santafe
Miércoles 11 de Mayo de 2016

Lifschitz y Macri, juntos en Alvear

  El gobernador y el Presidente coincidieron en el lanzamiento de un nuevo modelo que la automotriz GM fabricará desde junio en la provincia. Ambos apostaron su discurso al empleo

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el presidente de la Nación, Mauricio Macri, inauguraron este miércoles la línea de producción del nuevo Chevrolet Cruze II, que se fabricará a partir de junio en la planta que General Motors posee en la localidad de Alvear, en el sur provincial.
 
“Es necesario defender el trabajo y los puestos de trabajo, y esto se logra con más inversión y tecnología. Necesitamos que las empresas ratifiquen su voluntad de invertir y esperamos que esas decisiones se tomen rápidamente porque es lo que necesita el país y nuestra provincia”, sostuvo el gobernador.
 
“En nuestra provincia trabajamos en esa línea, en políticas proactivas para promover el desarrollo productivo, y es por eso que la decisión de invertir no pasa inadvertida”, añadió.
 
“Hace ya tres años que la empresa viene trabajando con este proyecto que hoy se pone en marcha. En estos momentos –remarcó el gobernador–, es un anuncio más que oportuno”.
 
“Celebramos esta decisión y auguramos el mayor de los éxitos. También esperamos poder acompañarlos en otras decisiones de inversión”, concluyó Lifschitz.

Macri también destacó que “un país que se pone en marcha, que apunta al desarrollo, se logra con inversión, con confianza. De eso se trata, de restablecer el vínculo de confianza de nuestro país con el mundo. Como dijo recién el gobernador Lifschitz, los trabajos no se generan por casualidad. Tienen que ver con la inversión y con la confianza”, afirmó el mandatario.
 
En esa línea, el presidente añadió: “Lo primero que hicimos fue asumir un compromiso con la columna fundamental de la confianza, es decir, la verdad. De eso se trata lo que estamos intentando hacer: restablecer el vínculo de confianza de nuestro país con el mundo, reencontrarnos con la gente y que todos volvamos a confiar entre nosotros”.
 
“Este es el país con el que sueño, que pone el marcha el motor del auto que está listo para arrancar”, dijo Macri, que poco antes de las 9.30 llegó a la planta de Alvear y realizó un recorrido por el predio de General Motors.
 
Luego de la recorrida, y tras unas palabras de Lifschitz, Macri pronunció un discurso de unos 15 minutos en el que defendió su gestión y volvió a atacar a la administración kirchnerista.
 
Macri trazó un paralelismo entre los procesos de inversiones que llegan al país con las decisiones que se toman a nivel doméstico cuando alguien contrata un albañil para hacer refacciones en su casa.
 
“Cuando uno decide realizar obras en una habitación no contrata a cualquiera. Uno tiene que confiar en quien hará ese trabajo y evalúa entre las alternativas en base a referencias. Más o menos lo mismo hacen las empresas. Van por el mundo y ven si en este país, en esta sociedad, en estos gobernantes podemos o no confiar. De eso se trata lo que estamos intentando hacer. Restablecer el vínculo de confianza de nuestro país con el mundo, de reencontrarnos con la gente y que todos volvamos a confiar entre nosotros”, argumentó.
 
El Presidente dijo que las decisiones que tomó en su gestión “buscan sanar heridas del último gobierno, que no hizo eso. Lo que hizo fue generar trabas, obstáculos, alteraciones de las reglas de juego. Eso hizo que se detenga el proceso de creación de empleo. La Argentina lleva cinco años sin crear empleos de calidad”.
 
“Lo primero que hicimos fue asumir un compromiso con la columna fundamental de la confianza, es decir la verdad. Toda relación que establecemos en nuestras vidas se basan en la confianza, en decirnos la verdad. No seríamos amigos de nuestros amigos si pensásemos que nos mienten todos los días. Por eso como gobierno asumimos ese compromiso, la búsqueda de la verdad”, agregó.
 
Junto con Macri y Lifschitz, encabezaron el acto la directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra; y el director ejecutivo de General Motors Argentina, Carlos Zarlenga. También estuvieron presentes la intendenta de Rosario, Mónica Fein; el presidente comunal de General Alvear, Carlos Pighin, e integrantes del gabinete nacional, provincial y municipal.
 
Un modelo para exportar
El Chevrolet Cruze II se enmarca en el llamado Proyecto Fénix, que representa una inversión de 750 millones de dólares para producir a la segunda generación del sedan y el hatchback del Segmento C (compacto) en la Argentina.
 
Esta segunda generación del Cruze reemplazará al modelo que hasta hoy se vende en nuestro mercado y que llega importado desde Corea del Sur. La compañía proyecta exportar desde la planta de Alvear a distintos países de la región. El Cruze II en la actualidad se fabrica también en Corea del Sur, Estados Unidos y México.