santafe
Domingo 13 de Marzo de 2016

Los locales vacíos se multiplican en calles y avenidas de la ciudad

El descenso en el consumo registrado en los últimos meses, la alta presión tributaria y el precio de los alquileres, provocaron el cierre o traslado de comercios. Aseguran que la actualización de los costos de las locaciones no se corresponden con la plaza

Referentes del Centro Comercial de Santa Fe aseguran que se han trasladado valores de alquileres de otras ciudades que no se correspondan con Santa Fe. Desde el sector inmobiliario, reconocen que uno de los puntos más importantes a la hora de iniciarse en la actividad es el costo de las locaciones, aunque sostienen que “es un componente más de una suma de elementos que debe analizar un comercio”. 
“Deberían ser socios nuestros en las buenas y en las malas”, dicen los comerciantes con respecto a los propietarios de los inmuebles. En calle San Martín y sus transversales, los vendedores no desconocen la realidad y admiten que el cierre o traslado de algunos comercios no hace más que graficar el momento por el que atraviesa el sector. Los motivos son muchos pero cada vez es más común encontrar en el centro de la ciudad, los carteles que dicen“se alquila”. Si bien obedece a un cúmulo de situaciones, la caída en las ventas, la presión tributaria y el alto costo de los locales juegan un papel preponderante para iniciarse en la actividad, abandonarla o trasladarse a otra zona de la Capital. 
En diálogo con Diario UNO, el secretario del Centro Comercial de Santa Fe, Jorge Baremberg, manifestó: “Uno ve la voracidad que hay por parte de los propietarios de los inmuebles. Generalmente, no suelen ver los esfuerzos que uno hace. No se da cuenta de que es un socio privilegiado nuestro. Está bien, sabemos que se dedican a la renta, pero quienes trabajan dentro de su local tienen que estar los 365 días del año”.
El referente del sector reconoce que el cierre o traslado de algunos comercios se debe a un conjunto de inconvenientes. “Hay locales que están quedando vacíos, de mucha trayectoria. Es un cúmulo de situaciones. Empezaría por lo que es la alta presión tributaria, que en los últimos cuatro años fue agresiva y llegamos a tributar alrededor del 40 por ciento, eso te resta mucho rentabilidad. Por otro lado, mantener un comercio abierto implica costos fijos muy altos, como los servicios y los empleados. Entonces, esa situación te lleva a que más de uno, que es lo que estamos observando, termine cerrando su negocio”, detalló Baremberg, y agregó: “Entonces, en gran medida tiene que ver con la desaceleración de la venta y la angurria de algunos. No hay que olvidarse que los comercios que cierran sobre San Martín y sus trasversales son comercios que tienen años”. 
En este contexto económico, con la caída en las ventas y la baja rentabilidad que demuestran los comerciantes, los alquileres terminan siendo un factor determinante. “Yo sostengo que los propietarios son socios nuestros, pero deberían ser socios nuestros en las buenas y en las malas. Hemos tenido buenas épocas y hemos pagado siempre en término los alquileres. Hay propietarios que dejan el local vacío y a lo mejor pueden aguantar cuatro o seis meses, no tienen muchos inconvenientes. Pero a nosotros nos parten al medio”.
Lo cierto es que no existe referencia alguna para colocarle un precio o valor a los locales comerciales. Por ejemplo, un local pequeño de 3,5 por 5 metros, ubicado sobre una de las calles que atraviesan la peatonal, tiene un valor cercano a los 9.000 pesos mensuales. Un kiosco a cinco cuadras de calle San Martín paga 7.500 pesos y una agencia de quiniela, ubicada sobre avenida Facundo Zuviría abona por un espacio de similares dimensiones 4.000 pesos. Por otro lado, un espacio más amplio, ubicado en plena Recoleta tiene un costo superior a los 20.000 pesos. Naturalmente, a medida que se sale del microcentro de la ciudad los valores disminuyen, aunque no deja de sorprender las cifras que pagan grandes cadenas comerciales sobre la peatonal santafesina, superando ampliamente el valor de las tres cifras. 
El secretario del Centro Comercial se refirió al valor de los alquileres. “Han arribado a la ciudad las cadenas de artículos del hogar, que no tienen nada que ver con la facturación que tenemos nosotros, y han puesto importes de referencia altos. Además, se han trasladado precios que no son lógicos para esta plaza. Se importan valores de Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Córdoba, que son plazas que no tienen nada que ver con la realidad económica de ciudades más chicas como Paraná, Rafaela o Santa Fe”, consideró. 
El Centro Comercial de la ciudad, a través de su observatorio, realiza un sondeo cada seis meses sobre la cantidad de locales desocupados. Sobre fines del año pasado, el 11 por ciento de los locales de la ciudad se encontraban desocupados, mostrando un incremento del 2 por ciento con respecto al 2014. 

La mirada inmobiliaria
Desde el sector inmobiliario admiten que hay locales que están quedando vacíos en la ciudad, pero entienden que el proceso se debe a cuestiones que están por encima del valor de los alquileres, aunque reconocen que es un ítem importante en la ecuación financiera. 
“No es por el alquiler que los comercios dejan de trabajar. Es un componente más de una suma de conceptos que necesita analizar un comercio”, sostuvo en diálogo con el matutino Marcelo Tomas, presidente de la Cámara de Empresas y Corredores Inmobiliarios. 
El referente del sector inmobiliario dio a conocer su mirada al respecto y señaló: “Me parece que el tema pasa por otro lado. Creo que el consumo ha decaído y obviamente se hace difícil cumplimentar con los costos de la mantención de un local, como es el alquiler, los impuestos y además generar rentabilidad”.
Igualmente, Marcelo Tomas reconoce que es un punto importante a la hora de iniciarse en la actividad comercial. “Lo que sí vemos que a la hora de iniciar una nueva locación, el alquiler es uno de los ítems que tienen a consideración, es importante dado que es uno de los que forman los costos y gastos que tiene ese comercio para la actividad”, comentó. 
Sobre las actualizaciones en los precios, el presidente de la Cámara informó: “Entre el 30 y el 35 por ciento es el porcentaje de actualización anual. Estamos acompañando el proceso inflacionario que tenemos dentro de lo que son los arreglos de paritarias. No tomamos valores que puedan llegar a ser excesivos”.