santafe
Viernes 15 de Abril de 2016

Los hoteles y bares sienten el impacto del clima y el ajuste

Preocupa la baja del consumo en los locales gastronómicos; en los hospedajes es evidente la ausencia de turistas. 

El sector que engloba a hoteles y locales gastronómicos de la ciudad atraviesa un contexto complicado, impulsado en parte por las inundaciones y por otro lado por los incrementos en los servicios.
“La situación es mala y la estamos sufriendo”, sostuvo Mario Zavaleta, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Santa Fe (AEGH) entidad que agrupa a hoteles y restaurantes locales.
Punto y seguido sostuvo que la situación es bastante preocupante, en el rubro gastronómico en donde se registró una caída abrupta del consumo. Mientras que en el sector hotelero la llegada de turistas no se hace notar. 
“Se percibe la falta de huéspedes en los hoteles. A eso se suma el problema que tenemos todos que es el aumento de tarifas (en los servicios) que para los empresarios son desmedidas si se tiene en cuenta que desde siempre se pagó siete veces más que en Buenos Aires y ahora los incrementos que llegan a 50% en lo que respecta al agua, gas y los artículos que se utilizan para la elaboración gastronómica, que sufrieron incrementos y no pueden ser trasladados a los clientes”, aseguró.
“Está todo muy complicado, ya venimos de un verano difícil de por sí por la situación de inundaciones”, aseguró el titular de la Cámara Hotelera Gastronómica al mismo tiempo que mencionó el tratamiento desmedido que hicieron los medios nacionales sobre la situación en la región. “Hablaban de que estaba todo inundado y en realidad esta zona se podía visitar”, se quejó el empresario y referente del sector hotelero. 
Lo que deja abril
Las condiciones climáticas que se registraron desde que abril inició no contribuyen en el repunte de la actividad gastronómica. Más si se tiene en cuenta que los fines de semana se presentaron con lluvias. En esa línea el titular de la AEGH no dudó en afirmar que esto afecta la actividad en los bares y los restoranes que los viernes y sábados a la noche esperan la llegada de los comensales y clientes.
“Cuando las condiciones climáticas no ayudan, la gente no sale de su casa. De esto no hay duda para nada”, aseguró el empresario al mismo tiempo que recalcó que de jueves a sábado son las jornadas de mayor demanda. Este panorama también se sintió en los establecimientos hoteleros ya que la gente tampoco transitó las rutas.
En relación a las proyecciones a futuro Zavaleta aseguró que como todo empresario ante la llegada de un nuevo gobierno mantiene las expectativas sobre la posibilidad de que la situación cambie. “Pero va pasando el tiempo y estamos complicados. Uno escucha que hay que esperar el segundo semestre”, explicó.
A nivel nacional la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina realizó gestiones para las zonas que sufrieron la inundación y tratar de contener los vencimientos de los impuestos y demás con algún plan especial. Un objetivo que no se alcanza pese a todas las gestiones que se encararon desde la entidad.
En tanto a nivel provincial Zavaleta explicó que recibieron la promesa de un apoyo para algunas de las empresas damnificadas por la inundación. “Pero el resto que estamos sufriendo las consecuencias no podemos hacerlo”, aseveró.
Desde la Asociación solicitan la colaboración tanto del gobierno provincial como el municipal ya que la ausencia de turistas se refleja en los establecimientos hoteleros. “No nos visita nadie y si nosotros no hacemos promociones desde los grandes centros, no vamos a conseguir salir de la chatura que tiene Santa Fe”, explicó.