santafe
Miércoles 13 de Abril de 2016

Los aumentos y la emergencia por el agua, disparan la demanda social

Lo reconoce el Movimiento Los Sin Techo, que trabaja en barrios del oeste de la ciudad. La situación hídrica, los incrementos en alimentos y en servicios empeoró la realidad. “Aumentaron las necesidades”, afirman

Los incrementos en los precios de los alimentos y el aumento de los servicios registrados en los primeros tres meses del año provocaron que la demanda de asistencia social se elevara en la ciudad de Santa Fe. Así lo perciben referentes del Movimiento Los Sin Techo. La emergencia hídrica que atraviesa la región y gran parte de la Provincia se convirtió en un escollo más para los vecinos que ya se encontraban en una situación vulnerable.
 
Desde el movimiento que trabaja en los barrios más carenciados del oeste de la ciudad reconocen el escenario que atraviesan muchos santafesinos que no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas. Si bien no pueden establecer porcentajes sobre el incremento en la demanda social, aseguran que las peticiones no son solo alimentarias, sino también habitacionales.
 
 
Lo cierto es que la cifra estimada por el Movimiento Los sin Techo para dejar de ser “indigente” quedó desactualizada. Según un informe realizado por la entidad, una familia del oeste de la ciudad debería reunir 4.500 pesos por mes para comer (no incluye garrafa, luz o transporte). A partir de los aumentos en el primer trimestre del año ese valor de referencia quedó retrasado. Los ingresos fijos de las familias y el hecho de no pertenecer al sector formal de la economía (con actualizaciones salariales) dificulta aún más este contexto adverso.
 
En diálogo con el matutino, José Ambrosino, coordinador general del Movimiento Los Sin Techo, manifestó: “Yo he notado que ha aumentado la demanda de necesidades. Pero no solo alimentaria, sino habitacionales. Lo que sí vemos objetivamente es que todo lo que sea comedor, copa de leche y asistencia alimentaria, no ha bajado y nosotros estamos siempre con lo justo”. 
 
El referente de la entidad hizo referencia a la emergencia hídrica que atraviesa la ciudad y la región. Asegura que se convierte en un obstáculo más para familias que se encuentran en una situación vulnerable. “Este clima ha complicado la situación de muchas personas. Es decir, puso en crisis muchos otros elementos, como puede ser la vivienda. Este trastorno ambiental causa problemas en general, pero en la extrema pobreza los inconvenientes se multiplican por 10”, graficó Ambrosino. 
 
 
Además de brindar desayuno, almuerzo y copa de leche a muchos niños de la ciudad, colabora con las familias que tienen viviendas precarias a través de una ayuda económica y la entrega de materiales. Ambrosino relató al matutino que los vecinos le manifiestan que “los recursos con los que cuentan no les alcanza más”.
 
El consultado continuó describiendo cómo está golpeando la inflación en los sectores más desprotegidos. “Con el aumento que ha habido en estos tres meses en general y en todos los rubros, evidentemente la situación desmejoró. Una persona con 4.500 pesos no puede seguir comprando lo mismo que en el mes de enero. Nosotros no hacemos una medición para decir cuánto aumentó la demanda social. Sí sabemos que son familias que tiene ingresos fijos. No son asalariados, no tienen actualización, ni ingresos variables, tampoco están dentro del sector formal de la economía como para que tengan un adelanto o una paritaria”, señaló. 
 

Asistencia 
Desde el Movimiento Los Sin Techo acompañan el proyecto “pobreza cero” del gobierno nacional pero entienden que “lo más urgente es terminar con los niveles de indigencia”. 
 
La entidad brinda ayuda a los que tienen problemas habitacionales pero además trabaja con miles de niños y niñas que tienen las necesidad básicas insatisfechas. En total, el movimiento ofrece la copa de leche a alrededor de 4.500 chicos en 22 barrios de la ciudad. Además, cerca de 480 chicos de Santa Fe son atendidos en los jardines que posee la entidad. 
 
Además de recibir contención y educación, a los pequeños se les otorga el desayuno y el almuerzo. Cabe destacar que los espacios son atendidos por los padres de los niños que concurren al jardín o por personas del barrio. El trabajo que realizan los mismos es remunerado con alimentos para toda la familia. 
 
“En total, son alrededor de cinco mil personas que pertenecen a la extrema pobreza y que reciben atención”, informó José Ambrosino. Además, describió el estado en que se encuentran los barrios del oeste de la ciudad luego de los días intensos de lluvia. “En general todos los barrios nuestros tienen inconvenientes. Igualmente, hay barrios que podrían estar peor. Las construcciones ubicadas en todo el cordón oeste, desde Villa Oculta hasta Barranquita Oeste, se realizó sobre niveles elevados”, agregó.
 

Rosario también 
En la ciudad del sur provincial el gremio ATE, delegación Rosario, manifestó su preocupación y reclamó por el aumento de partidas para comedores escolares y copa de leche. El sindicato entiende que el número de asistentes a comedores está en aumento como consecuencia de los incrementos en los precios y servicios. “Resultan absolutamente insuficientes para alimentar a los chicos y chicas que concurren a esos servicios. Esos montos no tienen la actualización necesaria como para hacerle frente a la inflación”, relatan desde ATE Rosario. 
Aquiles Noseda / aquiles.noseda@uno.com.ar / De la Redacción de UNO