santafe
Domingo 30 de Agosto de 2015

Planetario: Hallan una segunda cordillera de montañas en el corazón de Plutón

Las heladas montañas de Plutón tienen compañía. La misión New Horizons de NASA descubrió una cordillera aparentemente menos elevada en el límite inferior izquierdo de la más conocida de las formaciones de Plutón, la brillante región con forma de corazón llamada región Tombaugh.

Las heladas montañas de Plutón tienen compañía. La misión New Horizons de NASA descubrió una cordillera aparentemente menos elevada en el límite inferior izquierdo de la más conocida de las formaciones de Plutón, la brillante región con forma de corazón llamada región Tombaugh.
Estos picos congelados recién descubiertos se estima que tienen alturas entre 800 metros y 1.600 metros. Las montañas Norgay, descubiertas el 15 de julio por New Horizons, alcanzan los 3.500 metros sobre el suelo.
La nueva cordillera se encuentra al oeste de la región dentro del corazón de Plutón llamada Llanura Sputnik, y a unos 109 kilómetros al noroeste de las montañas Norgay. Esta nueva imagen destaca la topografía notablemente bien definida del límite occidental de la región Tombaugh.
“Existe una diferencia pronunciada en textura entre las llanuras congeladas más jóvenes del este y el terreno oscuro, lleno de cráteres del oeste”, afirma Jeff Moore, director del equipo de geología, geofísica e imágenes de New Horizons. 
Y agregó: “Existe una compleja interacción en marcha entre los materiales oscuros y brillantes que todavía estamos intentando comprender”.
Mientras que la llanura Sputnik se cree que es relativamente joven en términos geológicos –quizás menos de 100 millones de años de edad– la región más oscura probablemente data de hace miles de millones de años. Moore señala que el material brillante similar a sedimentos parece estar rellenando cráteres viejos.
Fuente: Johns Hopkins University
Qué pasa con las intrigantes manchas de Ceres
Las pistas de presencia de niebla en el planeta enano, vistas en algunas imágenes de la nave espacial Dawn de NASA, añaden otro giro misterioso a los misterios de Ceres.
Durante meses, los científicos han estado observando –y tratado de comprender– las manchas inusualmente reflectantes del interior de los cráteres de Ceres, que se manifiestan cuando el asteroide se gira hacia la luz solar. Los científicos han especulado que puede tratarse de reservas congeladas de hielo de agua o zonas de un material rico en sales, de color claro.

Las manchas más brillantes son llamadas de forma colectiva Spot 5 y se encuentran dentro del cráter Occator de Ceres. 
El año pasado, científicos de la misión Herschel de la ESA anunciaron la detección de señales de vapor de agua que se elevaba de la superficie de Ceres, y sería tentador sugerir que el vapor de agua está emanando de las brillantes manchas heladas que crean la niebla. Esto reafirmaría el estatus de Ceres como único asteroide con una reserva subterránea de agua, avivando las especulaciones acerca de posible vida en Ceres.
Sin embargo, Russell dice que es todavía muy pronto. “Estaba hablando en base a menos de un puñado de imágenes y la interpretación de la imágenes ha sido discutida por algunos miembros del equipo”. Sin embargo, el albedo o reflectividad del material es de un 50%, mucho menos de lo que pensaba Russell inicialmente. “Podría tratarse de sal y es poco probable que sea hielo. Pienso que la opinión del equipo está ahora más alineada con la sal”, afirmó.