santafe
Domingo 29 de Mayo de 2016

"Mi hija tomó ácido por culpa de la médica", aseguró la mamá de la beba

Sofía, madre de la beba de 20 meses que se intoxicó en un dispensario, acusó a la ginecóloga por dejar el frasco tóxico destapado.

"No tengo dudas, mi hija tomó ácido por culpa de la médica que dejó el frasco abierto en el consultorio". La acusación la formuló Sofía, madre de Luna, la beba de 20 meses que el jueves bebió un líquido tóxico en un dispensario municipal de la ciudad de Rosario que le generó severas quemaduras en su cuerpo. "Fueron unos segundos, la ginecóloga me estaba atendiendo y Luna tomó del frasco que estaba abierto, ella no tiene fuerza ni para abrir una botellita de jugo", agregó. La menor tuvo ayer una leve mejoría, pero sigue internada con pronóstico reservado en el Hospital Español.
Desde ese centro de salud, Sofía dialogó por teléfono con La Capital. Tuvo palabras muy duras para con la médica que la atendió en el dispensario Santa Teresita, del distrito sudoeste, donde en un descuido su hija tomó el ácido tricloroacético que se usa con fines ginecológicos.
La ingesta le provocó quemaduras en la boca, estómago y esófago por lo corrosivo que es líquido en contacto con la piel. Fue derivada al Español, ante la falta de camas en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela.
"Fue todo muy rápido, duro todo unos pocos segundos", recordó Sofía. "La doctora me estaba terminando de atender —continuó— y Luna empezó a llorar, ahí empezamos a ver qué pasaba y nos dimos cuenta de lo peor".
Para Sofía, "la responsabilidad es de la médica que dejó al alcance de cualquiera, abierto, un frasco con ácido. Dijeron que Luna lo abrió al frasco, pero mi chiquita no tiene fuerza ni para abrir una botellita de jugo, tiene un año y 8 meses".
La madre de la menor intoxicada fue más allá y siguió cuestionando a la profesional. "Mientras nosotros estábamos esperando la ambulancia, muy nerviosos, ella me echó la culpa por haber ido al consultorio con mi beba y dijo que era mi culpa", disparó.
"No sólo eso —siguió— después de lo que pasó con Luna me dijeron otras pacientes que el frasco no fue tapado y continuaba abierto dentro del consultorio".
Consultada sobre el estado de salud de la menor de sus cinco hijas, Sofía contó que Luna "tuvo una leve mejoría, pasó mejor la noche y por suerte dejó de tener convulsiones".
En el mismo sentido, el director médico del dispensario Santa Teresita, Fernando Bignoni, informó que la beba "está estable, continúa con pronóstico reservado, internada en la unidad de terapia intensiva" del Español.
Según Bignoni "se registró una leve mejoría en el cuadro ya que empezó a responder a la medicación que se le está suministrando. Había tenido muchas convulsiones, si ese cuadro se sostenía era muy complejo de manejar pero afortunadamente las convulsiones cesaron".
Al respecto, la madre apuntó además que le hicieron una tomografía que detectó "que el cerebro está algo hinchado. Nos dijeron que la van a seguir observando para ver cómo evoluciona".
Bignoni reiteró el área legal de la Secretaría de Salud Pública municipal abrió un sumario para determinar las razones del grave incidente. Y destacó que "se han preservado todas las pruebas para que avance la investigación".
El funcionario se excusó de dar plazos sobre la definición del sumario. "Esperemos que sea cuánto antes para llevar tranquilidad a la familia, a los trabajadores y a la comunidad en general, pero ya escapa a nuestra dirección", señaló.
De todos modos, Bignoni ya había sido crítico al analizar lo ocurrido. "Fue un accidente _indicó_ pero atravesado por circunstancias que nunca debieron haber ocurrido, que serán evaluadas para determinar sanciones".
A criterio de Bignoni, la menor no debió haber entrado al consultorio y el frasco con el ácido debió haber estado cerrado.

Fuente: Guillermo Zysman / La Capital