santafe
Miércoles 27 de Enero de 2016

Recordaron el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto

Durante la ceremonia, Miguel Lifschitz afirmó que “tenemos la responsabilidad de construir colectivamente una cultura de la tolerancia, la convivencia, la paz y la no discriminación”.

El gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, junto al presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Ariel Cohen Sabban, y el titular de la DAIA Santa Fe, Horacio Roitman, encabezó este miércoles en Santa Fe el acto por el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. 
Esta fecha fue instituida en 2005 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se eligió el 27 de enero porque ese día de 1945, se produjo la liberación del mayor campo de exterminio nazi, en Auschwitz-Birkenau (Polonia). 
Durante la ceremonia se proyectó un video con testimonio de sobrevivientes de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial y luego se encendieron seis velas, una por cada millón de judíos víctimas del genocidio. 
Más tolerancia y menos violencia 
“Siempre resulta difícil hablar del horror, del genocidio, de la violencia llevada a su máxima expresión, de la intolerancia llevada al límite”, dijo  Lifschitz en referencia a la Shoá. “Esos seis millones de judíos muertos en Europa son el mayor símbolo, el hito más impactante de la capacidad de los hombres para aniquilar a otros hombres”, agregó. 
“Hoy los estados en el mundo tenemos la responsabilidad de evitar que el huevo de la serpiente vuelva a anidar en nosotros, por eso tiene sentido que estemos realizando este acto aquí, en la Casa de Gobierno”, expresó el gobernador, quien recordó que “el genocidio no surgió de manera espontánea con la Segunda Guerra Mundial. Se fue preparando mucho antes, frente a la indiferencia de muchos y la complicidad de otros, los que miraron para otro lado, los que pensaron que no tenían nada que ver con eso. Así se llegó a seis millones de muertos”, remarcó. 
Asimismo, el mandatario sostuvo que “no ha sido el único genocidio. Hubo otros, hay otros, continúa la violencia contra distintos grupos humanos por razones religiosas, políticas, culturales, étnicas”. Por eso hizo hincapié en que “tenemos la responsabilidad de construir colectivamente una cultura de la tolerancia, la convivencia, la paz y la no discriminación, porque lamentablemente estas cosas pueden volver a ocurrir y necesitamos generar anticuerpos en la sociedad”, insistió. 
Para eso “el Estado tiene herramientas importantes como la educación, la cultura, la justicia. Necesitamos utilizarlos plenamente y hacerlo en un trabajo conjunto con la sociedad civil, con aquellas instituciones que tienen una mayor sensibilidad frente a estos temas, que tienen un mayor compromiso y que militan para lograr un mundo con mayor tolerancia y menos violencia”. 
La ceremonia se desarrolló en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno y del mismo participaron también los ministros de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein; de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías; de Obras Públicas, Julio Schneider; de la Producción, Luis Contigiani; de Trabajo y Seguridad Social, Julio Genesini; de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González; de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Eduardo Matozo; y de Medio Ambiente, Jacinto Speranza. 
También estuvieron el fiscal de Estado, Pablo Saccone; el senador por el departamento La Capital, Emilio Jatón junto a legisladores provinciales; los diputados nacionales Mario Barletta y Silvina Frana; la secretaria de Derechos Humanos de la provincia, María Josefa Dal Dosso; el presidente del Concejo Municipal de Santa Fe, Leonardo Simoniello; el rabino Efraím Rosenzweig; el representante de la iglesia cristiana evangélica, Daniel Altare; y familiares de sobrevivientes del genocidio, entre otros. 
"Que el paso del tiempo no disminuya el dolor" 
“Una guerra, un genocidio no terminan el día que caen las armas”, dijo Roitman. “Las cicatrices siguen abiertas por generaciones y su recuerdo une a los sobrevivientes y descendientes como parte de un grupo que busca armar su propio rompecabezas”, explicó. 
También mencionó que “las actitudes y situaciones previas al Holocausto no son muy diferentes a muchas reacciones intolerantes que podemos ver actualmente a nuestro alrededor. Por esta razón, la ONU decidió instaurar este día, con el fin de que el paso del tiempo no disminuya el dolor de lo ocurrido y que nunca llegue a justificarse algo así”, agregó. 
Mientras, Cohen Sabban expresó que “nos convocamos para llorar a los mártires, honrar a los salvadores, rendir tributo a los sobrevivientes y reafirmar el compromiso de ejercer la memoria y estar siempre alertas, denunciando todo tipo de incitación al odio antisemita y la discriminación”. 
“La Shoá no fue un efecto colateral de la Segunda Guerra Mundial –prosiguió el titular de la DAIA–, fue el objetivo central de Hitler y los nazis, y debemos rechazar ver a la Shoá exclusivamente como un episodio abominable de la historia: cuando hablamos de memoria del pasado con compromiso del presente y del futuro, no caben la indiferencia ni la neutralidad”, aclaró. Y en este sentido hizo referencia a “la proliferación de blogs y páginas web que niegan sistemáticamente la Shoá e incitan al odio”. 
Al respecto, recordó que “una de las lecciones básicas que nos brindó la Shoá es que ignorar los mensajes de odio y minimizar el peligro que representan las palabras discriminatorias y ofensivas; pavimentó el camino de Auschwitz a los campos de concentración y a los crematorios de millones de personas”, y manifestó su “compromiso sagrado de mantener la memoria viva de generación en generación, porque olvidar la Shoá sería olvidar sus lecciones”. 
Convenio de cooperación 
Previo al acto, en un encuentro que tuvo lugar en el despacho del gobernador, Lifschitz y Cohen Sabban firmaron un convenio marco de cooperación entre el gobierno provincial y DAIA Argentina con el objetivo de promover actividades conjuntas e intercambio de experiencias, información y conocimientos en diferentes áreas, con el fin de fortalecer e incrementar las relaciones entre ambos organismos.