santafe
Sábado 09 de Enero de 2016

Luego de 20 años de estudio, autorizaron en tres países una vacuna contra el dengue

Cerca. México, Filipinas y ahora Brasil habilitaron la comercialización del preparado que demostró un 60 por ciento de eficacia en la población de nueve a 45 años. Argentina no tiene una posición definida. Opinan especialistas locales

Brasil anunció la autorización del uso de la vacuna Dengvaxia, la primera regulada para la prevención de la enfermedad causada por los cuatro tipos de virus del dengue en personas de entre nueve y 45 años. De este modo, ese país vecino se convirtió en el tercero en incorporarla después de México y Filipinas, que la autorizaron recientemente.
Ahora bien, ¿qué pasa en Argentina? Para consultar acerca de la necesidad de la posibilidad de autorizar su uso, Diario UNO habló el 28 y el 30 de diciembre de 2015 con el área de Prensa del Ministerio de Salud de la Nación. La respuesta fue que no se brindarían por el momento declaraciones sobre el tema.
Consultados luego especialistas de la provincia de Santa Fe, ofrecieron una mirada sobre la estrategia de inmunización que adoptó Brasil. 
Inicialmente, el infectólogo Julio Befani consideró como “una excelente decisión la incorporación de este y otros tipos de vacuna en los distintos países”, aunque advirtió: “Siempre y cuando se haga luego de un estudio riguroso y en zonas donde haya una carga alta de la enfermedad”. 
Sobre las expectativas que la vacuna genera, consideró que, “como en todas las enfermedades inmunoprevenibles, existe la posibilidad de disminuir el número de casos”. 
Por su parte, la directora de Promoción y Prevención de la Salud, Andrea Uboldi, también consideró a la extensión de esta estrategia en zonas endémicas “como un avance en materia de control de la enfermedad”, aunque recordó: “No la erradica, ya que el vector (el mosquito) sigue estando”.
Por otra parte, como el dengue no es todavía endémico en Argentina (frecuente, autóctono y localizado), en opinión de Befani “no existe hasta el momento una carga de enfermedad tan elevada como para incorporarla al calendario de vacunación”. 
Lo mismo consideró Uboldi ya que coincidió en que en la Argentina el dengue no es todavía una enfermedad endémica.

¿Viajeros?
Sin embargo, Uboldi opinó que, de estar disponible en el mercado, sería una alternativa que los especialistas en salud del viajero podrían evaluar.
Se la podría prescribir a quienes visitaran zonas en donde la circulación del virus fuera muy alta. 
En línea con ello, consultado Befani sobre si Argentina necesitaría autorizar el uso de la vacuna para quienes viajen a zona endémica; o en poblaciones con edades o condiciones de salud específicas, dijo: “Esta será una decisión que tomará el Ministerio de Salud de la Nación, como lo hace para la vacunación contra la fiebre amarilla para viajar a algunos países”.

No hubo casos autóctonos
Finalmente, consultado Befani sobre el comportamiento de esta enfermedad en 2015, dijo que “en la provincia de Santa Fe, los casos que se presentaron han sido todos con antecedentes de viaje”.
Es decir, que se contagiaron en otros países o zonas en donde la enfermedad es endémica.

Tres dosis
“La vacuna contra el dengue requiere tres dosis para completar el esquema propuesto por su fabricante. Es evidente la necesidad de una vacuna eficaz, porque la enfermedad tiene un alcance masivo y creciente”.
“El dengue es hoy un desafío sanitario cada vez mayor en todo el mundo por la creciente presencia del vector, la tropicalización del clima favoreciendo su extensión, y la cantidad de gente que viaja a lugares donde es endémica”, explicó Uboldi. 
Y recordó que la cantidad de casos aumentó en Brasil y países vecinos. Mientras tanto, en Estados Unidos hubo un brote en 2015 en Hawai y la enfermedad ya es endémica en Puerto Rico.
“Toda vacuna efectiva es bien recibida. Pero esto no quiere decir que sea perfecta. En los ensayos clínicos solo redujo las posibilidades de desarrollar la enfermedad en un 60 por ciento”, señaló la funcionaria provincial.
“Además –dijo– solo está aprobada para su uso en personas de entre nueve y 45 años que vivan en áreas donde el dengue es endémico; no se puede usar en niños pequeños o ancianos”.

Por Mariano Ruiz Clausen - mruiz@uno.com.ar / De la Redacción de Diario UNO Santa Fe