santafe
Sábado 23 de Enero de 2016

Por las nubes, pero muy nuestro: un asado "en familia" cuesta $480

Así lo reveló un sondeo realizado por Diario UNO. Luego de aumentos cercanos al 35 por ciento a finales del año pasado, los precios parecen estabilizarse. 

“Cueste lo que cueste”. El asado en familia cada vez más exclusivo. Así lo indican los precios en las carnicerías de la ciudad. Sin embargo, los santafesinos no se privan de, por lo menos, destinar el domingo para disfrutar en familia y participar de la ceremonia de “prender el fuego”. Todos los locales comerciales consultados señalaron al matutino la sorpresa que causó el incremento que tuvo el sector en los últimos dos meses del 2015. En promedio, los incrementos se ubicaron por encima del 30 por ciento. Los mismos se fueron dando por etapas, a razón de un 5 por ciento por semana.
Solamente en los primeros 15 días de diciembre pasado se alcanzaron subas cercanas o superiores al 20 por ciento. Igualmente, los precios aparecen tranquilos a comienzo de año. Algunas carnicerías de la ciudad ya registran una baja de precios. Se estima que durante los próximos días y semanas continúe el mismo proceso de disminución en los valores.
Por esta situación, las carnicerías de Santa Fe reflejan una disminución en las ventas. Los comerciantes consideran que las familias destinan el mismo dinero para la compra de carne pero se llevan menos cantidad.
La consultas realizadas por el matutino a distintas carnicerías de la ciudad, arrojó como resultado que una parrillada completa para cinco personas estaría rondando los 500 pesos. A ese valor, habrá que agregarle los gastos relacionados a bebidas y ensaladas. Igualmente, se tomó como parámetro de medición una parrillada denominada, por los que entienden en la materia, como “completa”. La misma contaría de 5 chorizos, achuras, 2 kilos de costilla y un kilo de vacío. A partir de los precios arrojados para esta nota, el promedio arrojó un gasto de 480 pesos.
Los propietarios de las carnicerías entienden que el asado sigue estando presente en la mayoría de las familias, sostienen que todavía continúa la clásica reunión familiar de los domingos al mediodía o sábados por la noche.
Acerca de los precios, son conscientes que los cortes no están baratos pero señalan: “la mayoría de las familias lo continúan haciendo, en todo caso renuncian a otras cuestiones, pero al asado...no”.
Alejandro, propietario de una carnicería en el norte de la ciudad, todavía tiene presente los aumentos sufridos en el último trimestre. “Los últimos tres meses del año sufrimos un aumento importante. Octubre, noviembre y diciembre arrojó aumentos que rondaron el 35 por ciento”, señaló Alejandro a Diario UNO, y agregó: “a nosotros nos llega la media res con aumentos y luego los trasladamos a todos los cortes”.
El comerciante manifestó que el 2016 arrancó con los precios más estables. “Enero empezó con los precios planchados y en las últimas semanas está tendiendo a bajar. Igualmente, todavía no es muy notorio en el mostrador”, advirtió. Para Alejandro, la baja en los precios se debe a varios factores pero subraya la falta de demanda.
“Con el aumento de precios la gente busca otra alternativa o sigue viniendo a la carnicería pero compra cortes más baratos. Pero los que vienen, con mismo billete y compran hasta donde les alcance”, contó. Por último, sobre la disminución de los precios, aclaró: “los cortes bajaron entre 2 y 3 pesos, no es muy notorio. Los proveedores me dicen que tendría que bajar un poco más todavía”.
El comerciante manifestó que el 2016 arrancó con los precios más estables. “Enero empezó con los precios planchados y en las últimas semanas está tendiendo a bajar. Igualmente, todavía no es muy notorio en el mostrador”, advirtió. Para Alejandro, la baja en los precios se debe a varios factores pero subraya la falta de demanda.
“Con el aumento de precios la gente busca otra alternativa o sigue viniendo a la carnicería pero compra cortes más baratos. Pero los que vienen, con mismo billete y compran hasta donde les alcance”, contó. Por último, sobre la disminución de los precios, aclaró: “los cortes bajaron entre 2 y 3 pesos, no es muy notorio.
Los proveedores me dicen que tendría que bajar un poco más todavía”. Gabriel tiene una carnicería sobre la Avenida Aristóbulo del Valle. Fue categórico ante la consulta del retroceso en los valores: “Contra el 20 por ciento de diciembre, no ha bajado ni un 5. Tiende a bajar pero con relación a los últimos aumentos, es mínimo”.
Gabriel es sensato y admite que las ventas no son buenas. “El dinero es el mismo, la carne que se vende es menos. Si gastaban 100 pesos de carne, siguen gastando 100. Se llevan menos carne, complementan con otros productos. El gasto es el mismo”, describió. Sobre los últimos meses del 2015, añadió: todas las semanas los proveedores nos venían con un 5 por ciento o un 10 por ciento”.
Esteban, otro comerciante de barrio Sur, aseguró: “tuvimos aumentos del 40 por ciento”. El carnicero reconoce que los precios por el momento se encuentran “estancados” pero que “no ha bajado absolutamente nada”. 
Consumo y producción
La carne para los argentinos no tiene reemplazo. A pesar del aumento de precios registrado en los últimos meses, el consumo per cápita durante el último año creció.
El promedio móvil (últimos doce meses) ubicó el consumo interno por habitante en 59,9 kilogramos/ año, lo que significó un crecimiento de 1,7% interanual. Así lo señala en su informe económico la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina.
En el mismo, se destaca el aumento de precios registrados durante lo últimos meses del año. El fuerte aumento de precios del ganado en pie se inició a fines de noviembre y continuó en los primeros días de diciembre y se ubicó entre el 25 y 27 por ciento. Desde la cámara se informó que a parte de ese momento los valores comenzaron a revertirse y estiman que a fin del corriente mes los precios tendrían una modificación positiva entre de alrededor de 14 o 16%. Se estima que esta caída de los precios de la hacienda en pie también va a trasladarse al precio al consumidor.
Según se desprende del informe, la brecha entre la evolución del precio de la hacienda en pie y de la carne al consumidor volvió a reducirse durante diciembre pasado, luego de siete meses consecutivos en los cuales se amplió. Mientras que en noviembre de 2015 llegó a 15,3%, en el último mes del año descendió a 8,7%.
Por último, en el último mes de 2015 la faena de hacienda vacuna volvió a ubicarse por debajo del millón de cabezas por tercera vez en el año. En particular, resultó apenas 0,3 por ciento mayor a la de noviembre y quedó 3,9 % por debajo de la registrada en el cierre de 2014.