santafe
Viernes 17 de Abril de 2015

Piumato tildó de “vergonzoso” el arreglo que tuvieron Los Monos

Opinión. El secretario general del gremio de los empleados judiciales de la Nación manifestó su repudio contra el acuerdo que le otorgó la fiscalía para obtener penas menores

En el marco de su visita a Santa Fe, para participar de las actividades que se realizaron de cara a las VII Jornadas Institucionales de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de la Argentina y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el secretario general de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, Julio Piumato, dialogó con Diario UNO. Durante la entrevista, más allá de hacer énfasis sobre la realidad de los empleados judiciales de las provincias, el hombre se pronunció sobre los avances en la causa judicial de Los Monos y las repercusiones a futuro que traerá la caso Nisman.

—¿Cómo analiza su participación en este encuentro? 

—Muy buena respecto de los temas que se pudieron debatir, los avances que fueron notificados y la posibilidad que tuvimos de plantearle nuestras consideraciones al presidente de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de la Argentina y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el doctor Rafael Gutiérrez, con quien nos reunimos hoy (por ayer), respecto de las necesidades del conjunto de los trabajadores del sector. En ese marco, le mencionamos tres ejes: primero, la preocupación por el ataque sistemático que vienen sufriendo los trabajadores judiciales por parte del Gobierno Nacional y también en algunas provincias en el sentido de la falta de libertad que muchas veces tienen; segundo, la necesidad de que se cumpla con el principio de igual trabajo, igual remuneración, que si bien no es un tema crucial en Santa Fe porque los salarios están emparentado con los de la Justicia nacional, sí afecta a otras provincias que representamos, donde están muy bajos. Por último, abordamos nuestra postura frente a lo que llamamos “impuesto al trabajo” porque consideramos que no se plantea en igual proporción en sectores como los del juego, que es un negocio de lavado de dinero que esconde todo lo sucio que hay en la política y en la corrupción. 

En ese sentido, el secretario general del gremio de los empleados judiciales de la República Argentina e integrante de la CGT de Hugo Moyano, dijo: “El salario para nosotros no es ganancia, es el pago a la contraprestación de la fuerza de trabajo y por tanto no puede ser tomado como ganancia. Es más, nunca en la historia los trabajadores pagaron este impuesto, recién en estos últimos seis años comenzó a afectar a un amplio sector por el atraso en el mínimo no imponible, el congelamiento de las escalas y de las alícuotas”.

Por otro lado, el hombre manifestó la coincidencia que existe en la desigualdad de retribución y carga en los cargos del sector justicia. “Notamos que en las mismas provincias donde los trabajadores pagan este impuesto, los jueces están exentos por la intangibilidad existente, y es por esta diferencia que luchamos, porque consideramos que en este punto debería ser como decía Arturo Jauretche: «O es pa’ todos la cobija, o es pa’ todos el invierno»”, dijo.

—Cuando habla de falta de independencia de la Justicia, ¿a qué hace referencia?

—Nosotros planteamos la necesidad de que exista independencia en la administración financiera de la Justicia, porque siempre decimos que puede haber autarquía financiera y no independencia funcional, pero que jamás podrá haber independencia funcional sin autarquía financiera, porque los gobiernos presionan a la Justicia con los fondos. Y esto es lo que está pasando en la Justicia nacional, donde el Gobierno está llevando adelante peligrosas reformas de fondo y lo está haciendo sin consenso, basándose en una mayoría circunstancial que tiene en el Congreso y con una transformación profunda que no tiene como motivación una mejor justicia sino la impunidad y la invasión del sistema judicial con paracaidistas y ñoquis.

En ese aspecto y consultado sobre cuál es su postura respecto de la reforma procesal penal existente, Piumato dijo: “Consideramos que es trascendente, pasar de un sistema mixto a uno acusatorio es un cambio profundo en la concepción de la Justicia penal y creemos que está bien que así sea, pero es necesario que se realice en orden y no frente a urgencias por una contienda electoral o porque está por cerrar un ciclo. De esa manera, lo único que logrará es condenar al sistema al fracaso absoluto”.

Análisis de actualidad
Desde otro punto de vista, y también haciendo alusión a la reunión que tuvieron con Rafael Gutiérrez, Julio Piumato afirmó que tuvo la posibilidad de manifestarle su repudio a la decisión que tomó la fiscalía de Rosario al hacer un acuerdo con los narcos y rebajarle las penas (ver recuadro).

“Lo que sucedió nos pareció una vergüenza porque actualmente hay dos grandes flagelos que tiene la Argentina, que tienden a agravarse y a complicar nuestro futuro. Uno es la corrupción del Estado, tanto nacional como provincial, y el otro es justamente el narcotráfico. Entonces, que la Justicia no dé respuesta a estos temas es el peor mensaje que le podemos dar al conjunto de la comunidad”, argumentó Piumato y completó: “Sabemos que el sector de trabajadores de la Justicia de la provincia debe estar conmovida por esa decisión, por lo que esta causa implica y esperamos que detrás de esto no se esconda algo más”.

—¿Y qué puede decir respecto de la causa Nisman?

—Si no se llega a la verdad se estará haciendo un daño a la Justicia y la sociedad argentina tremendo, porque volvimos a la violencia política en grado de magnicidio. Estamos hablando de un fiscal federal de la Nación, es una cuestión gravísima y evidentemente creo que está clarito que es un asesinato y todo lo que se está haciendo de parte del Gobierno en este sentido fue para embarrar la cancha y por tanto cuestiono la acción de la fiscal actuante, sobre todo cuando dijo que “lamentablemente” no hay rastros de pólvora en la mano de Nisman, o sea que está prejuzgando, como diciendo que le hubiera gustado para cerrar como suicidio.

Sobre esa línea, Piumato comentó que “lo peor que hace el Gobierno es atacar la figura de Nisman, porque ellos se atacan a sí mismos. Hace falta recordar que estamos hablando de un fiscal que fue puesto por ellos y que luego los imputó, y que cuando eso pasó lo mataron. O sea, el Gobierno cambió de posición respecto de la línea investigativa del atentado terrorista más importante que tuvo la Argentina, por el número de víctimas que cobró, y se peleó con el que puso ahí para hacer eso sin explicarle al pueblo por qué”, dijo y completó: “Pero volvemos al principio, lo más grave es que si no se esclarece esto, el daño que se le hace a la Justicia y a la sociedad argentina es tremendo y no sé si no es irreparable. Yo siempre tengo expectativa de que se llegue a ver la luz, pero evidentemente hay muchos intereses creados para que no se conozca la verdad.

—Por último, ¿cómo tomó la repercusión de su tuit: “Hoy no paran los que mataron a Nisman” (lo publicó el 18F, día del paro nacional)?

—La polémica la generó un sector, pero para mí estaba clarito. Yo ese día puse varios tuits; que no paraban los carneros, los que no le preocupan que los jubilados cobren $3.800, los que no les interesaba que hubiera trabajadores precarizados, los que apoyan al Gobierno y los que mataron a Nisman, que no es lo mismo que decir que los que no paran lo mataron. Hay que saber gramática para entender algunas cosas, porque para mí está claro.