santafe
Lunes 16 de Mayo de 2016

Para Garavano, la Justicia avanza “por las demandas de la población”

El ministro de Justicia de la Nación estuvo en Santa Fe y aseguró que el gobierno quiere mantener una relación institucional con el Poder Judicial y que quiere “romper con la lógica de los jueces amigos”

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, presentó este lunes en la ciudad el programa Justicia 2020, al que definió como “un espacio de diálogo donde se integre el Poder Judicial con la Corte, el Consejo de la Magistratura, todas las cortes provinciales, los abogados, las universidades, los familiares de víctimas” y que busca “construir consensos”.
 
Con la idea de “generar una justicia más cercana a la gente, más moderna y transparente”, el programa tiene más de 100 iniciativas a desarrollar durante los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri. “El cambio de la Justicia es permanente o es algo que lleva mucho tiempo. No es bueno cambiarla de un día para el otro”, definió Garavano.
 
Al ser consultado por las duras críticas que la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, está disparando contra el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y cómo es la relación del gobierno con la Justicia, el ministro dijo: “Esas son declaraciones de la diputada. Nosotros tenemos una relación de trabajo en conjunto con la Justicia en general, no solo con la federal, sino con toda la del país. Particularmente con la Corte y con el Consejo de la Magistratura estamos trabajando en términos institucionales. Nuestra relación es de trabajo”.
 
 
Luego el ministro dijo que “es un gran avance que no haya operadores” que accionen sobre la Justicia. “La definición del Presidente es tratar de asegurar las condiciones para que los jueces puedan ser independientes. El desafío era romper este círculo vicioso al que estábamos acostumbrados donde el gobierno de turno se amigaba con algunos jueces y seguían los mismos operadores y la misma lógica. El gobierno está tratando de romper eso y un ejemplo puntual fue aceptar la renuncia de (Norberto) Oyarbide y que fuera funcional al gobierno. Al aceptar la renuncia enviamos un mensaje de que queremos que la Justicia haga el trabajo que le demanda la población. El Presidente se sometió él a la Justicia en el caso que vincula a su padre a las sociedades off shore”.
 
—¿Le preocupa el avance de la causa conocida como Panamá Papers que involucra al Presidente?
—No, el Presidente está muy tranquilo. Primero es una sociedad, no son cuentas; y segundo, él no tuvo vinculación operativa ni funcional de ningún tipo. Por eso él se presentó ante la justicia civil pidiendo que el padre entregue documentación y que también se le requiera a las autoridades dónde estaban radicadas esas sociedades. Esto no le cambia su mirada sobre la Justicia.
 
“Queremos mejorar la Justicia en términos de políticas públicas, de servicio para la gente y no por la causa tal o cual. Una decisión del gobierno es tratar de no hablar de los procesos judiciales ni de los jueces o los fiscales. Que lleven adelante su tarea y si nos consta que no están cumpliendo su tarea, haremos la denuncia ante el Consejo de la Magistratura”, aseguró.
 
Luego se refirió a los pliegos que propuso el gobierno para que la Corte llegue a cinco miembros. En ese punto, Garavano dijo ser “muy optimista” de que el tema esté resuelto antes de la feria judicial de julio. “Hay una coherencia muy fuerte porque todas las señales van en la misma dirección que es tratar de respetar la independencia. Con (Horacio) Rosatti y Carlos Rosenkrantz no hay una relación ni mía, ni del Presidente, ni del gobierno”, sostuvo.
 
 
Mientras que ante la pregunta por la relación con la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, Garavano disparó: “No nos gusta la procuradora, no por una cuestión personal sino porque fue funcional al gobierno anterior al querer implementar el Código Procesal Penal de una forma errada, empezando por la ciudad de Buenos Aires, de una forma apresurada. Todo al revés de como hay que hacer estas cosas. Necesitamos otro procurador. Pero más allá de eso, seguimos con una relación institucional y no hemos hecho un ataque hacia ella. Que tengamos diferencias y que creamos que no es la persona que tiene que estar en este momento, no nos impide manejarnos con respeto, con prudencia, sabiendo que existen profundas diferencias. Pero siempre respetando la institucionalidad”.
 
El caso Milagro Sala
“El gobierno no va a opinar sobre causas o jueces”, se escudó Garavano ante la pregunta por el caso de la militante social jujeña. “Lo que podemos decir es que recibimos a sus abogados, a los parlamentarios del Parlasur, transmitimos los requerimientos que nos hizo en su momento la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la provincia. La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación está en contacto con la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia verificando las condiciones de la detención”, describió.
 
“Más allá de eso somos respetuosos de una decisión de un Poder Judicial de una provincia. No solo no tenemos injerencia en la provincia, sino que mucho menos en el Poder Judicial de esa provincia. Ese Poder Judicial creo que lo último que dictó fue una prisión preventiva y suponemos que esa medida fue recurrida por los abogados de la parte y esperamos que funcione el sistema de justicia de Jujuy, que tiene jueces designados por el gobierno anterior del Partido Justicialista, de (Eduardo) Fellner y un código procesal aprobado por el gobierno provincial de la gestión anterior.
Seguimos el caso con atención y preocupación, algo que yo vine manifestando pero sin tener injerencia en las decisiones de un Poder Judicial que es independiente”, finalizó.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar / De la Redacción de Uno