santafe
Miércoles 25 de Mayo de 2016

“Los industriales tienen paciencia, pero en algún momento se termina”

El gobernador reclamó a Nación “más velocidad para resolver algunos problemas”, y puntualmente una definición sobre las tarifas para sectores productivos. Habló además del crecimiento de la pobreza.

Luego de la tradicional homilía del Arzobispo de Santa Fe en la Catedral, y antes de dar su discurso y del desfile cívico militar en la Plaza de Mayo, el gobernador, Miguel Lifschitz dialogó con la prensa sobre el mensaje de la iglesia a la clase política, y acerca de la situación laboral y la pobreza. En ese marco, volvió a reclamar mayor celeridad del gobierno de Macri para sectores afectados por la inflación,y la suba de tarifas. 
•LEER MÁS: Industriales advierten: “Se van a ir cayendo los jugadores de a poco”
La situación social fue uno de los temas apuntados por José María Arancedo, y sobre la que también se refirió Lifschitz reconociendo que el mensaje estuvo “muy a tono con el momento y los desafíos del presente”. 
“Desde hace unos años, la Iglesia viene haciendo una lectura muy realista, con mucha sensibilidad sobre las problemáticas sociales y alertándonos a quienes tenemos responsabilidad de gobierno sobre los problemas más acuciantes”, expresó y agregó: “Está claro que el crecimiento de la pobreza en el último tiempo, a partir de la devaluación y de la inflación es uno de los temas más preocupantes para todos”.
En coincidencia con el informe de la UCA, el mandatario habló de un crecimiento significativo de los sectores más necesitados y seguidamente lo relacionó con la situación laboral y reclamó a Nación medidas para contener la crisis de los sectores productivos.
  “Se percibe que en el sector del subempleo, el empleo precario, eventual, del cuentapropista hay menor oferta de trabajo, y aquí el sistema se está ajustando con un costo social en los sectores de menores recursos. Por otro lado, si bien la fotografía hoy no es alarmante, las perspectivas que uno ve y la situación de algunas empresas, y por poner un ejemplo muy paradigmático, Sancor está muy complicada, pero no es la única”, expresó. 
Para Lifschitz esta es una señal de alerta que debería ser escuchada y “abre los ojos respecto de lo que podría ocurrir en los próximos meses si no hay una respuesta rápida del Gobierno”.
En esa línea sostuvo que hace más de dos meses se planteó el problema de las industrias electrointensivas, pero que aún no hubo ninguna respuesta del Ministerio de Energía.
“Hemos elevado toda la información, y todavía no tenemos una respuesta afirmativa y obviamente los industriales tienen paciencia, pero en algún punto se termina”, enfatizó.
Por último, reconoció que la actual crisis es en parte generada por una situación preexistente, pero remarcó que se acentuó con algunas de la políticas que se implementaron en los últimos meses, como la devaluación, la suba de tarifas y la quita de subsidios. 
“Han sido todas medidas que tienen sus fundamentos, pero que han provocado un alto incremento del costo de vida, y eso deja a muchísimos sectores por debajo de la línea de pobreza”, finalizó.

Por Coqui Toum - jorge.toum@uno.com.ar/ De la Redacción de UNO Santa Fe