos recibido ni un solo peso que no haya sido de nuestros recursos”.
 
Inmediatamente, ante la parca mirada de algunos radicales –que se repitió en varios momentos de los 30 minutos en los que habló el gobernador–, aclaró que “eso no quiere decir que no lo vayamos a recibir porque estamos conversando permanentemente con los ministros del gobierno nacional”.
 
Sobre la ciudad 
Lifschitz le dedicó parte de su discurso al norte santafesino, pero también un párrafo muy especial a la ciudad de Santa Fe. “Tenemos un gran compromiso con la capital de esta provincia porque queremos recuperar el tiempo perdido a lo largo de 24 años de malos gobiernos; porque queremos sostener este impulso que los gobiernos de Mario Barletta y José Corral. Por eso no solo vamos a cumplir con cada letra del Acuerdo Capital, sino que vamos a hacer mucho más, porque queremos una Santa Fe que sea la mejor capital de la Argentina”.
 
Martín pescador
Lifschitz también reconoció que existen las diferencias dentro del Frente respecto al gobierno nacional, pero aseguró que no son insalvables. “Lo que tenemos que hacer con nuestras mejores espadas, con nuestras lenguas más filosas, que afortunadamente tenemos varias en el Frente, es defender nuestro proyecto. Tenemos que tener mucha tolerancia y paciencia. No hay que apurar los tiempos”, pidió el gobernador que insistió en la necesidad de no discutir las diferencias en los medios.
 
El mandatario reconoció que son tiempos difíciles y que el Frente está caminando por caminos de cornisas y que por eso “hay que moverse con cuidado, con muñeca política” y que así se va a encontrar otra vez el camino ancho. “Tenemos que aprender a convivir en esta diversidad y no hacerles el juego a quienes quieren pescar en la pecera del FPCyS”, les avisó a los radicales que se dejan endulzar los oídos por dirigentes de Cambiemos y volvió a sentar posición: “Que no me pongan en la lista de los sepultureros que quieren enterrar al Frente Progresista. Ahí no me van a encontrar nunca”.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar