santafe
Sábado 27 de Febrero de 2016

Los reclamos por las tarjetas de crédito superan a los de telefonía

En la última parte del 2015 las denuncias que involucran problemas con los plásticos lideraron el podio de las quejas de usuarios.

Las quejas de los usuarios por cobros indebidos en los servicios que prestan las entidades bancarias se incrementaron notoriamente en la última parte del 2015. Así lo confirmaron desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia al ser consultados sobre la problemática que aqueja a muchos santafesinos. Puntualmente se informó que según datos provisorios, en la zona norte (que atiende la sede Santa Fe de la Defensoría), se reportaron 1.257 denuncias por tarjetas contra 973 de telefonía celular.
Los reclamos en esta materia son constantes. “Los teléfonos que fueron la vedette por años, hoy fueron destronados por los temas relacionados con las tarjetas de crédito como seguros de tarjetas y débitos y aspectos vinculados con las operatorias”, explicó la abogada Liliana Campomanes encargada del área de Defensa del Consumidor, de la Defensoría del Pueblo de Santa Fe.
En esa línea explicó que en la actualidad persisten dos cuestiones, por un lado el error humano propiamente dicho cuando las personas realizan los trámites de forma automática. “Porque no verifican antes de colocar la clave el importe a pagar”, aclaró Campomanes.
Por otro lado se encuentran aquellos casos en los que las persona optan por suscribirse por medio de la tarjeta de crédito a un servicio de cable o de seguro. En esas instancias el usuario debe firmar una serie de papeles o documentación, que sería el contrato, en el cual la persona otorga la autorización para que se descuente de una cuenta o caja de ahorro que puede ser la sueldo.
En esas situaciones es necesario prestar la atención debida, ya que cuando se compra un producto o adquiere un servicio a crédito, es recomendable preguntar dónde o cómo se hará efectivo el pago del servicio.
La persona que no solicita esta información, o no mira lo que firma, por estar apremiado por una situación económica y acude a una financiera o mutual, debe preguntar qué está firmando o leyendo ya que después resulta difícil desmentir que no lo haya autorizado. “Se puede cuestionar como Defensoría que el consentimiento no fue lo suficientemente informado, es decir que existen vicios en la prestación del consentimiento”, aseveró la referente.
Otra de las aristas es aquella que tiene como eje reclamos a productos que aparecen en las tarjetas de crédito y que no han sido solicitados por el titular de la misma. Entre estos se pueden encontrar seguros, ya sea de bolsos, carteras o del hogar, se trata de pequeños montos que a veces pueden pasar inadvertidos. Al respecto, la Defensoría recepcionó en septiembre del año pasado el caso de una mujer que advirtió esta situación y realizó el pedido de baja inmediata.
En estos casos, hay que tomar en cuenta que el proceso demanda unos 30 días. Por lo cual en noviembre debería haber efectuado la baja, y al día de hoy le siguen descontando. Por esto tuvo que recurrir al asesoramiento del organismo para hacer valer el derecho que ejerció en diciembre al dar la baja de los servicios que no había contratado y la devolución del dinero por no haber prestado conformidad.
 “A veces las personas aseguran que no autorizaron el pago, pero no se dan cuenta que al firmar el pedido de la tarjeta, también se adosan los contratos de los seguros en la montaña de papeles”, explicó la abogada en relación a los casos que tienen como objetivo a los adultos mayores y agregó que en ese momento se da el consentimiento para la contratación de un seguro. “Con la intervención nuestra tratamos de lograr que eso no tenga efecto. Ya que el derecho a la información se vulnera”, sostuvo la consultada y agregó que las normativas del Banco Central establecen que para evitar este tipo de situaciones cada paquete que el usuario adquiera se debe diferenciar. “De esta manera la norma permite que el consumidor advierta por qué está firmando”, destacó Campomanes.
Por último se refirió los pagos de las tarjetas de crédito. “Cuando contrato la tarjeta, doy autorización para el descuento del mínimo o del total”, observó la titular de la Defensoría al mismo tiempo que explicó que se registró un importante número de denuncias a finales de 2015 vinculados con los cobros adelantados de las tarjetas.
“Ingresa el salario del empleado y va el día 5 a retirar su dinero y se encuentra con que tiene cero pesos, porque el banco retuvo todo el importe”, relató Campomanes. En sintonía con estos episodios explicó que de esta manera se viola el derecho del consumidor de elección, de poder de administración, de autorizar o no el descuento, con la responsabilidad que esto acarrea. “En materia de tarjeta de crédito, la recomendación que se hace es llegar al pago total, ya que el parcial de alguna manera sobreendeuda por los porcentajes de los intereses”, sostuvo al mismo tiempo que destacó que el organismo logró que la banca devuelva a una caja de ahorro el importe de la tarjeta de crédito y que solo deduzca el pago mínimo. En ese sentido agregó que el usuario inclusive puede bloquear el pago por débito y solicitar el pago por ventanilla.
“En ocasiones las fechas de vencimiento no son los primeros días del mes, sin embargo se debita antes. Se trata de un derecho que las personas tienen como usuarios de un servicio”, destacó la abogada.
Romina Elizalde / relizalde@uno.com.ar