santafe
Viernes 05 de Febrero de 2016

Los repelentes subieron un 50% y recomiendan comparar precios

El convenio anunciado por el Gobierno Nacional no alcanza a los supermercados ni a farmacias de la ciudad. Hubo reuniones en la ciudad para buscar soluciones

La suba de precios se produce en el marco de la situación generada por la aparición de casos de dengue (ver página 12) y la alerta generada ante las enfermedades de zika y chikungunya.
Durante la última semana de enero comenzó la discusión sobre los elevados precios que tenían los repelentes en los comercios minoristas y supermercados de la ciudad. Por tal motivo, el Gobierno Nacional se encargó de comunicar un acuerdo de precios entre la principal industria que fabrica el producto y las cadenas de supermercados.
Sin embargo, las cadenas de supermercados de la ciudad de Santa Fe no están notificados sobre tal acuerdo. Lo mismo ocurre con las farmacias. En este contexto, los precios de los repelentes se han elevado y hasta la fecha registran incrementos cercanos al 50 por ciento. Con este escenario, desde Dirección de Derecho Ciudadano recomiendan “buscar precios” y no pagar cualquier valor. Es importante aclarar que no existen sanciones previstas para aquellos comercios que se encuentran remarcando los precios. 
Inquietos por los costos de los repelentes, desde el organismo municipal vienen registrando consultas de consumidores. El área de derecho ciudadano pudo constatar los aumentos fundamentalmente en las marcas más reconocidas. 
En este marco, el director de la Dirección de Derechos Ciudadanos del Municipio, Marcelo Ponce, se reunió con el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Damián Sudano, y la vicepresidenta de la entidad, Alicia Caraballo, como también con el gerente del Centro Comercial de la ciudad de Santa Fe, Fabián Zanutigh.
En diálogo con Diario UNO, Ponce manifestó: “Nosotros hemos recibido consultas de santafesinos para chequear los precios de los repelentes. Lo que pudimos detectar es un incremento importante, que en algunos casos ha superado el 50 por ciento del valor en que se encontraban hasta hace unos días”. Por su parte, algunos comerciantes de la ciudad sostienen que los incrementos de los repelentes vienen desde el sector mayorista y que por lo tanto se trasladan de forma automática a las góndolas.

Una cuestión de salud 
Marcelo Ponce hizo referencia al aprovechamiento de la situación que tienen algunos sectores. “El problema es aprovecharse de la situación, es una cuestión de salud–aseguró el consultado, y continuó– ahí es donde se presenta el inconveniente”. Además, recordó algunas experiencias: “Ya hemos tenido algunas prácticas negativas. En el 2003 con la inundación se cobraban velas a precios exorbitantes y con la gripe A sucedió algo similar con el precio del alcohol en gel”.
El funcionario aclaró que los comercios tienen libertad para definir los precios de sus productos, pero que igualmente cada consumidor puede elegir en qué comercio comprar.
“Todos tenemos que sumarnos solidariamente para paliar la situación. Lamentablemente siempre tenemos algunos pícaros que aprovechan este tipo de situaciones para sacar algún rédito en particular”, manifestó Ponce.
Del cónclave participaron los representantes del Colegio de Farmacéuticos de Santa Fe, quienes expresaron su preocupación e informaron que el sector quedó fuera del convenio que estableció un precio referencial, pero que igualmente estaban preocupados por la suba de algunos artículos.
En ese sentido, el funcionario municipal sostuvo: “Tanto el presidente como la vicepresidenta del Colegio de Farmacéuticos nos manifestaron su preocupación porque sabían que en algunos lugares existe un aumento importante en el costo”. Desde el sector farmacéutico se encargaron de aclarar que los acuerdos en Buenos Aires no incluyó a las farmacias. “Nos manifestaron que esos convenios existen básicamente con las grandes cadenas de supermercados y quedan afuera las farmacias y comercios minoristas”, contó al matutino Marcelo Ponce.
 
A buscar precio
“Las medidas que recomendamos es que no se queden con el primer precio, sino que busquen y recorran otros negocios. Es lo que nosotros estamos aconsejando”, dijo el director de la Dirección de Derechos Ciudadanos del Municipio.
Además, aclaró que no existe sanción contra los que elevan los precios. “El problema lo tienen aquellas personas que tienen dificultad para trasladarse y no pueden estar recorriendo farmacias o comercios, ahí estamos en problemas. Lamentablemente no existen sanciones previstas formalmente para los comercios que realmente estén cobrando precios elevados”.
En este contexto, el objetivo de la Dirección es denunciar públicamente la distorsión de precios que existe con el producto. “No hay peor sanción que la sanción social”, subrayó Ponce y agregó: “Que el vecino sepa que si el precio de un repelente ronda los cien pesos es un precio abusivo, entonces que trate de comprar en otro comercio donde realmente esté más adecuado el precio a la realidad”.
Desde el área de Derechos Ciudadanos del Municipio se insiste en que la solución se puede encontrar en la misma demanda. “Nuestra recomendación a los vecinos es que a la hora de comprar estos productos, comparen precios para evitar especulaciones económicas de algunos comerciantes”, concluyó.