santafe
Domingo 05 de Julio de 2015

Preocupa el estado edilicio de la Basílica del Carmen

El paso del tiempo y la falta de mantenimiento se hacen visibles en las paredes, techos y puertas del templo, declarado monumento histórico provincial y patrimonio municipal. 

El estado del edificio de la Basílica Nuestra Señora del Carmen –ubicado en la intersección de San Martín y La Rioja– preocupa a los fieles que la visitan a diario. Por tal motivo, un grupo de ellos se encuentra abocado a la conformación de un comité asesor de protección y administración, el cual pretende reunir los fondos y el apoyo necesario para lograr realizar las obras que consideran imprescindibles teniendo en cuenta que el mismo fue declarado monumento histórico y patrimonio municipal.
Rajaduras en la torre del reloj y techos, caída de la  mampostería de algunas paredes internas a causa de filtraciones de humedad y externas por desprendimientos de molduras o revoques, roturas de las puertas por actos vandálicos y falta de pintura general, son algunas de las falencias que alarman a los feligreses y que fueron constatadas por Diario UNO en una visita al templo.
“El paso del tiempo y la falta de mantenimiento están haciendo estragos en esta obra arquitectónica que ya tiene más de 125 años, por eso  consideramos que hay que hacer algo urgente y en consecuencia invocamos a las autoridades gubernamentales a que se acerquen a la entidad para que vean con sus propios ojos lo que está pasando y se pueda hacer antes que nada un informe estructural del estado de las obras y armar un plan de trabajo en consecuencia”, dijo Felicitas Costa, una de las fieles que está al frente de la organización del comité asesor.
En ese sentido, la mujer aclaró que si bien no han realizado en los últimos meses un pedido formal por escrito a los actuales gobernantes, el mismo es de vieja data.
“En su momento existieron proyectos de restauración e incluso hubo un grupo de personas trabajando en ello, pero finalmente no se avanzó en ese sentido y por tanto hoy seguimos en la misma o peor”, afirmó Costa y detalló: “El avance del deterioro por humedad, por ejemplo, ya es tan notorio que hasta tenemos miedo de que alcance a los pictóricos históricos que están los techos de la Basílica o a las obras artísticas de las paredes”.
Por otro lado y para completar, Felicitas invitó a los vecinos de la ciudad que a diario visitan la Basílica y que estén interesados en integran el comité a que se acerquen a la secretaría para ponerse a disposición.
A tener en cuenta
Más allá de los deterioros edilicios mencionados, los fieles están muy preocupados por el estado del histórico reloj de la torre (el cual perteneció al viejo cabildo de Santa Fe) y del piano de tubo (que ya tiene más de cien años) que aún se usa en las misas, los cuales estiman que también requieren mantenimiento.
Sobre el primero detallaron que hace ya más de un año que no anda y en ese sentido hicieron referencia a la importancia histórica y turística que tiene por encontrarse en un espacio de la ciudad muy concurrido.
 Respecto del segundo, por su parte, aclararon que si bien aún está en funcionamiento consideran que necesita ser revisado y puesto en valor.