santafe
Miércoles 15 de Abril de 2015

Ocho barrios padecen el mal servicio de la Línea 11

Bronca y Enojo. La zona más perjudicada está al norte de Gorriti y Peñaloza. El estado de las calles es el motivo según los choferes. Los usuarios dicen que “nunca respetan el recorrido”

Quejas y más quejas. Es lo que a diario se escucha en los barrios del norte cuyo servicio de transporte por colectivo lo presta la Línea 11. La mayoría de los reclamos provienen de los usuarios que viven en René Favaloro, Punta Norte, UPCN, Nueva Esperanza, todos ubicados en Altos de Noguera, y Peñaloza Norte, Bernardino Rivadavia, Nueva Pompeya, y Liceo Norte, solo para nombrar algunos. En definitiva es de Peñaloza y Gorriti hacia el norte. Si bien los choferes aducen que el estado de la calle es el principal motivo para no cumplir el recorrido pactado, los vecinos dicen que “hacen lo que quieren” porque hay sectores que están en buenas condiciones y “tampoco respetan el trayecto establecido”.

                     
Las mayores consecuencias se padecen los días de lluvia porque no sale de la parada o directamente transita por Peñaloza dejando varado a cientos de usuarios. Hoy Facebook es el centro de la catarsis y los comentarios son de todo tipo, pero todos coinciden en el mal servicio que se presta. Desde el municipio aseguraron que se hacen los controles y anticiparon que aplicarán sanciones si no se cumple con el recorrido pautado. Vale recordar que en diciembre del año pasado fue multada esta línea con 100 pesos por incumplimiento.
Desde la empresa prefirieron no dar explicaciones. Los choferes dicen que no están autorizados a hablar. De esta manera se manifestaron ante la consulta de Diario UNO; y los vecinos también dicen que “no tienen respuestas”. En cuanto al arreglo de calles, el municipio realiza reparaciones sobre todo priorizando el recorrido del transporte.
Las quejas en primera persona
La parada de la línea 11 está en Lamadrid y Malaver en el barrio René Favalo que pertenece a la jurisdicción de la vecinal Altos de Noguera. Desde allí parte y toma por San José; luego Lasalle hasta Peñaloza, después 2º Pasaje; Europa; otra vez Lasalle; Azopardo; Espinoza; de nuevo Europa; Diez de Andino; Aguado; Excombatientes de Malvinas; y Pasaje Braille hasta Chaco o Callejón El Sable. Al transitar por Aguado y cruzar Callejón Roca se deja atrás los barrios Punta Norte, UPCN y Nueva Esperanza que también pertenecen a la anterior jurisdicción; y se ingresa a Bernardino Rivadavia o más conocida esa zona como Santa Rita.
El recorrido sigue por Chaco o Callejón El Sable luego retoma por Pasaje Público; sigue por Misiones; después Europa hasta Callejón Aguirre para luego salir a Peñaloza hasta French; Juan Díaz de Solís y después Gorriti para seguir hasta el centro. Callejón Funes divide Bernardino Rivadavia de Liceo Norte. Si bien pasa por un pequeño sector de Nueva Pompeya y Peñaloza Norte, los vecinos de estos dos barrios también se ven perjudicados porque utilizan este servicio para concurrir a sus trabajos, enviar los chicos a la escuela y hasta para ir al centro de salud que se encuentra en René Favaloro.

                                             Foto: José Busiemi / Uno Santa Fe
Un vecino de Nueva Esperanza escribió hace unos días: “Quiero decir basta. La línea 11 se burla demasiado de nosotros. No sé si la culpa la tienen los choferes o los empresarios, pero esto ya es el colmo. La frecuencia con la que pasan en nuestro barrio en los horarios de 14 a 17 es de 30 a 35 minutos. Una vergüenza. Todo tiene un limite. Menciono a la línea 11 como la peor línea de colectivos de Santa Fe”. Desde la vecinal Peñaloza Norte compartieron el comentario y agregaron: “Es hasta inhumano lo que hace esta línea desde hace años, y no hay una respuesta de la empresa ni del municipio. Alguien debería hacerse cargo”. 
Belkys Vega vive en René Favaloro y contó a Diario UNO: “Es verdad, la Línea 11 hace últimamente lo que quiere. No respeta su recorrido. Ni el de antes, y si han hecho uno nuevo, tampoco. Yo el lunes lo tomé a las 6.30 y el recorrido que hace por Nueva Esperanza no lo hizo. Pasó de largo y dejó a toda la gente en la parada. Es una hora clave donde van a trabajar y los chicos a la escuela. Y no es porque iba lleno, sino porque hacen lo que quieren los choferes. Es un desastre”.
Cristina Beterrechi se sumó a la ola de denuncias y dijo: “Ni hablar de sábados, domingos y feriados, nos cansamos de esperar, y en los días de semana te dejan porque vienen completos a horarios pico y pasan cada veinte o más minutos. La culpa es de la Municipalidad que no controla”. Luego Juan Carlos Nicola, también enojado, agregó: “Es muy cierto. Esperé un día al 11 en la plaza del Soldado, llegué a las 15 y pasó a las 15.50. Éramos más de 20 personas esperando. Es la peor línea sin dudas”.