santafe
Lunes 04 de Abril de 2016

Papeles de Panamá: Lifschitz habló de su posible impacto local

El gobernador dijo que se sorprendió por algunos nombres que aparecen en la investigación, entre los que se encuentran el del presidente Macri y Lionel Messi, entre otros

El gobernador, Miguel Lifschitz, se mostró sorprendido por la presencia de algunos nombres en los denominados Papeles de Panamá, una investigación sobre cuentas offshore en las que aparecen citados –entre otros– el futbolista rosarino Lionel Messi o el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, y señaló que todo el asunto “nos hace repensar cómo esas cosas impactan en las realidades locales, provinciales o del país”.
 
En declaraciones a LT8 de Rosario, Lifschitz fue consultado sobre el escándalo de los Papeles de Panamá y al respecto opinó: “Fue una sorpresa por la presencia de algunos nombres, porque la de otros nos la podíamos imaginar. Pero todos sabemos la existencia de los paraísos fiscales, de lo que representa Panamá y otros lugares y de cómo hay una enorme masa de dinero, muchas veces sucio o de orígenes desconocidos, que se manejan a través de estos enclaves en el mundo y que obviamente evaden impuestos, que sería el menor de los delitos, pero que además muchas veces tienen orígenes espúreos”.
 
Lifschitz analizó luego el caso de la detención del exsecretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, quien irá a juicio por enriquecimiento ilícito, y sobre el tema indicó: “Ese es otro caso, todos sabían y sabíamos que Ricardo Jaime era un personaje oscuro de la gestión anterior y todas estas causas lo están poniendo en evidencia, pero esto era conocido desde hace tiempo. Creo que un país con esa corrupción sistémica generalizada y muchas veces consentida, no puede avanzar, cualquiera sea el proyecto político que esté gobernando”.
 
 
“No hay justificación posible para este tipo de organizaciones delictivas enquistadas en los gobiernos –amplió–. Uno entiende que puede haber casos aislados, porque las personas cometen errores o son pasibles de la tentación de tomar un dinero que no les corresponde. Pero esto es más grave, estamos hablando de organizaciones, de estructuras, de empresas fantasmas, de evasión en gran escala, como la que se descubrió con la empresa del grupo Indalo. Eso es grave para el funcionamiento de la democracia”.
 
Acerca de cómo consideraba que debía combatirse la corrupción, Lifschitz dijo que “ese es un tema que siempre me ha preocupado y en distintos momentos reaparece en la Argentina. Lo vivimos en los 90 con casos escandalosos. Después el tema se fue diluyendo y en los últimos tiempos reaparece en escena y en una escala enorme. Hay normas y leyes que ayudan pero en la medida que no haya una conducta ética de quienes son los máximos referentes del Estado en los tres poderes, es difícil”.
 
Agregó luego: “Estamos en un tiempo donde todos debemos dar muestra de ejemplaridad, no solo ser honestos sino parecerlo. Y ser cuidadosos en nuestros hábitos de vida, en las relaciones que tenemos y en los ejemplos que dejamos. Cuando hay cabezas de los poderes públicos que ejercitan una conducta ética, responsable y austera, ayuda para que se transmita para abajo y que los equipos de gobierno hagan lo mismo. Siempre puede haber una excepción, pero una cosa es que sea una excepción y otra se termine convirtiendo en la regla”.
 
 
Lifschitz evaluó que el dinero espúreo al que se hace referencia en muchas oportunidades “evidentemente es del narcotráfico, del tráfico de armas, de la trata de personas, de la corrupción, de la evasión de impuestos. Todos estos delitos que hoy se han hecho globales y que están organizados por multinacionales del delito tienen ramificaciones locales y que operan en la Argentina, en Santa Fe, son un flagelo de escala mundial pero que nosotros tenemos que combatir, aquí y ahora. En ese sentido estamos trabajando y poniendo los recursos para incorporar tecnología, equipamiento, para coordinar mejor con las fuerzas federales y la Justicia federal”, finalizó.